Un pue­blo de Via­na re­cu­pe­ra las co­plas en ver­so tras 70 años

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - MA­RÍA CO­BAS

El to­que de los fo­lio­nes y la dan­za de los bo­tei­ros y las máz­ca­ras iden­ti­fi­can el en­troi­do ou­ren­sano. Sin em­bar­go, no son sus úni­ca pe­cu­lia­ri­dad. Tam­bién es­tán —en­tre otros— los ver­sos, las dispu­tas en ri­ma que con­ser­van al­gu­nos lu­ga­res, como Man­za­ne­da, con la fo­lia­da da Mou­re­la pa­ra acá, y que aho­ra re­cu­pe­ran tam­bién en Quintela de Pando, en Via­na do Bo­lo. Ha­cía 70 años que la vi­si­ta a los pue­blos ve­ci­nos pa­ra con­tar en tono sa­tí­ri­co có­mo ha­bía si­do el año, se ha­bía per­di­do.

«Non foi po­lo fran­quis­mo, o en­troi­do aguan­tou de so­bra iso... o que o ma­tou foi que a xen­te ti­vo que emi­grar». Lo cuen­ta Iván Fer­nán­dez, uno de los im­pul­so­res de la re­cu­pe­ra­ción de una tra­di­ción que nun­ca lle­gó a ver en Quintela. Ni si­quie­ra su ma­dre, que fue quien com­pu­so la ma­yor par­te de lo ver­sos, vi­vió una disputa en el pa­sa­do. «Sa­bía­mos como eran por­que a mi­ña bi­sa­voa con­tá­ba­no­lo... Que era tra­di­ción ir a ou­tras al­deas fa­lan­do do que pa­sa­ba no po­bo, de for­ma sa­tí­ri­ca», re­su­me. Así se­rá de nue­vo es­ta tar­de. A las 16.30 ho­ras es­tá pre­vis­to que los de Quintela de Pando vi­si­ten Fra­de­lo pa­ra re­ci­tar sus co­plas. In­ten­ta­rán de­jar cla­ro que 70 años no son na­da.

Años lle­va­ban en la ca­sa de la fa­mi­lia Fer­nán­dez Fer­nán­dez con la idea de re­cu­pe­rar las co­plas, des­pués de que ha­ce me­nos de una dé­ca­da con­si­guie­ran vol­ver a sa­lir con el fo­lión. Y el año pa­sa­do, na­da más re­ma­tar el en­troi­do, la ma­dre, Nie­ves Fer­nán­dez, di­jo que no pa­sa­ba un en­troi­do más sin co­plas. Y se pu­so a com­po­ner. Tan­to fue así, que en agos­to es­ta­ban todos los ver­sos prác­ti­ca­men­te es­cri­tos (des­pués hu­bo quien qui­so in­cluir al­gu­na lí­nea más en su tex­to, que era al­go que tam­bién se ha­cía an­ti­gua­men­te). Y em­pe­za­ron en­ton­ces a in­vo­lu­crar al pue­blo. No fue fá­cil, re­cuer­da Iván Fer­nán­dez. No tan­to por unir­se al pro­yec­to, sino por des­pués jun­tar­se pa­ra en­sa­yar. «É al­go que se de­be­ría en­saiar todos os días, pe­ro con xen­te vi­vin­do en Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Vi­go ou Va­lla­do­lid, ao fi­nal dei­xá­mo­lo pa­ra as fins de semana; ou in­clu­so por te­lé­fono», re­sal­ta. A tra­vés de la lí­nea tu­vo que en­sa­yar un ve­cino re­si­den­te en Hun­gría, que ha co­gi­do un avión pa­ra es­tar hoy.

Uno de los que se mue­ve ca­da fin de semana has­ta Via­na pa­ra po­der re­ci­tar es Emi­lio Bar­ja, que des­ta­ca el «ri­gor» con la tra­di­ción que guar­da la re­pre­sen­ta­ción de es­ta tar­de, en la que ac­túan al­re­de­dor de 25 per­so­nas. Se ha in­vo­lu­cra­do gen­te de to­das las eda­des. El me­nor tie­ne do­ce y el ma­yor pa­sa de lar­go de los se­ten­ta. Pa­ra po­der ir a Fra­de­lo hu­bo que pe­dir­le per­mi­so al pue­blo. Y de nue­vo se le pe­di­rá es­ta tar­de, es­ta vez en ver­so. En Man­za­ne­da, O Bo­lo, Vi­la­ri­ño de Con­so o Via­na, en­tre otros, es tra­di­ción tam­bién que ca­da vez que un fo­lión vi­si­ta una al­dea ve­ci­na, pi­da per­mi­so re­ci­tan­do pa­ra en­trar.

En Man­za­ne­da ya tu­vie­ron su Fo­lia­da da Mou­re­la pa­ra Acá, que tam­bién in­clu­ye dispu­tas. Va­rios pue­blos se unen pa­ra dar voz a los ver­sos, que en es­te ca­so crean en co­mu­ni­dad. «Es­crí­ben­se en­tre todos; hai xen­te que o fai me­llor ca ou­tra, pe­ro in­ten­ta­mos fa­ce­lo en­tre todos», di­ce Da­niel Do­mín­guez.

Los ve­ci­nos, muy im­pli­ca­dos en la or­ga­ni­za­ción de los ver­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.