Tres es­ta­cio­nes de mues­treo en Ga­li­cia de­tec­ta­rían ni­ve­les al­tos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Cuan­do co­men­za­ron los ver­ti­dos a los que se opu­sie­ron ex­pe­di­cio­nes como las que par­tie­ron des­de Ga­li­cia en el bu­que

se ar­ti­cu­la­ron una se­rie de con­di­cio­nes pa­ra los de­pó­si­tos. Por ejem­plo, de­be­rían es­tar a más de 2.000 me­tros de pro­fun­di­dad pa­ra evi­tar que los bi­do­nes se re­cu­pe­ra­ran por bar­cos pes­que­ros de arras­tre. Des­pués, el de­ba­te cien­tí­fi­co pro­pi­ció una ne­ce­sa­ria pru­den­cia, con­sis­ten­te en el ar­gu­men­to del efec­to boo­me­rang. Los re­si­duos ra­diac­ti­vos que se de­po­si­tan en el mar pue­den vol­ver de nue­vo al hom­bre a tra­vés de la ca­de­na ali­men­ti­cia.

Mien­tras no se or­ga­ni­za una nue­va cam­pa­ña cien­tí­fi­ca pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción de los re­si­duos, que sir­va de ba­se pa­ra de- ci­dir si se pro­rro­ga la mo­ra­to­ria, Ga­li­cia cuen­ta con tres es­ta­cio­nes de mues­treo (en Or­te­gal, ca­bo Vi­lán y Si­llei­ro) del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Nu­clear, que de­tec­ta­rían po­si­bles va­ria­cio­nes brus­cas en ac­ti­vi­dad ra­diac­ti­va, se­gún in­for­ma es­te or­ga­nis­mo. Pe­ro Es­pa­ña no pue­de asu­mir en so­li­ta­rio una ins­pec­ción in si­tu de unos ver­ti­dos que no se ori­gi­na­ron aquí y que se en­cuen­tran en aguas in­ter­na­cio­na­les. La res­pon­sa­bi­li­dad re­cae­ría en prin­ci­pio en el Or­ga­nis­mo In­ter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca, en­car­ga­do de coor­di­nar los análisis has­ta que de­ja­ron de ha­cer­se de for­ma pe­rió­di­ca en 1995.

La úl­ti­ma ex­pe­di­ción de vigilancia, que ter­mi­nó en el puer­to de Vi­go, fue la del bu­que Wal­ter Her­wig III, en el 2005.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.