De­nun­cian al Ba­rça por es­pio­na­je

Me­dia­pro se querella con­tra el club y Ro­sell por re­ve­la­ción de se­cre­to em­pre­sa­rial

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - NA­CHO BO­LÍ­VAR BAR­CE­LO­NA / COLPISA

El Ba­rça no es­ca­pa de los líos ju­di­cia­les a pe­sar de ser lí­der des­ta­ca­do en la Li­ga, te­ner un pie en la fi­nal de la Co­pa del Rey, afron­tar en bre­ve la eli­mi­na­to­ria de oc­ta­vos de la Cham­pions an­te el Ar­se­nal y pre­su­mir del me­jor ata­que de la his­to­ria con Mes­si, Suá­rez y Ney­mar. Bri­llan­te. Sin em­bar­go, el Ba­rça no pue­de evi­tar ser no­ti­cia cons­tan­te por pro­ce­sos ju­di­cia­les que afec­tan a sus dos estrellas más em­ble­má­ti­cas y a sus di­ri­gen­tes. Ayer se su­po de una tra­ma de «es­pio­na­je in­dus­trial», se­gún re­su­mió Jau­me Rou­res las ac­cio­nes por las que Me­dia­pro, su em­pre­sa, pre­sen­tó una querella cri­mi­nal con­tra el ex­pre­si­den­te, San­dro Ro­sell, por un de­li­to con­ti­nua­do de re­ve­la­ción de se­cre­to em­pre­sa­rial, otro con­tra la in­ti­mi­dad y uno más por hur­to agra­va­do de co­rreos elec­tró­ni­cos.

Rou­res ex­tien­de la de­nun­cia al Ba­rça, a Joan Car­les Ra­ven­tós, res­pon­sa­ble en­ton­ces de las sec­cio­nes de­por­ti­vas de la en­ti­dad, Ro­bert Ca­ma, en­car­ga­do de IT de Me­dia­pro has­ta oc­tu­bre del 2011 y las em­pre­sas Bo­nus Sport y Sock­tel Ser­vi­cios In­for­má­ti­cos.

La reac­ción del club

El club lan­zó un co­mu­ni­ca­do en el que se de­cla­ra ajeno a la querella de Me­dia­pro, in­for­ma que ha pe­di­do un in­for­me pa­ra ave­ri­guar la reali­dad de los he­chos y pe­di­rá el ar­chi­vo del ca­so en los as­pec­tos que a él le afec­tan y exi­ge res­pe­to pa­ra los ex presidentes an­tes de avi­sar que se re­ser­va el uso de to­das las ac­cio­nes le­ga­les que sir­van pa­ra pre­ser­var el pres­ti­gio y la bue­na ima­gen del Ba­rça.

La documentación apor­ta­da por Me­dia­pro ex­pli­ca có­mo Ca­ma ac­ce­dió de for­ma «de­li­be­ra­da y sis­te­má­ti­ca» a los co­rreos re­ci­bi­dos y en­via­dos por Rou­res y se los re­mi­tió a Ro­sell y Ra­ven­tós. En cuan­to des­cu­brió es­te asun­to, Rou­res pi­dió ex­pli­ca­cio­nes a Ro­sell. «Me di­je­ron que sí, que re­ci­bían co­rreos, pe­ro que tal como lle­ga­ban, los bo­rra­ban. Eso du­ran­te tres años. De­be­ría ha­ber­les sa­li­do un ca­llo en el de­do. Me di­je­ron: ‘De­be­mos arre­glar­lo a la ca­ta­la­na’, hoy por ti y ma­ña­na por mí. Yo soy ca­ta­lán pro­fun­do, pe­ro na­da gi­li­po­llas. No he vuel­to a char­lar con San­dro», re­mar­có Rou­res ayer. «Es­pe­ra­mos que sal­ga to­da la mier­da y que la gen­te se qui­te la ven­da de los ojos», de­nun­ció.

Se­gún Me­dia­pro, Ca­ma fue re­mu­ne­ra­do por es­te ser­vi­cio a tra­vés de Bo­nus Sport Mar­ke­ting, fun­da­da y en ese mo­men­to pro­pie­dad de Ro­sell, y di­rec­ta­men­te a tra­vés del Ba­rça cuan­do al­can­zó la pre­si­den­cia. El es­pio­na­je afec­ta­ba a ca­si todos los ám­bi­tos: ne­go­cia­cio­nes con ban­cos, li­ti­gios en­tre plataformas te­le­vi­si­vas, con­ver­sa­cio­nes con re­pre­sen­tan­tes de ju­ga­do­res, la re­no­va­ción de Guar­dio­la y Vi­la­no­va... Me­dia­pro ani­mó a todos ellos a su­mar­se a la querella como afec­ta­dos.

Pre­ce­den­tes de es­pio­na­je

Es la se­gun­da vez que al Ba­rça se le re­la­cio­na con es­tas prác­ti­cas. En los úl­ti­mos años de man­da­to de Joan La­por­ta, el Ba­rça or­de­nó la­bo­res de es­pio­na­je a la agen­cia de de­tec­ti­ves Mé­to­do 3. La vigilancia no so­lo se cen­tra­ba en la vi­da más ín­ti­ma de di­rec­ti­vos, em­plea­dos, pro­vee­do­res, ri­va­les, ami­gos del ex­pre­si­den­te, pe­rio­dis­tas e in­clu­so jue­ces, sino tam­bién en fut­bo­lis­tas, como Pi­qué. El juez de­ci­dió al fi­nal el so­bre­sei­mien­to de la cau­sa, ya que los in­for­mes en­car­ga­dos «de for­ma con­ti­nua­da» a Mé­to­do 3, «efec­ti­va­men­te se rea­li­za­ban», pe­ro des­pués «se des­truían» al tra­tar­se de asun­tos «muy sen­si­bles», se­gún re­co­no­ció an­te los tri­bu­na­les el ex­res­pon­sa­ble de se­gu­ri­dad del Ba­rça, Xavier Mar­to­rell.

En ape­nas dos años, en­tre 2008 y 2010, el Bar­ce­lo­na en­car­gó en torno a 80 tra­ba­jos a la agen­cia de de­tec­ti­ves, con un cos­te glo­bal cer­cano a los 700.000 eu­ros.

A. CO­MAS REUTERS

Ro­sell pres­tó de­cla­ra­ción el lu­nes por el ca­so Ney­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.