«Me pa­re­ce­ría es­can­da­lo­so que no se con­ti­núe con la prohi­bi­ción»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - P. G.

Sue­le de­cir Jor­di Bruno, pro­fe­sor de quí­mi­ca y uno de los ma­yo­res ex­per­tos en re­si­duos nu­clea­res del país, que si la elec­tri­ci­dad hu­bie­ra co­men­za­do a apli­car­se con la si­lla eléc­tri­ca, nues­tra per­cep­ción de esa ener­gía se­ría to­tal­men­te di­fe­ren­te a la que te­ne­mos hoy en día. «Pues eso su­ce­de con la ener­gía nu­clear», di­ce, en re­fe­ren­cia al mie­do o al res­pe­to que pro­vo­ca en la opi­nión pú­bli­ca de­bi­do a los usos ile­gí­ti­mos que tu­vo en sus ini­cios. Es­to ex­pli­ca que aún ha­ya que tra­tar es­tos asun­tos con cier­ta pru­den­cia.

—Todos los análisis rea­li­za­dos has­ta aho­ra coin­ci­den en que la in­ci­den­cia de los re­si­duos ra­diac­ti­vos de la fo­sa atlán­ti­ca es muy ba­ja.

—Efec­ti­va­men­te, se de­ci­dió en su mo­men­to que so­lo se de­po­si­ta­rían re­si­duos de ba­ja in­ten­si­dad. Pe­ro en cual­quier ca­so no es el mé­to­do co­rrec­to pa­ra des­ha­cer­se de los re­si­duos. No son las prác­ti­cas más ade­cua­das, como se ha de­mos­tra­do con el tiem­po.

—¿Por qué?

—No exis­te un con­trol so­bre las con­di­cio­nes de ais­la­mien­to. El ais­la­mien­to lo da el mar y la pro­fun­di­dad, y en prin­ci­pio cual­quier es­ca­pe que­da­ría di­lui­do. Pe­ro no tie­nes un con­trol so­bre lo que has de­po­si­ta­do allí, ca­re­ces de la cer­te­za de que no se pro­du­ce una li­be­ra­ción al­ta.

—¿Por eso se prohi­bie­ron?

—Se tu­vo cla­ro que, da­da la pe­li­gro­si­dad po­ten­cial, era un mé­to­do in­via­ble.

—¿Y por qué con un lí­mi­te de 25 años?

—Qui­zás por­que en­ton­ces no se te­nía cla­ro qué iba a su­ce­der con los re­si­duos nu­clea­res. Afor­tu­na­da­men­te, aho­ra te­ne­mos mé­to­dos muy fia­bles, como los sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to. Aunque en es­to en Es­pa­ña aún te­ne-

mos una asig­na­tu­ra pen­dien­te.

—¿Se le pa­sa por la ca­be­za que den­tro de dos años, cuan­do ter­mi­na la mo­ra­to­ria, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­ci­da le­van­tar la prohi­bi­ción?

—La ver­dad es que no lo con­tem­plo. Me pa­re­ce­ría es­can­da­lo­so que no se con­ti­nua­ra con la prohi­bi­ción. He­mos pro­gre­sa­do tan­to en es­ta ma­te­ria a ni­vel eu­ro­peo que no me lo plan­teo. El al­ma­ce­na­mien­to en tie­rra su­po­ne un con­trol to­tal so­bre es­tos re­si­duos.

—¿Y qué le pa­re­ce la ini­cia­ti­va ale­ma­na pa­ra vol­ver a ins­pec­cio­nar los lu­ga­res de ver­ti­do?

—Me pa­re­ce muy acer­ta­do, pa­ra com­pro­bar cuá­les son los efec­tos reales de de­ci­sio­nes que se to­ma­ron ha­ce tiem­po.

—¿A pe­sar de que su efec­to se­ría ca­si in­sig­ni­fi­can­te com­pa­ra­do con el de los en­sa­yos nu­clea­res o Cher­nó­bil y Fu­kus­hi­ma?

—Res­pec­to a lo que me co­men­ta es­ta­ría­mos ha­blan­do de una pro­por­ción del 1 %. Pe­ro aún así creo que es ne­ce­sa­rio. Por mí­ni­mo que sea el efec­to, si se pue­de evi­tar hay que ha­cer­lo. En prin­ci­pio cual­quier al­te­ra­ción o es­ca­pe im­por­tan­te se­ría de­tec­ta­do por las es­ta­cio­nes del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Nu­clear en la cos­ta atlán­ti­ca es­pa­ño­la.

—Ale­ma­nia di­ce que los bi­do­nes es­ta­ban pen­sa­dos pa­ra que los re­si­duos se li­be­ra­ran len­ta­men­te.

—No sé. Lo que es­tá cla­ro es que eran de me­tal y es fá­cil que la co­rro­sión pro­vo­que es­ca­pes.

—¿Ins­pec­cio­nar con ro­bots sub­ma­ri­nos se­ría ex­ce­si­vo?

—Qui­zás sí. Po­dría ser su­fi­cien­te con el análisis de la co­lum­na de agua.

Jor­di Bruno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.