Una mu­jer con­du­cía por­que su ma­ri­do ya ha­bía be­bi­do y dio po­si­ti­vo en co­caí­na y can­na­bis, apar­te de al­cohol

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

En tan­tas ho­ras de con­tro­les y con tan­tas de­nun­cias se han pro­du­ci­do no po­cas si­tua­cio­nes cu­rio­sas. La que más lla­mó la aten­ción a quie­nes la pre­sen­cia­ron fue la de la mu­jer de 40 años, ve­ci­na del co­lin­dan­te mu­ni­ci­pio de Mon­te­rrei, que re­gre­sa­ba a ca­sa de ma­dru­ga­da con su ma­ri­do, quien, se­gún las ex­pli­ca­cio­nes que ofre­ció allí mis­mo, ha­bía de­ci­di­do no con­du­cir pues­to que ha­bía be­bi­do. Se pu­so ella al vo­lan­te. Y no so­lo dio po­si­ti­vo en al­cohol, con una ta­sa de 0,61 mi­li­gra­mos por li­tro de ai­re es­pi­ra­do, sino tam­bién en dro­gas. La in­vi­ta­ron los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil de Trá­fi­co a so­me­ter­se a es­ta prue­ba y dio po­si­ti­vo en co­caí­na y tam­bién el can­na­bis.

La ta­sa de al­cohol, de todos mo­dos, de­ja­rá la de­nun­cia en el ám­bi­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, sin lle­gar a ser de­nun­cia­do al juz­ga­do. Es a par­tir de 0,65 mi­li­gra­mos por li­tro de al­cohol, se­gún las lec­tu­ras que ha­ce el eti­ló­me­tro, lo que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre la mul­ta que ges­tio­na di­rec­ta­men­te Trá­fi­co y la aper­tu­ra de di­li­gen­cias ju­di­cia­les.

A ca­sa en ta­xi

A la vis­ta de la si­tua­ción, como no es­ta­ba en con­di­cio­nes de con­du­cir ni ella ni él, op­ta­ron por de­jar su Seat To­le­do en el lu­gar del con­trol y re­gre­sar a su do­mi­ci­lio en un ta­xi.

Quien sí aca­ba­rá an­te el juez es otro ve­cino de la co­mar­ca, que por dos ve­ces se es­tre­lló con la «ope­ra­ción co­ma­dres», pre­pa­ra- da de una for­ma tan mi­li­mé­tri­ca que re­sul­ta­ba di­fí­cil es­ca­par por cual­quier ca­rre­te­ra de la vi­lla sin to­par­se con una pa­tru­lla de la Guar­dia Ci­vil de Trá­fi­co. En es­te ca­so, el con­duc­tor, in­ter­cep­ta­do en un pri­mer mo­men­to y con sín­to­mas inequí­vo­cos de ha­ber in­ge­ri­do más al­cohol del que es con­ve­nien­te pa­ra po­ner­se al vo­lan­te, se ne­gó a so­plar. Le ad­vir­tie­ron que esa ac­ti­tud da­ba lu­gar a la aper­tu­ra de di­li­gen­cias pe­na­les, lo en­ca­jó y aban­do­nó el lu­gar, mien­tras el co­che que­da­ba in­mo­vi­li­za­do. Re­gre­só al ob­ser­var que no ha­bía guar­dias en las in­me­dia­cio­nes del co­che, rom­pió el pre­cin­to y arran­có. No con­ta­ba con que lo iban a de­tec­tar a los po­cos mi­nu­tos. En es­ta se­gun­da oca­sión, acep­tó la bo­qui­lla. Y so­pló. Lle­gó a 0,80, por lo que la in­frac­ción ya cae en el ám­bi­to pe­nal. Se en­fren­ta a dos de­li­tos y ya tie­ne se­ña­la­da fe­cha pa­ra el jui­cio rá­pi­do en es­te mes.

Ho­ras de des­can­so

Más prác­ti­co fue el con­duc­tor de un fur­gón que dio po­si­ti­vo en can­na­bis. Con to­da la cal­ma del mundo se ins­ta­ló en la par­te tra­se­ra, don­de lle­va­ba una ca­ma, que ha­bi­li­tó so­bre la mar­cha. Des­can­só y dur­mió las ho­ras que ne­ce­si­ta­da y a con­ti­nua­ción reanu­dó la mar­cha.

Los ta­xis­tas, por otra par­te, no tu­vie­ron des­can­so du­ran­te la no­che, lo cual con­tri­bu­yó, sin du­da, a la re­duc­ción de la si­nies­tra­li­dad en un jornada de fies­ta tan sig­ni­fi­ca­ti­va en la co­mar­ca.

Un au­to­mo­vi­lis­ta se lle­vó un co­che in­mo­vi­li­za­do y fue de­nun­cia­do dos ve­ces en la no­che Otro con­su­mi­dor de es­tu­pe­fa­cien­tes de­tec­ta­do que­dó a dor­mir en su pro­pia fur­go­ne­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.