«Por lo que ve­mos aquí, la si­tua­ción de cri­sis aún no ha ter­mi­na­do»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

Al juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia nú­me­ro 4 de Ou­ren­se lle­gan los con­cur­sos de acree­do­res, ade­más de otros asun­tos ci­vi­les.

—¿Có­mo evo­lu­cio­na­ron los con­cur­sos el año pa­sa­do?

—El año pa­sa­do los con­cur­sos des­cen­die­ron en torno al 20 %, de he­cho el úl­ti­mo tri­mes­tre fue muy bueno. Has­ta ju­nio se­gui­mos con el mis­mo nú­me­ro de ca­sos por mes que en 2014, pe­ro des­pués se no­tó el des­cen­so. Ade­más, las úl­ti­mas em­pre­sas que lo han so­li­ci­ta­do han si­do ne­go­cios pe­que­ños, in­clu­so au­tó­no­mos que quie­ren li­qui­dar de una ma­ne­ra or­de­na­da.

—¿Cuál es el tiem­po me­dio que se tar­da en re­sol­ver ca­da uno?

—No exis­te un tiem­po me­dio, pue­de ser un asun­to pe­que­ño pe­ro con mu­chas de­man­das por el ca­mino, en el que ha­ya que re­ajus­tar mu­chas co­sas, y se pue­de tar­dar mu­cho, pe­ro la me­dia de un con­cur­so ra­zo­na­ble es un año y me­dio, si no tie­ne es­pe­cial com­ple­ji­dad. Si es muy gran­de y lo que se quie­re es con­se­guir una via­bi­li­dad, con una quita y una es­pe­ra pa­ra los acree­do­res, po­de­mos tar­dar has­ta tres años o más. Te­ne­mos al­gu­nos del 2007 que no se pue­den ce­rrar por­que es­tán pen­dien­tes de al­go.

—¿Sue­len co­brar los acree­do­res?

—Los acree­do­res pri­vi­le­gia­dos, sí, los que tie­nen ga­ran­tías reales. Los or­di­na­rios, que sue­len ser los pro­vee­do­res, más di­fí­cil­men­te. Por eso es mu­cho más ra­zo­na­ble un con­ve­nio con una quita y una es­pe­ra ra­zo­na­bles y un plan de via­bi­li­dad con un pa­go apla­za­do, pa­ra ga­ran­ti­zar que van a co­brar un 40 % o un 50 %, que ir a una li­qui­da­ción de la em­pre­sa en la que si ven­de­mos ab­so­lu­ta­men­te to­do, se lo va a que­dar el ban­co. De he­cho, tam­bién te­ne­mos al pro­vee­dor pe­que­ño, que no ha con­se­gui­do aguan­tar el re­tra­so en el pa­go y que ter­mi­na ca­yen­do en con­cur­so por­que no pue­de sostener tan­tas pér­di­das.

—¿Hay mu­chos ca­sos de esos?

—La ver­dad es que te­ne­mos al­gu­nos. Lo que ocu­rre es que la em­pre­sa cuan­do lle­ga aquí a ve­ces ya es muy tar­de y so­lo se pre­sen­ta la op­ción de li­qui­dar. Hu­bie­se si­do me­jor que so­li­ci­ta­ran nues­tra me­dia­ción an­tes.

—¿Qué por­cen­ta­je de em­pre­sas sa­len del con­cur­so?

—En­tre un 20% y un 25 %. Sí es cier­to que al­gu­nas de las de gran ta­ma­ño que han pa­sa­do por aquí, es­tán lo­gran­do sa­lir ade­lan­te, y eso es al­go que nos ale­gra.

—¿Có­mo ha em­pe­za­do el año?

—Mal, muy mal. Du­ran­te el cuar­to tri­mes­tre del año pa­sa­do es­tá­ba­mos es­pe­ran­za­dos y pen­sá­ba­mos que em­pe­zá­ba­mos a de­jar atrás la cri­sis, por­que hu­bo muy po­cos con­cur­sos, y sin em­bar­go enero ha em­pe­za­do de una for­ma ca­tas­tró­fi­ca.

—¿Cuán­tos ca­sos han te­ni­do has­ta aho­ra?

—A fe­cha de hoy te­ne­mos ya on­ce con­cur­sos, que es un 30 % de los que hu­bo el año pa­sa­do. Y hay que te­ner en cuen­ta que es­te juz­ga­do ya no es com­pe­ten­te pa­ra los con­cur­sos de per­so­nas fí­si­cas, que aho­ra se re­par­ten en­tre los juz­ga­dos de pri­me­ra ins­tan­cia, con lo cual de­be­ría­mos te­ner me­nos. Sin em­bar­go, ya han caí­do co­mer­cios, em­pre­sas de cons­truc­ción, de com­ple­men­tos, des­pa­chos de ar­qui­tec­tos, fir­mas de ener­gías re­no­va­bles e in­clu­so un gru­po de mú­si­ca.

—Así que por lo que ven aquí, aún no he­mos sa­li­do de la cri­sis...

—Yo creo que no, que to­da­vía no he­mos sa­li­do de la cri­sis, aunque es­to tam­bién pue­de te­ner re­la­ción con la si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca que estamos vi­vien­do en es­tos mo­men­tos, que pue­de ha­cer que los ban­cos no den cré­di­to y las lí­neas de cré­di­to son fun­da­men­ta­les pa­ra la su­per­vi­ven­cia de mu­chas em­pre­sas.

—Con los números ac­tua­les, ¿si­gue sien­do ne­ce­sa­rio un juz­ga­do mer­can­til ex­clu­si­vo?

—No es so­lo que sea ne­ce­sa­rio, sino que ade­más es ur­gen­te. Al rit­mo que lle­va­mos des­de enero es im­po­si­ble que es­te juz­ga­do pue­da asu­mir una res­pues­ta rá­pi­da pa­ra el ciu­da­dano. Si te­ne­mos una em­pre­sa que tie­ne cua­ren­ta tra­ba­ja­do­res, esa gen­te ne­ce­si­ta una res­pues­ta rá­pi­da por nues­tra par­te, no po­de­mos de­jar­lo pa­sa des­pués. La si­tua­ción es com­pli­ca­da.

MIGUEL VI­LLAR

Eva Mar­tí­nez Ga­lle­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.