Pe­dro, Pa­blo, Al­bert: ¡de­jaos ya de cuen­tos!

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

Si los mi­llo­nes de es­pa­ño­les que se­gui­mos a dia­rio, y des­de ha­ce ¡49 días!, el «fa­bu­lo­so es­pec­tácu­lo de los par­ti­dos es­pa­ño­les ma­nio­bran­do», fué­se­mos todos idio­tas po­dría en­ten­der­se, aun sien­do condenable, que los lí­de­res de Ciu­da­da­nos, Po­de­mos y el PSOE, que hoy pro­ta­go­ni­zan las ne­go­cia­cio­nes pa­ra la in­ves­ti­du­ra even­tual de Pe­dro Sán­chez, si­guie­sen to­mán­do­nos el pelo.

Ocu­rre, cla­ro, que a di­fe­ren­cia de otras épo­cas, en que el sal­to de in­for­ma­ción y for­ma­ción en­tre los lí­de­res po­lí­ti­cos (pen­se­mos en Chur­chill, Ade­nauer o De Gau­lle) y la ge­ne­ra­li­dad de la po­bla­ción era sus­tan­cial, aquel se ha re­du­ci­do hoy al mí­ni­mo o no exis­te en ab­so­lu­to: Sán­chez, Igle­sias y Ri­ve­ra son tres hom­bres co­rrien­tes y mo­lien­tes, que so­lo so­bre­sa­len de la me­dia por­que han de­ci­di­do de­di­car­se a una ac­ti­vi­dad que lle­va apa­re­ja­da gran pu­bli­ci­dad.

Es esa in­dis­cu­ti­ble ni­ve­la­ción en­tre los elec­to­res y sus lí­de­res (pues de al­gún mo­do hay que lla­mar­les) la que per­mi­te en­ten­der que el jue­go po­lí­ti­co infantil que aho­ra los se­gun­dos pre­ten­den ocul­tar­nos sea, pe­se a sus tor­pes di­si­mu­los, trans­pa­ren­te pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría. Por eso mis­mo, ha­ble­mos cla­ro.

Sán­chez, que ha con­fun­di­do su pa­pel con el del je­fe del Es­ta­do, con­sul­ta con todos los gru­pos del Con­gre­so, en lu­gar de com­pro­bar si es ca­paz de con­for­mar, en el me­nor tiem­po po­si­ble, una ma­yo­ría que lo in­vis­ta pre­si­den­te. Pe­ro da­do que Igle­sias y Ri­ve­ra han pro­cla­ma­do por ac­ti­va y por pa­si­va que no go­ber­na­rán jun­tos ja­más, que el in­ten­to de Ri­ve­ra de im­pul­sar un Go­bierno pre­si­di­do por Sán­chez con la abs­ten­ción del PP y el apo­yo de Ciu­da­da­nos re­sul­ta un dis­pa­ra­te (¿dón­de se ha vis­to que el ga­na­dor fa­ci­li­te al perdedor la pre­si­den­cia?) y, en fin, que Sán­chez no po­dría go­ber­nar con el úni­co apo­yo de Ri­ve­ra (¡es im­po­si­ble ha­cer­lo con 130 es­ca­ños!), so­lo hay dos fór­mu­las pa­ra la in­ves­ti­du­ra: que Sán­chez lo­gre el apo­yo de Po­de­mos y al­gu­nas mi­no­rías que ne­ce­si­ta pa­ra su­pe­rar el vo­to en con­tra de Ciu­da­da­nos y el PP, o que Ri­ve­ra per­mi­ta con su abs­ten­ción un Go­bierno de coa­li­ción en­tre Po­de­mos y el PSOE.

To­do re­sul­ta tan evi­den­te que los im­pli­ca­dos en la ne­go­cia­ción han de to­mar na­da más tres de­ci­sio­nes: ¿Quie­re Po­de­mos go­ber­nar con el PSOE? ¿Es­tá dis­pues­to el PSOE a con­ver­tir­se en rehén de los de Igle­sias? ¿Ha de­ci­di­do Ri­ve­ra sui­ci­dar­se, fa­ci­li­tan­do, como un ton­to útil, la co­yun­da en­tre Po­de­mos y el PSOE? Si se dan las dos pri­me­ras con­di­cio­nes, o la ter­ce­ra, Sán­chez se­rá in­ves­ti­do. De lo con­tra­rio, no lo se­rá.

Lo sa­ben los que ne­go­cian y todos los es­pa­ño­les, lo que con­vier­te el jue­go de los par­ti­dos en una ofen­sa y una irres­pon­sa­bi­li­dad, pues mien­tras tra­tan de en­ga­ñar­nos, el país es­tá ya har­to de un tea­tri­llo que no tie­ne más ob­je­to que retrasar lo inevi­ta­ble: o la elec­ción de un pre­si­den­te que no po­drá go­ber­nar o la con­vo­ca­to­ria de unas elec­cio­nes en las que mu­chos elec­to­res cas­ti­ga­rán el la­men­ta­ble com­por­ta­mien­to de unas éli­tes que so­lo me­re­cen ese nom­bre en un sen­ti­do fi­gu­ra­do. Muy fi­gu­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.