Los ti­ti­ri­te­ros de­te­ni­dos en un ac­to pa­ra ni­ños, a pri­sión por in­ci­ta­ción al odio

La Fis­ca­lía es­tu­dia em­pren­der ac­cio­nes le­ga­les con­tra el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - M. C. CE­REI­JO

El car­na­val se le ha atra­gan­ta­do al go­bierno de la al­cal­de­sa ma­dri­le­ña Ma­nue­la Car­me­na, que se en­fren­ta a una cri­sis po­lí­ti­ca que po­ne de nue­vo en el pun­to de mi­ra a la con­ce­ja­la de Cul­tu­ra, Ce­lia Ma­yer, res­pon­sa­ble de la pro­gra­ma­ción de un es­pec­tácu­lo pa­ra ni­ños en el que se ahor­ca­ba a un juez, se acu­chi­lla­ba a una mon­ja y se mos­tra­ba una pan­car­ta con la leyenda Go­ra Al­ka-ETA, un es­pec­tácu­lo que ha aca­ba­do con dos ti­ti­ri­te­ros en pri­sión sin fian­za por un de­li­to de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo y otro de in­ci­ta­ción «al odio, hos­ti­li­dad, dis­cri­mi­na­ción o vio­len­cia con­tra un gru­po» por «mo­ti­vos ra­cis­tas, ideo­lo­gía, re­li­gión o creen­cias», se­gún de­ta­lla en el au­to el juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Is­mael Mo­reno.

Los he­chos tu­vie­ron lu­gar el vier­nes en el ba­rrio ma­dri­le­ño de Te­tuán, don­de se re­pre­sen­ta­ba La bru­ja y Don Cris­tó­bal de la com­pa­ñía gra­na­di­na Tí­te­res des­de Aba­jo, con­tra­ta­da por el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid pa­ra rea­li­zar dos ac­tua­cio­nes, por las que co­bra­rían mil eu­ros. An­te un pú­bli­co ma­yo­ri­ta­ria­men­te infantil, se fue­ron su­ce­dien­do es­ce­nas que al­te­ra­ron a los pa­dres que acom­pa­ña­ban a sus hi­jos, que arre­me­tie­ron con­tra los ac­to­res, pa­ra­li­za­ron la obra y lla­ma­ron a los agen­tes de la au­to­ri­dad que de­tu­vie­ron a los dos ti­ti­ri­te­ros.

Alfonso Lá­za­ro y Raúl Gar­cía com­pa­re­cie­ron ayer an­te el juez que con­si­de­ró la pe­ti­ción for­mu­la­da por la Fis­ca­lía, y or­de­nó la pri­sión de los ac­to­res «te­nien­do en cuen­ta la gra­ve­dad de los de­li­tos» y el he­cho de que los ti­ti­ri­te­ros ya ha­bían es­ce­ni­fi­ca­do es­ta fun­ción en Gra­na­da, in­clu­so con «un con­te­ni­do más vio­len­to», se­gún re­co­no­cie­ron ellos mis­mos an­te el ma­gis­tra­do.

La Fis­ca­lía ad­vir­tió de que «se re­ser­va» el desa­rro­llo de las ac­cio­nes le­ga­les que pro­ce­dan con­tra el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid «en de­fen­sa y pro­tec­ción de los me­no­res» y so­li­ci­tó al con­sis­to­rio de Ma­nue­la Car­me­na que le re­mi­ta to­da la documentación de «es­ta ac­ti­vi­dad su­pues­ta­men­te cul­tu­ral».

El Ayun­ta­mien­to in­ten­tó ca­pear el tem­po­ral con tres anun­cios: el des­pi­do ful­mi­nan­te de Ra­món Fe­rrer Pra­da, el di­rec­tor ar­tís­ti­co res­pon­sa­ble di­rec­to de la pro­gra­ma­ción del es­pec­tácu­lo y vo­cal de Aho­ra Ma­drid (la can­di­da­tu­ra de Po­de­mos) en el dis­tri­to de Te­tuán; el «ce­se de la re­la­ción la­bo­ral» con otro de los pro­gra­ma­do­res de los fes­te­jos de car­na- val y una de­nun­cia con­tra Tí­te­res des­de aba­jo por in­cum­plir el con­tra­to al re­pre­sen­tar una obra «con con­te­ni­do inapro­pia­do pa­ra el pú­bli­co infantil». Pe­ro Car­me­na man­tu­vo en su car­go, a pe­sar de las exi­gen­cias de di­mi­sio­nes de la opo­si­ción, a la con­ce­jal delegada de Cul­tu­ra, Ce­lia Ma­yer. Pa­ra Aho­ra Ma­drid la re­pre­sen­ta­ción so­lo se tra­ta de una sá­ti­ra y le preo­cu­pa que pue­da ser en­ten­di­da como enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.