Có­mo no per­der­se los ocho en­troi­dos de in­te­rés tu­rís­ti­co

Si desea ac­ción va­ya a ver ci­ga­rróns, pan­ta­llas, fe­los y pe­li­quei­ros. Si quie­re ele­gan­cia, a Co­bres y al Ulla

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - N. BLAN­CO

El en­troi­do ga­lle­go es di­ver­so y va­rio­pin­to. Mu­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes tie­nen su ori­gen en épo­cas an­ti­quí­si­mas. Los an­tro­pó­lo­gos si­túan al­gu­nas de las vis­to­sas re­pre­sen­ta­cio­nes car­na­va­les­cas de Ga­li­cia en­tre las más vie­jas de la pe­nín­su­la. La co­mu­ni­dad cuen­ta con ocho de sus fies­tas de en­troi­do de­cla­ra­das de in­te­rés tu­rís­ti­co. Pe­ro hay mu­chas otras de gran va­lor, ca­so del oso de Sal­ce­da, mer­dei­ros y cho­quei­ros, el lo­ro Ra­va­chol, O Fe­li­pi­ño, et­cé­te­ra.

De es­tas ocho de re­co­no­ci­do re­nom­bre, la pro­vin­cia de Ou­ren­se se lle­va la pal­ma al ser el ho­gar de seis. El en­troi­do de Ve­rín, el de La­za, el de Man­za­ne­da, el de Ma­ce­da, el de Xin­zo de Li­mia y el de Via­na do Bo­lo. La de­mar­ca­ción de Pon­te­ve­dra com­par­te con la co­ru­ñe­sa los Xe­ne­rais da Ulla, mien­tras que Vi­la­boa tie­ne su car­na­val de Co­bres.

El Ou­ren­se más má­gi­co

El en­troi­do fa­mo­so más orien­tal de Ga­li­cia es el de Via­na do Bo­lo, que com­bi­na los bo­tei­ros (mas­ca­ra­dos y con tra­jes mul­ti­co­lo­res) y fo­lións, au­tén­ti­cas com­par­sas que re­co­rren las al­deas. Los bo­tei­ros son los en­car­ga­dos de abrir el cor­te­jo y anun­ciar el en­troi­do de Via­na do Bo­lo, que tie­ne en su gas­tro­no­mía, con pro­duc­tos del cer­do como la an­dro­lla, otro ali­cien­te más.

Ma­ce­da guar­da tam­bién otro te­so­ro et­no­grá­fi­co en la fi­gu­ra de sus fe­los, per­so­na­jes con más­ca­ra em­pa­ren­ta­dos con los pe­li­quei­ros, aunque aquí las me­dias que lle­van son ne­gras, mien­tras en La­za blan­cas. Hay una re­gla de obli­ga­do cum­pli­men­to, pues no todos pue­den ves­tir­se de fe­los. So­lo pue­den des­fi­lar así los hom­bres sol­te­ros.

El en­troi­do serrano de Ou­ren­se tie­ne un buen ejem­plo en Man­za­ne­da. Allí, pu­lu­lan las máz­ca­ras, des­ta­ca­dos bai­la­ri­nes con ca­ra des­cu­bier­ta y con un cui­da­do to­ca­do. Al igual que ocu­rría en Via­na do Bo­lo, tam­bién hay fo­lións, que abren pa­so a las máz­ca­ras. Man­za­ne­da tie­ne ade­más la fo­lia­da, una re­pre­sen­ta­ción sa­tí­ri­ca en la que par­ti­ci­pan todos los per­so­na­jes del car­na­val serrano.

Qui­zá sea el en­troi­do más co­no­ci­do el arrai­ga­do en el lla­ma­do trián­gu­lo má­gi­co que con­for­man los con­ce­llos de Ve­rín, La­za y Xin­zo de Li­mia, car­na­val muy es­tu­dia­do por el an­tro­pó­lo­go Bue­ro Va­lle­jo. En es­ta zo­na se vi­ve el car­na­val de ma­ne­ra in­ten­sa y pro­lon­ga­da. El de Ve­rín, con su ele­gan­te ci­ga­rrón, cu­bier­to su ros­tro de mi­ra­das aje­nas y ma­la uva, que ati­za a los vian­dan­tes con una fus­ta y que al­gu­nos si­túan su ori­gen en un in­tran­si­gen­te co­bra­dor de im­pues­tos. El en­troi­do de La­za es el más ma­dru­ga­dor, y arran­ca con el Ven­res de Fo­lión. Pe­ro su fi­gu­ra más des­ta­ca­da es el pe­li­quei­ro, per­so­na­je sin­gu­lar a quien sí se le pue­de in­sul­tar pe­ro no to­car. Xin­zo tie­ne las fies­tas de don Car­nal más lar­gas de Es­pa­ña, con­tem­plan­do cin­co fi­nes de semana. Aquí, al igual que en Ve­rín y La­za, la vis­to­si­dad de los tra­jes al­can­za el pa­ro­xis­mo. Las pan­ta­llas lu­cen sus di­se­ños he­chos a mano y lle­van en las ma­nos glo­bos fa­bri­ca­dos con ve­ji­ga ani­mal, que cho­can en­tre sí pa­ra in­ti­mi­dar y vi­gi­lar que los ciu­da­da­nos se dis­fra­cen.

Pon­te­ve­dra tie­ne en el en­troi­do de Co­bres una fies­ta sin­gu­lar. Es­tá con­si­de­ra­do el más chic de Ga­li­cia, por la ele­gan­cia y por la com­bi­na­ción de mú­si­ca y dan­za. Su ori­gen po­dría es­tar en el mundo cor­te­sano me­die­val, en el que la po­si­ción so­cial es­ta­ba muy de­fi­ni­da y mar­ca­ba qué lu­gar ocu­pa­ba uno so­cial­men­te. Tra­jes muy ela­bo­ra­dos, jue­gos y bai­le de ma­da­mas y ga­láns.

La pro­vin­cia co­ru­ñe­sa com­par­te con Pon­te­ve­dra a los Xe­ne­rais da Ulla. El río mar­ca fron­te­ra na­tu­ral en­tre de­mar­ca­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas, pe­ro real­men­te se fun­de cuan­do se tra­ta de tra­di­ción. Así, los con­ce­llos de San­tia­go, Teo, Ve­dra, Pa­drón, Tou­ro, Bo­quei­xón, si­tos en la ri­be­ra nor­te del Ulla, tie­nen su pa­ra­le­lo en Vi­la de Cru­ces, A Es­tra­da y Si­lle­da, en la ori­lla sur. Los pro­ta­go­nis­tas uti­li­zan un me­dio de trans­por­te pa­ra sus des­pla­za­mien­tos: el caballo. Hay re­fe­ren­cias de su ce­le­bra­ción en el si­glo XIX, y su ori­gen pu­die­ra es­tar en lo bur­les­co de la gue­rra. Los xe­ne­rais y co­rreos van de pun­ta en blan­co, con uni­for­mes de ga­la y ori­gi­na­les com­ple­men­tos en el que ca­si to­do va­le. Ca­da cual ac­túa como de­fen­sor o in­va­sor, se­gún las tor­nas. De gran va­lor et­no­grá­fi­co es el en­cuen­tro que ha­cen los pro­ta­go­nis­tas mon­ta­dos, que se cru­zan en de­ter­mi­na­dos pun­tos geo­grá­fi­cos pa­ra es­ta­ble­cer una ba­ta­lla dia­léc­ti­ca. Son los lla­ma­dos atran­ques o al­tos. Ejem­plos en los que se ape­la a la des­tre­za lin­güís­ti­ca, se­me­jan­te a la que rea­li­zan los re­guei­fei­ros.

Ocho fies­tas de in­te­rés tu­rís­ti­co pa­ra no ol­vi­dar el en­troi­do de Ga­li­cia, y a las que cual­quie­ra que se ten­ga por un buen fes­tei­ro, no po­drá de­jar de acu­dir.

SANTI M. AMIL

De los más lar­gos del país y con un an­ti­guo ori­gen. Los ac­to­res prin­ci­pa­les son las pan­ta­llas, que en­tre­cho­can dos ve­ji­gas pa­ra asus­tar al per­so­nal y se­du­cir­lo pa­ra que se dis­fra­ce.

XIN­ZO

LOLITA VÁZQUEZ

MAN­ZA­NE­DA

Una tri­ple­ta fes­ti­va: más­ca­ras, fo­lión y fo­lia­da. El pri­me­ro des­ta­ca por sus do­tes de bai­le, dan­zan­do so­bre un ca­jón. Los fo­lións son com­par­sas, y la fo­lia­da, una re­pre­sen­ta­ción sa­tí­ri­ca.

XE­NE­RAIS DA ULLA

Un gui­ño su­rrea­lis­ta que se mo­fa de las gue­rras. Los par­ti­ci­pan­tes de am­bas ri­be­ras del río Ulla, la pon­te­ve­dre­sa y la co­ru­ñe­sa, sa­can el tra­je mi­li­tar del ar­ma­rio y a lo­mos de ca­ba­llos re­co­rren al­deas y vi­llas. Al­gu­nos de ellos se en­cuen­tran y si­mu­lan una ba­ta­lla dia­léc­ti­ca de­no­mi­na­da atran­que, en el que do­mi­nar el ar­te de la ora­to­ria es vi­tal pa­ra des­ar­mar al opo­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.