«Oxa­lá cum­pra os 105 anos acom­pa­ña­da de to­da a fa­mi­lia»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Fies­ta a lo gran­de ayer en ca­sa de Do­lo­res Gon­zá­lez. No era pa­ra me­nos, ya que la rei­na de la ca­sa so­pla­ba sus 104 ve­las. Aunque el ver­da­de­ro día de su aniver­sa­rio fue el pa­sa­do miér­co­les, 3 de fe­bre­ro, lo ce­le­bró ayer por ra­zo­nes de dis­po­ni­bi­li­dad de la fa­mi­lia, ya que mu­chos de sus miem­bros re­si­den fue­ra de Ga­li­cia. Do­lo­res vi­ve con su nue­ra en una vi­vien­da ubi­ca­da en la pa­rro­quia lu­cen­se de Xes­trar, en Pa­las de Rei. Has­ta aquí se des­pla­za­ron des­de La­cia­na, El Bier­zo y León sus dos nie­tas, sus cua­tro bis­nie­tos y su ta­ta­ra­nie­ta Car­lo­ta. Por es­ta úl­ti­ma sien­te una es­pe­cial pre­di­lec­ción y ha­bla con ella todos los días por vi­deo­lla­ma­da. Mu­chos fa­mi­lia­res y ami­gos acu­die­ron a la ce­le­bra­ción de es­te cum­plea­ños tan es­pe­cial.

«Que Dios nos gar­de a todos», de­cía Do­lo­res muy emo­cio­na­da an­tes de so­plar las ve­las. Y es que en­tre la reunión fa­mi­liar por un la­do, las vi­si­tas de ve­ci­nos por otro y la gran can­ti­dad de re­ga­los que re­ci­bía, sus oji­tos no pa­ra­ban de bri­llar. En­tre los aga­sa­jos se en­con­tra­ba un ra­mo de flo­res, en­tre­ga­do por el al­cal­de del mu­ni­ci­pio, bom­bo­nes, fo­tos en­mar­ca­das... Uno muy es­pe­cial y que le cau­só una gran ale­gría fue el reportaje su­yo que sa­lió en el suplemento Yes de La Voz, en ta­ma­ño gran­de y en pa­pel plu­ma. «Oxa­lá cum­pra os 105 anos acom­pa­ña­da de to­da a fa­mi­lia», de­cía. La abue­la de Ga­li­cia, Ave­li­na Mou­zo Leis, de Ca­ma­ri­ñas, tie­ne 111 años.

El día de ayer fue in­ten­so pa­ra la abue­la de Pa­las de Rei. Do­lo­res Gon­zá­lez se le­van­tó a su ho­ra ha­bi­tual, pa­sa­das las on­ce y me­dia de la ma­ña­na. Como todos los días, se du­chó, con ayu­da de su nue­ra, y ac­to se­gui­do se vis­tió. Tras atar­se sus za­pa­tos y co­lo­car­se su pa­ñue­lo en la ca­be­za, ba­jó a la co­ci­na. Sen­ta­da en su si­llón es­pe­ró a to­da la fa­mi­lia, a la que re­ci­bió con fuer­tes be­sos y abra­zos. Co­mió tor­ti­lla fran­ce­sa y pu­ré de ver­du­ras, al­go que le en­can­ta, y de pos­tre no pu­do fal­tar su do­sis dia­ria de cho­co­la­te. Ayer to­có un hue­vo kin­der. «As ga­li­ñas de an­tes non po­ñían es­tes ovos», bro­mea­ba Do­lo­res an­tes de co­mer­lo.

La abue­la de Pa­las se con­ser­va fe­no­me­nal. No to­ma nin­gún me­di­ca­men­to y acu­de al mé­di­co so­la­men­te pa­ra ha­cer sus re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas. El día que tie­ne ci­ta aprovecha pa­ra to­mar­se un ca­fé y un crua­sán en la ca­fe­te­ría fren­te al cen­tro de sa­lud. Man­tie­ne su piel sa­lu­da­ble y go­za de una gran vi­ta­li­dad. Siem­pre tra­ba­jó en el cam­po, al­go que le gus­tó mu­cho y que re­cuer­da con ca­ri­ño a pe­sar de ser una la­bor muy du­ra. Ayer, muy ner­vio­sa y emo­cio­na­da, so­pla­ba, ro­dea­da de un in­men­so ca­ri­ño y ca­lor fa­mi­liar sus 104 ve­las.

AL­BER­TO LÓ­PEZ

Do­lo­res y su fa­mi­lia, con su reportaje del «Yes».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.