El bai­le de las ma­nos ten­di­das

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Jai­me Mi­quel Ana­lis­ta elec­to­ral

Vo­ta­ron las per­so­nas el 20D y los lí­de­res po­lí­ti­cos se pu­sie­ron las pe­lu­cas, se pin­ta­ron los lu­na­res en las me­ji­llas, se me­tie­ron los pa­ñue­los en las man­gas y co­men­za­ron a pa­sear. Lu­cie­ron sus tra­jes y sus mo­da­les has­ta el día 17 de enero, la vís­pe­ra de su pri­me­ra ron­da de con­tac­tos con el rey. Fue­ran ga­na­do­res, per­de­do­res, nue­vos, vie­jos, uni­na­cio­na­les, plu­ri­na­cio­na­les, de de­re­chas o de iz­quier­das, coin­ci­die­ron en una idea: los ciu­da­da­nos nos han en­car­ga­do que nos pon­ga­mos de acuer­do. Me­tros­co­pia con­fir­mó que es­ta­ban en lo cier­to ese mis­mo día. El 61 % de los en­tre­vis­ta­dos en su en­cues­ta con­si­de­ra­ron bueno que nin­gún par­ti­do hu­bie­ra al­can­za­do la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, los mis­mos que es­pe­ra­ban acuer­dos en­tre los po­lí­ti­cos pa­ra in­ves­tir un pre­si­den­te. Por el con­tra­rio, el 33 % pe­dían re­pe­tir las elec­cio­nes, un dato que orien­ta so­bre los lí­mi­tes de la agru­pa­ción del vo­to, o en qué me­di­da la re­pe­ti­ción de los co­mi­cios ac­tua­ría como se­gun­da vuel­ta.

Los lí­de­res del PP, el PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos ma­ni­fes­ta­ron su dis­po­si­ción a cum­plir la vo­lun­tad de la ma­yo­ría so­cial, aunque ca­da cual ve­tan­do al me­nos a uno de sus ri­va­les. Pe­dro Sán­chez ya nos ha­bía di­cho que lle­va ta­tua­do un «no pac­ta­ré con el PP»; pe­ro tam­po­co con los in­de­pen­den­tis­tas, agre­ga­ban una y otra vez los ba­ro­nes de ese par­ti­do, por­que nos ma­tan, lle­gó a de­cir el ex­tre­me­ño. El PP y Ciu­da­da­nos tam­bién es­ta­ban dis­pues­tos a en­ten­der­se con todos, pe­ro no con quie­nes quie­ren rom­per Es­pa­ña, como los ra­di­ca­les, cha­vis­tas, co­lec­ti­vis­tas, po­pu­lis­tas, fri­kis y an­ti­es­pa­ño­les de Po­de­mos, ade­más de los in­de­pen­den­tis­tas, se­di­cio­sos y se­ce­sio­nis­tas vas­cos y ca­ta­la­nes. Como es­tas co­sas sue­len ser re­cí­pro­cas, los po­si­bi­lis­tas y sus con­fluen­cias tam­bién se pos­tu­la­ban pa­ra al­can­zar acuer­dos con quien hi­cie­ra fal­ta, ex­cep­to con el PP y sin Ciu­da­da­nos, por­que so­mos an­ta­gó­ni­cos, aunque nos lle­va­mos muy bien con Al­bert Ri­ve­ra.

Ate­na­za­dos por to­do ti­po de pre­jui­cios, en lu­gar de aten­der la vo­lun­tad de las per- so­nas, se pu­sie­ron a bai­lar. Todos im­por­tan­tes, arro­gan­tes y con­des­cen­dien­tes, nos en­tre­tie­nen, des­de en­ton­ces, con el bai­le de las ma­nos ten­di­das. El sí pe­ro no del que par­ti­ci­pan se ale­ja del man­da­to que di­cen en­ten­der, y to­do se trans­for­ma en un bai­le de sa­lón don­de ca­da cual, con­ser­van­do su po­si­ción, son­ríe y tien­de la mano, dan­do un pa­si­to atrás. Al prin­ci­pio es vis­to­so y en­tre­tie­ne, pe­ro se ha­ce lar­go y abu­rri­do. So­bre to­do por­que to­do el mundo sa­be lo que le han en­car­ga­do a Pe­dro Sán­chez. El en­car­go es in­ves­tir un pre­si­den­te con los vo­tos del PSOE y Ciu­da­da­nos, lo que re­quie­re la abs­ten­ción del PP. La prue­ba de que es es­te, y no otro, es que la pren­sa de la de­re­cha no po­ne el gri­to en el cie­lo ni nos ha­bla de rey rojo. Quien se quie­re car­gar a Ra­joy es el sis­te­ma. Quien es­tá obli­gan­do al PP a abs­te­ner­se es el sis­te­ma, por­que ya tie­ne una so­lu­ción. Al­ter­na­ti­va­men­te, elec­cio­nes y vol­ve­mos a em­pe­zar pa­ra al­can­zar la mis­ma arit­mé­ti­ca, aunque con me­nos PP, que le hi­zo ja­que al rey, y me­nos PSOE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.