«El Dé­por se es­tá ga­nan­do el de­re­cho a so­ñar con al­go más im­por­tan­te»

Pu­do re­ca­lar en Ria­zor en el 2013, pe­ro eli­gió el Spor­ting por­que en­ton­ces le da­ba más es­ta­bi­li­dad

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - ALE­XAN­DRE CEN­TENO RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

Fue una de las tan­tas pro­me­sas de Ta­jo­nar que se lle­vó el Ath­le­tic pa­ra Le­za­ma. El na­va­rro, en­ton­ces me­dia­pun­ta, no en­con­tró si­tio más arri­ba del fi­lial. E hi­zo las ma­le­tas. Pri­me­ro el Za­ra­go­za B, lue­go el Lu­go y vol­vió a Bil­bao, en don­de ape­nas dis­pu­tó 16 par­ti­dos en­tre Eu­ro­pa, Co­pa y Li­ga. Fue en­ton­ces cuan­do Dé­por y Spor­ting pug­na­ron por in­cor­po­rar­lo. Pe­ro no se atre­vió a re­ca­lar en Ria­zor. La cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que vi­vía en aquel mo­men­to la en­ti­dad pre­si­di­da por Len­do­iro se im­pu­so a su de­seo de ves­tir como blan­quia­zul. Años des­pués se mues­tra sor­pren­di­do de có­mo el Dé­por sa­lió a flo­te pe­ro se mues­tra muy fe­liz en Gi­jón, en don­de dis­fru­ta mu­chos me­tros más atrás de dón­de ini­ció su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, como la­te­ral.

—Lle­ga el Dé­por tras dos vic­to­rias que les han per­mi­ti­do res­pi­rar.

—La ver­dad es que sí. Aunque las sen­sa­cio­nes del equi­po du­ran­te to­da la tem­po­ra­da han si­do po­si­ti­vas. Cuan­do los re­sul­ta­dos no acom­pa­ñan pa­re­ce que to­do va mal y la gen­te pue­de du­dar, pe­ro no nos ha su­ce­di­do. Y aho­ra, con es­te im­pul­so, in­ten­ta­re­mos apro­ve­char es­te mes en el que ju­ga­mos con­tra ri­va­les de nues­tra Li­ga (De­por­ti­vo, Ra­yo, Be­tis, Es­pan­yol y Gra­na­da) y con tres par­ti­dos

en ca­sa, to­mar im­pul­so.

—Es­tán de­mos­tran­do que se pue­de com­pe­tir des­de la ma­yor hu­mil­dad.

—Es la mis­ma si­tua­ción que el año pa­sa­do. Tam­po­co se pu­do ha­cer nin­gún fi­cha­je. Es­te año al me­nos con mu­cha li­mi­ta­cio­nes nos han de­ja­do al­go. Así fue que co­men­zó la tem­po­ra­da con la afi­ción ex­pec­tan­te a ver qué pa­sa­ba. Y fui­mos cre­cien­do. La gen­te que ve­nía de aba­jo maduró muy rá­pi­do. Nos fal­tan esos fi­cha­jes que cuan­do su­bes te per­mi­ten dar el sal­to de ca­li­dad. Pe­ro estamos com­pi­tien­do. Te­ne­mos un ob­je­ti­vo que es de­jar a tres por de­trás y, de mo­men­to, lo vamos con­si­guien­do.

—Y us­ted, un hom­bre de ata­que, sor­pren­dien­do como la­te­ral.

—Nun­ca ha­bía ac­tua­do en es­ta po­si­ción, sal­vo en al­gu­na oca­sión por san­ción o le­sión du­ran­te po­cos mi­nu­tos. Nun­ca me lo ha­bía plan­tea­do has­ta que Abe­lar­do me co­mu­ni­có que pa­ra ata­que te­nía me­jo­res op­cio­nes que yo. Me ase­gu­ró que me co­no­cía per­so­nal­men­te y me va­lo­ra­ba mu­chí­si­mo y que si que­ría se­guir, que no ten­dría problema, en ca­so de no en­con­trar na­da que me agra­da­se. Tu­ve al­gu­na op­ción de mar­char, pe­ro sen­tía que que­ría que­dar­me y lu­char por un pues­to. Así que Abe­lar­do me ofre­ció com­pe­tir con Álex Me­nén­dez. Y no me lo pen­sé. Me que­dé y ahí es­toy.

—¿Le cos­tó mu­cho la adap­ta­ción?

—En Pri­me­ra los ex­tre­mos, sin des­me­re­cer a los de se­gun­da, son más ve­lo­ces y ha­bi­li­do­sos, por lo que to­ca su­frir un po­co más en de­fen­sa. Ob­via­men­te, me desen­vuel­vo me­jor cuan­do me voy ha­cia arri­ba, pe­ro pro­gre­so día a día. Me en­cuen­tro muy có­mo­do.

—¿Por qué no es­tá en el Dé­por?

—No lo sé muy bien. Siem­pre me ha lla­ma­do mu­cho la aten­ción, so­bre to­do por­que es­tá ahí Er­nes­to Be­llo, una per­so­na que me tra­tó muy bien en Za­ra­go­za. Con­fío mu­cho en él. Y me lo pro­pu­so. Pe­ro coin­ci­dió que cuan­do de­ci­dí ir­me del Ath­le­tic, te­nía tres pro­pues­tas por en­ci­ma del res­to: Ei­bar, Dé­por y Spor­ting. Es­ta­ba en­tre las dos úl­ti­mas y en­ton­ces mi ac­tual equi­po pa­re­cía que ofre­cía ma­yor es­ta­bi­li­dad. Al fi­nal, no fui al Dé­por por­que te­mí que des­cen­die­se por im­pa­gos. Era el ve­rano del 2013 y pa­re­cía que no iba a con­se­guir pa­gar a los ju­ga­do­res. Cu­rio­sa­men­te, al año si­guien­te as­cen­die­ron Ei­bar y Dé­por. Pen­sé que me da­ba al­go (se ríe). Pe­ro es­toy muy fe­liz aquí. La ver­dad es que cuan­do to­mé la de­ci­sión ca­si fue una mo­ne­da al ai­re, un 60 con­tra un 40. Pe­ro me de­can­té por Gi­jón.

—¿Có­mo ve al ac­tual Dé­por?

—Su pri­me­ro ob­je­ti­vo lo tie­ne prác­ti­ca­men­te ce­rra­do. Y aho­ra se es­tán ga­nan­do el de­re­cho a so­ñar con al­go más im­por­tan­te. Lu­cas les es­tá dan­do mu­chí­si­mo. Pe­ro no so­lo él. Fa­yçal es­tá de­mos­tran­do su ca­li­dad. Mos­que­ra, que como el ma­rro­quí tam­bién tu­vo un año pa­sa­do di­fí­cil, es­tá ju­gan­do muy bien... Po­dría se­guir des­ta­can­do a más.

—Man­tie­ne re­la­ción con Lu­cas y Do­mín­guez, ¿de dón­de le vie­ne?

—A Lu­cas lo co­no­cí por Ro­dri­go, su agen­te. Cuan­do yo es­ta­ba en el Lu­go te­nía mu­cho tra­to con él y nos pre­sen­tó. Lo se­guí mu­cho cuan­do es­ta­ba en el Kar­pa­ti y ya me en­can­ta­ba. A Juan Do­mín­guez lo co­noz­co de que coin­ci­día­mos en la se­lec­ción. Me due­le no ver­lo ju­gar por­que es un gran fut­bo­lis­ta.

AU­RE­LIO FLÓREZ. EL CO­MER­CIO

Is­ma Ló­pez, du­ran­te un en­tre­na­mien­to en Ma­reo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.