La asam­blea

Luis Fe­rrer i Bal­se­bre

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Una asam­blea es una for­ma de or­ga­ni­za­ción don­de to­do el mundo tie­ne voz en la to­ma de de­ci­sio­nes y el vo­to es el úl­ti­mo re­cur­so cuan­do no hay acuer­do. A sim­ple vis­ta, no hay na­da más de­mo­crá­ti­co que una di­rec­ción asam­blea­ria, pe­ro pa­ra go­ber­nar un país es un desas­tre.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del mo­men­to es el au­ge que es­tá to­man­do el he­cho de de­le­gar las to­mas de de­ci­sio­nes a tra­vés de una fór­mu­la asam­blea­ria den­tro de los par­ti­dos, sea con­sul­tar a las ba­ses, al co­mi­té fe­de­ral o a la asam­blea sin más.

Ca­bría afir­mar que eso ocu­rre por­que cuan­do no hay lí­de­res to­do es par­ti­do; y al re­vés, cuan­do no hay par­ti­do, to­do es lí­der.

La de­bi­li­dad del li­de­raz­go de Pe­dro Sán­chez es lo que le ha obli­ga­do a ju­gar la úni­ca carta que te­nía fren­te al en­vi­te del apa­ra­to: re­cu­rrir a la fór­mu­la asam­blea­ria de con­sul­tar a las ba­ses pa­ra que sean ellas las que im­pon­gan una de­ci­sión que él es in­ca­paz de to­mar.

Di­rán que fue ele­gi­do en unas pri­ma­rias, pe­ro da igual, los par­ti­dos po­lí­ti­cos son ins­ti­tu­cio­nes na­da de­mo­crá­ti­cas que fun­cio­nan al mo­do es­ta­li­nis­ta y que sue­len pro­mo­ver pri­ma­rias en dos ti­pos de si­tua­cio­nes: cuan­do quie­ren ha­cer fra­ca­sar a un can­di­da­to o cuan­do no hay ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra im­po­ner uno. Los au­tén­ti­co lí­de­res no se pac­tan, se im­po­nen. ¿Quién cues­tio­na­ba el li­de­raz­go de Fe­li­pe Gon­zá­lez o de Az­nar?

Ra­joy ha de­ja­do de ser lí­der des­pués de los úl­ti­mos japs de de­re­cha co­rrup­ta que le han en­do­sa­do en el men­tón. A par­tir de ahí, el PP es to­do par­ti­do, y con tal mo­ti­vo co­men­za­rá un jue­go de tro­nos con dra­go­nes san­gui­na­rios in­clui­dos.

Las fran­qui­cias de Po­de­mos re­par­ti­das por el te­rri­to­rio —ca­da una con una amal­ga­ma de gen­te e in­tere­ses en oca­sio­nes com­ple­ta­men­te dis­tin­tos en­tre sí— ha­cen que to­das ellas se iden­ti­fi­quen ba­jo un úni­co lí­der que es Pa­blo Igle­sias, por­que Po­de­mos es una or­ga­ni­za­ción asam­blea­ria sin es­truc­tu­ra de par­ti­do, igual que Ciu­da­da­nos aún no es un par­ti­do con­so­li­da­do en el te­rri­to­rio na­cio­nal y por eso am­bas for­ma­cio­nes son to­do lí­der.

De mo­do que estamos en­tre par­ti­dos sin lí­der y lí­de­res sin par­ti­do. Pa­re­ce que en tal si­tua­ción no que­da otra que de­jar­lo to­do en ma­nos de la asam­blea.

Pe­ro la di­rec­ción asam­blea­ria nun­ca fun­cio­na por­que una asam­blea es una or­gía de au­to­rre­fe­ren­cia —Pa­co Tra­ver di­xit— No hay dos per­so­nas que pien­sen igual so­bre na­da. No es po­si­ble en­con­trar a dos miem­bros de una asam­blea que de­fien­dan la mis­ma idea. Una asam­blea es un co­ro de gri­llos, un canto al in­di­vi­dua­lis­mo. Pre­ci­sa­men­te pa­ra evi­tar­lo se in­ven­ta­ron los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les.

Las asam­bleas no ge­ne­ran lí­de­res, so­lo los acla­man. Las ba­ses opi­nan y eli­gen, no eje­cu­tan.

Mal vamos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.