Che­queo

Trein­ta y cin­co em­pre­sas de la pro­vin­cia so­li­ci­ta­ron con­cur­so de acree­do­res du­ran­te el pa­sa­do año

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense - MAR­TA VÁZQUEZ

Trein­ta y cin­co em­pre­sas de la pro­vin­cia de Ou­ren­se tu­vie­ron que re­cu­rrir el año pa­sa­do a la me­dia­ción ju­di­cial an­te la im­po­si­bi­li­dad de afron­tar los pa­gos y las deu­das con sus acree­do­res. La ci­fra, que su­po­ne una quie­bra em­pre­sa­rial ca­da diez días, re­fle­ja un des­cen­so im­por­tan­te res­pec­to a la del 2014, cuan­do se ha­bían con­ta­bi­li­za­do 43 ne­go­cios en es­ta mis­ma si­tua­ción, aunque tal y como ha em­pe­za­do el año —con on­ce ca­sos en ape­nas un mes— no pa­re­ce que la va­ria­ción res­pon­da a una me­jo­ra de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, con la que se ha­bría de­ja­do atrás la re­ce­sión que co­men­zó ha­ce ya va­rios ejer­ci­cios. Ha­brá que ver, en to­do ca­so, como trans­cu­rren los pró­xi­mos me­ses.

En to­do ca­so, como ve­nía ocu­rrien­do en pe­río­dos an­te­rio­res, las em­pre­sas del sec­tor de la cons­truc­ción vol­vie­ron a ser en­tre enero y di­ciem­bre pa­sa­dos las más afec­ta­das por la as­fi­xia eco­nó­mi­ca. Así, tan­to cons­truc­to­ras como in­mo­bi­lia­rias, em­pre­sas que se de­di­ca­ban a la obra pú­bli­ca, pro­mo­to­ras e in­clu­so des­pa­chos de ar­qui­tec­tos so­li­ci­ta­ron con­cur­so de acree­do­res pa­ra tra­tar de bus­car una so­lu­ción a sus deu­das. Ade­más, tam­bién se vie­ron en es­ta mis­ma si­tua­ción pro­pie­ta­rios de tien­das, ne­go­cios de con­fec­ción o de mue­bles. Es­tos da­tos sí mar­can al­gu­na di­fe­ren­cia res­pec­to a los pri­me­ros años de la cri­sis, cuan­do la en­ver­ga­du­ra de los con­cur­sos tra­mi­ta­dos en Ou­ren­se ha­bía si­do mu­cho ma­yor, al pro­du­cir­se la quie­bra de gran­des com­pa­ñías, una cir­cuns­tan­cia que con­lle­vó en la ma­yor par­te de los ca­sos la pér­di­da de mu­chos pues­tos de tra­ba­jo.

Un ba­lón de oxí­geno

Eso sí, aunque el fu­tu­ro que le es­pe­ra a una em­pre­sa cuan­do re­cu­rre al juz­ga­do es in­cier­to, no siem­pre sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te la muer­te de la so­cie­dad, sino tra­tar de con­se­guir un con­ve­nio pa­ra sa­lir ade­lan­te, ne­go­cian­do con los acree­do­res. Es, en al­gu­nas oca­sio­nes, un ba­lón de oxí­geno.

Y la si­tua­ción de in­sol­ven­cia no so­lo afec­ta a em­pre­sas de pe­que­ño o gran ta­ma­ño y so­cie­da­des. La im­po­si­bi­li­dad de pa­gar las deu­das, con­traí­das en mu­chos ca­sos tras en­ca­de­nar­se de­ma­sia­dos cré­di­tos, es­tá lle­van­do a mu­chas per­so­nas fí­si­cas, al­gu­nas in­clu­so con pues­tos de tra­ba­jo fi­jo, a so­li­ci­tar con­cur­so. De acuer­do con los da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, en la pro­vin­cia de Ou­ren­se se con­ta­bi­li­za­ron ocho ca­sos de es­te ti­po el año pa­sa­do. Ade­más, la le­gis­la­ción ac­tual fa­vo­re­ce a es­tos ciu­da­da­nos y en las úl­ti­mas re­for­mas ya se re­co­ge lo que se de­no­mi­na «la se­gun­da opor­tu­ni­dad» pa­ra la per­so­na fí­si­ca. Es­to sig­ni­fi­ca que si al­guien re­cu­rre a la me­dia­ción con­cur­sal y pa­sa por el pro­ce­so que con­lle­va, pue­de lo­grar que cuan­do se liquide to­do su pa­tri­mo­nio se le pue­da exo­ne­rar de lo que no ha pa­ga­do — el pa­si­vo in­sa­tis­fe­cho— y con­se­guir así em­pe­zar de ce­ro por­que se le per­do­na esa deu­da. Fuen­tes ju­di­cia­les ase­gu­ran que es­ta nor­ma­ti­va ha in­cen­ti­va­do que par­ti­cu­la­res —en mu­chos ca­sos fa­mi­lias que se han so­bre en­deu­da­do y lle­ga un mo­men­to en el que no pue­de afron­tar sus deu­das— de­ci­dan rcu­rrir al juz­ga­do pa­ra bus­car la so­lu­ción me­nos ma­la pa­ra su si­tua­ción.

El ta­ma­ño de las em­pre­sas afec­ta­das por los con­cur­sos es ca­da vez más pe­que­ño Las nue­vas le­yes fa­vo­re­cen que las per­so­nas fí­si­cas se de­cla­ren in­sol­ven­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.