«Las mu­je­res su­fren una dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral por es­te­reo­ti­po»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - M. CEDRÓN

Cuan­do se ha­bla de con­ci­lia­ción, Ga­li­cia es­tá en pa­ña­les. Lo mis­mo ocu­rre en la ma­yor par­te de paí­ses del sur de Eu­ro­pa como Ita­lia o Gre­cia. Eso es lo que opi­na el ca­te­drá­ti­co de De­re­cho La­bo­ral de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go, Jai­me Ca­be­za, quien re­cuer­da que son Sue­cia, No­rue­ga y Di­na­mar­ca los que nos lle­van ven­ta­ja.

—¿Qué he­mos lo­gra­do y qué nos que­da to­da­vía por ha­cer en el te­rreno de la con­ci­lia­ción?

—Una co­sa es lo que se ha lo­gra­do. Aho­ra hay, por ejem­plo, una di­vul­ga­ción del problema, se ha abier­to un de­ba­te pú­bli­co o se ha en­la­za­do tam­bién con el problema del em­pleo fe­me­nino. Lue­go es­tá el «de­be» don­de va en­glo­ba­do to­do lo de­más. Aquí en Es­pa­ña y en Ga­li­cia el tiem­po de tra­ba­jo es­tá muy des­or­ga­ni­za­do. Hay tam­bién un dé­fi­cit de ser­vi­cios pú­bli­cos de ca­li­dad pa­ra aten­der a ni­ños o per­so­nas ma­yo­res. Lue­go tam­bién hay una ca­ren­cia muy gran­de a la ho­ra de plan­tear el asun­to de la co­rres­pon­sa­bi­li­dad mas­cu­li­na, de com­par­tir ta­reas en el ho­gar con las mu­je­res.

—¿Qué po­de­mos ha­cer en­ton­ces pa­ra me­jo­rar?

—La cues­tión que hay que plan­tear pri­me­ro es de qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de con­ci­lia­ción. No todos pen­sa­mos en lo mis­mo al oír esa pa­la­bra. Hay que lo­grar una so­cie­dad igua­li­ta­ria. Po­de­mos pen­sar en la con­ci­lia­ción como ins­tru­men­to pa­ra re­for­zar los ro­les so­cia­les es­ta­ble­ci­dos o pa­ra ir con­tra ellos. De­be­ría de adap­tar­se el tiem­po de tra­ba­jo, fo­men­tar que los hom­bres tam­bién sean res­pon­sa­bles de la fa­mi­lia des­de la pro­pia nor­ma­ti­va.

—¿Qué le pa­re­cen al­gu­nas nor­mas plan­tea­das pa­ra fa­vo­re­cer la ma­ter­ni­dad?

—Re­cien­te­men­te en­tró en vi­gor una nor­ma que bo­ni­fi­ca a las ma­dres con la pen­sión de ju­bi­la­ción. Con ello lo que es­tán ha­cien­do es re­for­zar el rol ma­ter­nal. De lo que tra­ta la nor­ma es de com­pen­sar unas ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les que­bra­das por ese rol ma­ter­nal que tie­ne como con­se­cuen­cia que las ayu­das por ju­bi­la­ción de las mu­je­res sean más ba­jas, pe­ro al mis­mo tiem­po lo que ha­ce es afian­zar ese rol fe­me­nino.

—Cuan­do ha­bla­mos de con­ci­liar lo aso­cia­mos rá­pi­da­men­te con la fa­mi­lia, ¿por qué cree que pen­sa­mos eso?

—Las mu­je­res su­fren una dis­cri­mi­na­ción por es­te­reo­ti­po. Los con­ven­cio­na­lis­mos so­cia­les ha­cen que cuan­do un em­pre­sa­rio ve a una mu­jer con un ni­ño pien­sa que va a es­tar me­nos com­pro­me­ti­da con el pro­yec­to. Eso es el re­sul­ta­do de una es­tig­ma­ti­za­ción ge­ne­ral que ha­cen las mu­je­res sean vis­tas an­tes como ma­dres que como tra­ba­ja­do­ras. Un ejem­plo cla­ro es que a nin­gún em­pre­sa­rio le ex­tra­ña que una mu­jer pi­da una ex­ce­den­cia o una re­duc­ción de jornada pa­ra cui­dar a sus hi­jos, pe­ro ve­ría como trai­ción o des­leal­tad que eso mis­mo lo hi­cie­ra un hom­bre. Como gé­ne­ro, las mu­je­res es­tán más pre­sio­na­das a re­nun­ciar a su ca­rre­ra.

Jai­me Ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.