«Los per­mi­sos pa­ter­na­les de­be­rían ser obli­ga­to­rios pa­ra con­tri­buir a la igual­dad»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - M. CEDRÓN

La pues­ta en mar­cha de una re­for­ma ho­ra­ria que con­tri­bu­ya a com­pa­ti­bi­li­zar me­jor la vi­da per­so­nal y la­bo­ral como ocu­rre en otros paí­ses de Eu­ro­pa es una de las gran­des de­man­das de la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra la Ra­cio­na­li­za­ción de los Ho­ra­rios Es­pa­ño­les (Ar­hoe). Su pre­si­den­te, Jo­sé Luis Ca­se­ro, ex­pli­ca las ra­zo­nes de una idea que no se can­san de reivin­di­car y que han tras­la­da­do ya a todos los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Qué ha­rán es­tos con la pro­pues­ta es aho­ra la in­cóg­ni­ta. Ellos es­pe­ran que no cai­ga en sa­co ro­to y les ha­gan ca­so.

—En Es­pa­ña to­da­vía pen­sa­mos que tra­ba­jar es pa­sar ho­ras en la ofi­ci­na, aunque no es­te­mos ha­cien­do na­da. No cam­bia­mos el chip. ¿En qué estamos pe­can­do?

—To­do el mundo pa­re­ce que tie­ne esa mis­ma opi­nión per­so­nal y la unión de mu­chas opi­nio­nes per­so­na­les... El ar­tícu­lo 9.2 de la Cons­ti­tu­ción creo que ha­bla de que los po­de­res pú­bli­cos de­ben de ga­ran­ti­zar la igual­dad efec­ti­va. Ahí es don­de de­be­ría su­mar­se el te­ma de la con­ci­lia­ción como un de­re­cho fun­da­men­tal. El problema es que no nos or­ga­ni­za­mos, no de­fi­ni­mos nues­tras prio­ri­da­des. Per­mi­ti­mos que nos ro­ben el tiem­po. Las nue­vas tec­no­lo­gías nos ayu­dan a que po­ten­cie­mos la ar­mo­ni­za­ción de tiem­pos.

—Cuan­do ha­bla­mos de con­ci­lia­ción rá­pi­da­men­te pen­sa­mos en có­mo or­ga­ni­zar­se pa­ra aten­der a la fa­mi­lia: hi­jos, pa­dres... Pe­ro no es so­lo eso, ¿no?

—Es la ar­mo­ni­za­ción ne­ce­sa­ria de la vi­da per­so­nal y la­bo­ral. Ten­dría­mos que ha­blar de un pri­mer gra­do que es el que ha per­mi­ti­do la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al mer­ca­do la­bo­ral. En el se­gun­do gra­do, la co­rres­pon­sa­bi­li­dad ne­ce­sa­ria de que el va­rón se in­cor­po­re al ám­bi­to fa­mi­liar pa­ra com­par­tir ta­reas, que­da bas­tan­te por ha­cer. No es ayu­dar, es com­par­tir ta­reas.

—¿Có­mo lo­grar­lo?

—Re­sul­ta im­por­tan­te que se am­plíen los per­mi­sos de pa­ter­ni­dad, más allá de los tre­ce o ca­tor­ce días que hay en la ac­tua­li­dad. Y de­be­rían de ser obli­ga­to­rios. Eso es al­go fun­da­men­tal pa­ra con­tri­buir a la igual­dad, una for­ma de re­va­lo­ri­zar el tra­ba­jo do­més­ti­co.

—¿Qué le pa­re­ce to­do lo que se ha ar­ma­do con el be­bé de Bes­can­sa?

—Fue un ges­to de ca­ra a la ga­le­ría. Lo que de­be­ría de preo­cu­par­nos es que hu­bie­ra ac­ce­so a las guar­de­rías con ta­ri­fas ade­cua­das, que ha­ya per­mi­sos pa­ra aten­der a la fa­mi­lia...

—¿Ha­bría que cam­biar esos be­ne­fi­cios que mu­chas em­pre­sas dan a las per­so­nas que son pa­dres pa­ra que pu­die­ra ac­ce­der a ellos to­do el mundo? —

La igual­dad tam­bién es tra­tar de for­ma di­fe­ren­te. No es lo mis­mo una per­so­na de trein­ta años con hi­jos que una de esa mis­ma edad que no los tie­ne. Los tra­ba­ja­do­res han de cum­plir con la obli­ga­ción de la pro­duc­ti­vi­dad. No hay que ca­len­tar la ban­que­ta. Los di­rec­ti­vos tam­bién han de im­pli­car­se, mar­car ob­je­ti­vos, fis­ca­li­zar, pre­gun­tar por lo que ha­cen.

Jo­sé Luis Ca­se­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.