Ga­lle­gos en Reino Uni­do no te­men los re­cor­tes so­cia­les pa­ra evi­tar el «bre­xit»

Al­gu­nos creen que son so­lo pro­pa­gan­da y di­cen que los «be­ne­fits» ayu­dan a em­pe­zar

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - MA­RÍA CEDRÓN

Los ga­lle­gos en el Reino Uni­do pa­re­cen no te­mer a las me­di­das pro­pues­tas por Da­vid Ca­me­ron pa­ra po­ner freno al bre­xit. Real­men­te no lo ha­cen por­que no creen que las lle­ve a ca­bo. Con to­do, el pro­yec­to de pri­var de ayu­das so­cia­les ( be­ne­fits) como el ac­ce­so a la vi­vien­da o cré­di­tos fis­ca­les a los emi­gran­tes de la UE ha desata­do opi­nio­nes en­con­tra­das en­tre los miem­bros del co­lec­ti­vo. Al­gu­nos lo in­ter­pre­tan como una me­di­da pro­pa­gan­dís­ti­ca pa­ra ga­nar­se el fa­vor de las ba­ses del par­ti­do, que apo­yan la sa­li­da de la UE. Otros creen que ese no es el re­me­dio a la lle­ga­da de in­mi­gran­tes por­que «la ma­yor par­te no vie­nen por las ayu­das, lo ha­cen por­que ape­nas hay pa­ro». Hay quien ex­pli­ca que, aunque se apli­quen, al que quie­re tra­ba­jar no le afec­ta­rá por­que «hay tra­ba­jo».

ANA TRI­ÑA­NES MAS­CA­TO. (De O Gro­ve). Tra­ba­ja de «hou­se kee­per» en Lon­dres. Lle­gó en el 2012.

Re­co­no­ce que en­tre la co­mu­ni­dad ga­lle­ga en la ciu­dad es­cu­cha opi­nio­nes en­con­tra­das al res­pec­to. Pe­ro ella lo tie­ne cla­ro. Es­tá tran­qui­la por­que cree que no va a afec­tar a los ga­lle­gos que quie­ren tra­ba­jar. «Hay gen­te que lle­ga y ti­ra mu­cho de las ayu­das so­cia­les. Pe­ro quien quie­re tra­ba­jar, en­cuen­tra don­de y pue­de as­cen­der. In­clu­so lo ha­ce al pa­sar de los cua­ren­ta, al­go que en Es­pa­ña no ocu­rre. Las ayu­das pue­den ha­cer fal­ta en un mo­men­to da­do pa­ra des­pe­gar, como un em­pu­jón, pe­ro el que tra­ba­ja no las pre­ci­sa. Lo que ocu­rre a ve­ces es que pa­gan jus­tos por pe­ca­do­res», di­ce.

DUAR­TE ROMERO (Na­rón). Lle­va tres años en Lon­dres, cin­co en Reino Uni­do.

Tie­ne em­pleo en una agen­cia de co­mu­ni­ca­ción y már­ke­ting, en Lon­dres. A su jui­cio, las me­di­das que pre­ten­de im­po­ner el Go­bierno son so­lo pro­pa­gan­da de ca­ra a las ba­ses del par­ti­do que quie­ren sa­lir de la UE: «Hai un de­ba­te im­por­tan­te co te­ma da in­mi­gra­ción e hai al­gúns moi crí­ti­cos coa li­ber­da­de de mo­ve­men­tos», di­ce. Opi­na que es muy com­pli­ca­do sa­ber real­men­te si la olea­da de emi­gran­tes tie­ne que ver con los be­ne­fits. De he­cho, aña­de, úni­ca­men­te un 14 % de los emi­gran­tes de la UE los co­bran. «Creo que é máis pro­pa­gan­da pa­ra dar un­ha ima­xe de du­re­za do que se­rá na reali­da­de. De fei­to den­de que co­me­za­ron os re­cor- tes che­gou máis xen­te de Bul­ga­ria ou Ru­ma­nía, des­pois de que esos paí­ses en­tra­ran na UE .Non ve­ñen po­las axu­das so­ciais, ve­ñen en bus­ca de opor­tu­ni­da­des».

VIC­TO­RIA TRILLO (Ca­ma­ri­ñas). Tra­ba­ja como au­xi­liar de en­fer­me­ría. Lle­gó en 1974 al Reino Uni­do.

Las me­di­das que ha lan­za­do Ca­me­ron son pro­pa­gan­da. Por­que, como di­ce, «non po­de fa­ce­lo e o que pre­ten­de é fa­cer­se o for­te». Al con­tra­rio, aña­de tam­bién, lo que afec­ta de ver­dad a los ga­lle­gos son los re­cor­tes en sa­ni­dad que es­tá ha­bien­do en Reino Uni­do. «¿Po­des crer que, en 2016, dous maio­res non te­ñan ha­bi­ta­ción e es­tean 48 ho­ras nun lu­gar de pa­so?», di­ce.

VI­CEN­TE FI­GUE­ROA (Mos). Em­pre­sa­rio. Vi­ve en Edim­bur­go, adon­de lle­gó ha­ce una dé­ca­da.

«A ver­da­de é que as me­di­das que anun­ciou Ca­me­ron non te­ñen moi­to sen­so. A xen­te non che­ga ao Reino Uni­do po­las axu­das, ve­ñen por­que hai un 5,2 % de pa­ro na­da máis», di­ce. Por eso cree que esa no es la so­lu­ción al te­mor a la lle­ga­da de in­mi­gran­tes. «Ou pe­chan as fron­tei­ras ou vai con­ti­nuar ocu­rrin­do. Aquí no Reino Uni­do hai moi­tos crí­ti­cos, non vai fa­cer na­da», apun­ta.

JAI­ME IM­BER­NÓN Na­ció en Frank­furt, pe­ro es de as­cen­den­cia ga­lle­ga. Em­pre­sa­rio. Vi­ve en Edim­bur­go.

Re­co­no­ce que las ayu­das so­cia­les vie­nen bien pa­ra em­pe­zar cuan­do uno lle­ga a Reino Uni­do. Por eso cree que las me­di­das de Ca­me­ron pue­den per­ju­di­car a quie­nes lle­gan aho­ra. El problema, ob­ser­va, es que la pi­ca­res­ca de al­gu­nos ha pro­vo­ca­do que mu­cha gen­te es­té en con­tra de que se man­ten­gan. «Co­noz­co el ca­so de una re­fu­gia­da de la gue­rra de Ruan­da que lle­gó en los no­ven­ta. Aho­ra vi­ve en Ho­lan­da con el ma­ri­do que tra­ba­ja en una gran em­pre­sa, pe­ro de vez en cuan­do vie­ne a Reino Uni­do pa­ra man­te­ner la ayu­da», po­ne como ejem­plo de lo que pue­de ocu­rrir. De to­das for­mas, ma­ti­za que al Reino Uni­do «vie­nen por­que hay tra­ba­jo y la em­pre­sa de aquí pre­ci­sa esa mano de obra».

CHA­RO SÁN­CHEZ JIMÉNEZ Ca­sa­da con un in­glés. Lle­va cer-

ca de 45 años en Reino Uni­do.

Cree que lo que pre­ten­de Ca­me­ron «es ile­gal». Y aña­de: «Ha­brá que ver si lo aprue­ban los otros paí­ses, si se lee el small print, como se di­ce aquí, no se lo van a apro­bar, pues abre las puer­tas pa­ra que los otros paí­ses de la co­mu­ni­dad eu­ro­pea ha­gan lo mis­mo con los emi­gran­tes que les lle­guen». Tan­to ella como los ga­lle­gos que co­no­ce quie­ren con­ti­nuar en la UE.

ISAAC XU­BÍN Es­cri­tor y tra­duc­tor.

Di­ce que el Go­bierno de Ca­me­ron in­ten­ta apro­ve­char «a tre­men­da de­bi­li­da­de do la­bo­ris­mo (so­bre to­do des­pois dos desas­tro­sos re­sul­ta­dos en Es­co­cia) pa­ra exer­cer un­has po­lí­ti­cas que fa­vo­re­zan a de­ter­mi­na­dos po­de­res eco­nó­mi­cos que sa­can par­ti­do dos re­cor­tes e, so­bre to­do, das pri­va­ti­za­cións». Aña­de que el con­tex­to eco­nó­mi­co es una ex­cu­sa muy po­bre pa­ra re­cor­tar ayu­das, por­que el ma­yor in­cre­men­to de ellas fue jus­to des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Y aña­de: «Por ou­tra ban­da, o SNP é o que ten máis opor­tu­ni­da­de de sa­car me­llor ré­di­to de to­do»,

M.F./ A.A.

Ga­lle­gos en Reino Uni­do. En la ima­gen su­pe­rior Vi­cen­te Fi­gue­roa y Jai­me. Aba­jo, a la iz­quier­da, Ana Tri­ña­nes. A la de­re­cha, Duar­te Romero

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.