Pro­ta­go­nis­tas

El res­tau­ran­te de la ce­la­no­ve­sa Mer­ce­des Ar­mes­to, ele­gi­do el me­jor del 2015 en Bar­ce­lo­na

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense - MAI­TE RODRÍGUEZ Mer­ce­des Ar­mes­to

Mer­ce­des Ar­mes­to si­gue te­nien­do su tie­rra na­tal ce­la­no­ve­sa en el co­ra­zón y en la men­te, aunque des­de 1968 vi­ve en Bar­ce­lo­na, ciu­dad en la que han pros­pe­ra­do con mu­cho tra­ba­jo sus ne­go­cios, seis za­pa­te­rías y el res­tau­ran­te La ta­ber­na ga­lle­ga de Mar­cos, que fue ele­gi­do me­jor res­tau­ran­te de Bar­ce­lo­na del 2015 por el dia­rio La Van­guar­dia y Mer­ce­des Ar­mes­to fue ele­gi­da em­pre­sa­ria ga­lle­ga del año en Ca­ta­lu­ña.

—¿Có­mo fue esa elec­ción de me­jor res­tau­ran­te?

—Los de La Van­guar­dia vie­nen mu­cho por mi ca­sa, tan­to di­rec­ti­vos como tra­ba­ja­do­res. La elec­ción creo que es in­me­re­ci­da. Te­ne­mos es­te res­tau­ran­te des­de ha­ce 22 años en el puer­to olím­pi­co, con 55 tra­ba­ja­do­res y 62 los fi­nes de se­ma­nas. El puer­to olím­pi­co es un lu­gar pri­vi­le­gia­do de Bar­ce­lo­na, de vi­si­ta ca­si obli­ga­to­ria cuan­do vie­nes a la ciu­dad. Tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 450 co­men­sa­les y da­mos unas 800 co­mi­das al día. El éxi­to de mi ne­go­cio ha si­do un tra­ba­jo des­me­su­ra­do por par­te de mi ma­ri­do Ju­lio, mi hi­jo Mar­cos y mío pro­pio. Todos los días de mi vi­da apor­to ca­li­dad — que trai­go de Ga­li­cia— ser­vi­cio, de­di­ca­ción, es­me­ro y mu­cho ca­ri­ño ha­cia el clien­te. Son co­men­sa­les de mu­chos años, gen­te re­le­van­te de la cul­tu­ra y de to­das las cla­ses so­cia­les. Ju­ga­do­res del Ba­rça, ar­tis­tas, per­so­nas de las le­tras y cul­tu­ra. Ofre­ce­mos co­mi­da ga­lle­ga y me­di­te­rrá­nea.

—¿Có­mo em­pe­zó su la­bor em­pre­sa­rial?

—A los 18 años me ca­sé en Ce­la­no­va y me vi­ne a Bar­ce­lo­na. A los 19 años, mon­té mi pri­mer ne­go­cio. Em­pe­cé con una za­pa­te­ría, hoy en día ten­go seis, de lo más bo­ni­to de Bar­ce­lo­na, con las me­jo­res mar­cas del mer­ca- do. Lue­go se­guí con los chi­rin­gui­tos Blau Ma­ri de la pla­ya de Bar­ce­lo­na, la pla­ya San Se­bas­tián, con 200 per­so­nas tra­ba­jan­do, y el Club de Na­ta­ció Atlè­tic. A par­tir de ahí, co­gí un lo­cal pe­que­ño en el puer­to olím­pi­co. Al prin­ci­pio me cos­tó mu­cho, pe­ro a ba­se de te­na­ci­dad y lu­cha lo he ido in­cre­men­tan­do.

—¿Si­gue vin­cu­la­da con Ce­la­no­va?

—Es­ta no­che me voy a los car­na­va­les. Si ten­go un mo­men­to pa­ra des­co­nec­tar, voy por­que tra­ba­jo 16 ho­ras dia­rias de do­min­go a do­min­go. Mi re­man­so de paz es Ce­la­no­va, a mi hi­jo y mi nue­ra les en­can­ta y mi ilu­sión es po­der ter­mi­nar ahí. Pro­ce­do de una fa­mi­lia hu­mil­de en co­sas ma­te­ria­les pe­ro ri­ca en va­lo­res hu­ma­nos. La ben­di­ta vi­lla de Ce­la­no­va y mis pa­dres me in­tro­du­je­ron el es­pí­ri­tu de lu­cha y de sa­cri­fi­cio. Y mi lu­cha ha si­do pa­ra ofre­cer a mi fa­mi­lia una ca­li­dad de vi­da que no te­nían, aunque sí va­lo-

res hu­ma­nos y cris­tia­nos, de los que siem­pre me sien­to or­gu­llo­sa.

—¿Se sin­tió siem­pre bien aco­gi­da en Ca­ta­lu­ña?

—Lo pri­me­ro se lo de­bo a mis pa­dres por edu­car­me con esos va­lo­res. En Ca­ta­lu­ña me sen­tí que­ri­da y res­pe­ta­da. Aquí to­da la per­so­na trabajadora, leal y ho­nes­ta tie­ne un fu­tu­ro tra­ba­jan­do, pe­ro na­die re­ga­la na­da.

—Ade­más, en el 2013 fue ele­gi­da em­pre­sa­ria ga­lle­ga del año en Ca­ta­lu­ña...

—Fue una ce­na de ga­la con 700 per­so­nas y trein­ta au­to­ri­da­des, en la que el sen­ti­mien­to que in­va­día mi co­ra­zón era que no es­tu­vie­ran mis pa­dres, pe­ro sé que lo es­tu­vie­ron vien­do des­de el cie­lo y se sin­tie­ron fe­li­ces.

—¿La cul­tu­ra em­pre­sa­rial es muy di­fe­ren­te a la de aquí?

—La di­fe­ren­cia es que Bar­ce­lo­na es una ciu­dad gran­de, en la que en­tra gen­te todos los días del año por tie­rra, mar y ai­re. Aquí hay tra­ba­jo pa­ra la gen­te muy trabajadora. Ten­go un equi­po del que me sien­to or­gu­llo­sa. Es­to es un bar­co es al­ta mar, si no ten­go bue­na tri­pu­la­ción el bar­co se hun­de. Y les in­ten­to in­cul­car que le clien­te es Dios y me­re­ce to­do el res­pe­to, ca­ri­ño, co­mer bien y ho­nes­ti­dad. Cual­quier clien­te que lle­ga es una ben­di­ción, pe­ro si vie­ne un ga­lle­go, se abre mi co­ra­zón y me sien­to fe­liz de aga­sa­jar­lo.

CEDIDA

La ce­la­no­ve­sa Mer­ce­des Ar­mes­to lle­va más de cua­tro dé­ca­das como em­pre­sa­ria en Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.