Por qué Asad ata­ca Ale­po

Miguel-An­xo Mu­ra­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

Po­co ha du­ra­do la con­fe­ren­cia de paz de Ginebra con­vo­ca­da pa­ra po­ner fin al con­flic­to de Si­ria. Tan so­lo unos días. Staf­fan de Mis­tu­ra, el vo­lun­ta­rio­so me­dia­dor de la ONU que la di­ri­ge, ha­bla de una sus­pen­sión «tem­po­ral», como si se tra­ta­se de un re­ce­so. En reali­dad, se tra­ta de una ba­ta­lla. Los yiha­dis­tas si­rios la lla­ma­ron «la ma­dre de to­das las ba­ta­llas» cuan­do la iban ga­nan­do: es la lu­cha por Ale­po, la se­gun­da ciu­dad de Si­ria, su ca­pi­tal co­mer­cial y la lla­ve que abre el nor­te del país, que se ha reanu­da­do con to­da su fie­re­za.

¿Por qué ha de­ci­di­do el Go­bierno si­rio lan­zar su ofen­si­va en Ale­po aho­ra, jus­to cuan­do co­men­za­ba la reunión de Ginebra? En par­te ha si­do impaciencia con las con­ver­sa­cio­nes, en­zar­za­das en los pre­li­mi­na­res, pe­ro so­bre to­do es fru­to de una ne­ce­si­dad tác­ti­ca. El Fren­te Al Nus­ra (Al Qai­da), que se ha­bía re­ple­ga­do ha­ce tiem­po a su bas­tión de Id­lib, al su­r­oes­te, lle­va­ba ya unas se­ma­nas re­for­zan­do su pre­sen­cia en Ale­po y en­tre los man­dos si­rios exis­tía la cer­te­za de que se pre­pa­ra­ba una ofen­si­va pa­ra ali­viar la pre­sión que es­tá ejer­cien­do el ejér­ci­to si­rio so­bre Id­lib. Da­mas­co ha de­ci­di­do pa­sar a la ac­ción, aún sa­bien­do que es­to su­po­nía sa­cri­fi­car la con­fe­ren­cia de paz, que a la lar­ga se le pre­sen­ta­ba de ca­ra. Por des­gra­cia, en la gue­rra es siem­pre más útil ga­nar ba­ta­llas que con­ver­sa­cio­nes.

De mo­men­to, el ejér­ci­to si­rio, con el apo­yo aé­reo ru­so, es­tá ga­nan­do. Ayer ha­bía lo­gra­do ya li­be­rar Nub­bol y az-Zah­raa, dos lo­ca­li­da­des chiíes que lle­va­ban más de tres años ase­dia­das. Y lo más im­por­tan­te es que, de pa­so, ha cor­ta­do la lí­nea de abas­te­ci­mien­to por la que los re­bel­des de Ale­po re­ci­bían ar­mas des­de Tur­quía. Es una es­pec­ta­cu­lar vuel­ta de las tor­nas: du­ran­te más de un año, fue­ron las tro­pas del Go­bierno, y sus mi­li­cias alia­das cris­tia­nas y ar­me­nias, las que pa­de­cie­ron un du­ro ase­dio en Ale­po; aho­ra son los re­bel­des quie­nes es­tán atra­pa­dos. Las decenas de mi­les de re­fu­gia­dos que se han pues­to ca­mino de la fron­te­ra tur­ca son en su ma­yo­ría cam­pe­si­nos su­níes de los al­re­de­do­res de Ale­po que no quie­ren que­dar­se cer­ca­dos.

Ese nue­vo ase­dio de Ale­po to­da­vía pue­de ser lar­go, pe­ro sus consecuencias son ya im­por­tan­tes. Se tra­ta del úl­ti­mo bas­tión que po­see el Ejér­ci­to Si­rio Li­bre, la úni­ca mi­li­cia (re­la­ti­va­men­te) mo­de­ra­da de la opo­si­ción. Que­da así fue­ra de jue­go pa­ra el res­to del con­flic­to, de­jan­do al Fren­te Al Nus­ra, la fi­lial de Al Qai­da, como la úni­ca fuer­za opues­ta a Asad en el oes­te del país. El ejér­ci­to si­rio, aho­ra con las ma­nos más li­bres, pue­de ir a por Al Nus­ra o pue­de lan­zar una ofen­si­va ha­cia el oes­te, ha­cia Ra­qa, la ca­pi­tal del Es­ta­do Is­lá­mi­co...

El nom­bre ya lo ha­cía pre­sa­giar: «La ma­dre de to­das las ba­ta­llas» no ha en­gen­dra­do sino más ba­ta­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.