El aco­so es­co­lar se dis­pa­ra en ni­ños de infantil y pri­ma­ria, aler­tan los psi­có­lo­gos

En se­cun­da­ria, el 7 % de los alum­nos ga­lle­gos ad­mi­ten ha­ber hu­mi­lla­do a otros en In­ter­net

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - ALFONSO AN­DRA­DE

La re­vi­sión del ca­so de Die­go Gon­zá­lez, un ni­ño de 11 años que se sui­ci­dó el pa­sa­do mes de oc­tu­bre en Le­ga­nés por­que su­fría pre­sun­ta­men­te aco­so es­co­lar, es­tá mo­vi­li­zan­do a edu­ca­do­res, psi­có­lo­gos y Ad­mi­nis­tra­ción en un nue­vo in­ten­to de co­ger por los cuer­nos un problema de en­ver­ga­du­ra que em­pie­za a des­con­cer­tar a todos ellos por su ge­ne­ra­li­za­ción. Así, mien­tras el Go­bierno en fun­cio­nes pre­sen­ta­ba el pa­sa­do 22 de enero el bo­rra­dor del Plan Es­tra­té­gi­co de Con­vi­ven­cia Es­co­lar, que ha de­ja­do bas­tan­te fríos a los pro­fe­sio­na­les, los psi­có­lo­gos han em­pe­za­do a aler­tar de que el problema de Die­go no es ex­cep­cio­nal y que el aco­so es­co­lar, que ya coin­ci­de en la ma­yo­ría de los ca­sos con ci­be­ra­co­so (a tra­vés de In­ter­net), es un fe­nó­meno en expansión que afec­ta a ni­ños ca­da vez más jó­ve­nes.

NUE­VO MO­DE­LO Tam­bién en los más pe­que­ños.

«El aco­so no es igual que ha­ce diez años. Se ha he­cho más pro­ble­má­ti­co, más da­ñino», sos­tie­ne Jo­sé An­to­nio Luen­go, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Camilo Jo­sé Ce­la, de Ma­drid, y uno de los ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas de Es­pa­ña en es­te fe­nó­meno. «Aho­ra estamos vien­do que lle­ga a ni­ños de 8 a 10 años, que an­tes no en­tra­ban en ese es­ce­na­rio. Por des­gra­cia, las in­fluen­cias no­ci­vas, los malos mo­de­los, aca­ban lle­gan­do a los más pe­que­ños», la­men­ta.

Ara­ce­li Oña­te, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de In­no­va­ción Edu­ca­ti­va y Desa­rro­llo Di­rec­ti­vo, con­fir­ma es­ta ten­den­cia: «En los úl­ti­mos dos o tres años he­mos asis­ti­do a un au­men­to ex­po­nen­cial de aco­so e in­clu­so abu­so por par­te de ni­ños de pri­ma­ria a ni­ños más pe­que­ños que ellos, so­bre to­do de infantil. Cha­va­les de 12 y 13 años que abu­san de otros mu­cho más chi­cos». Es, en su opi­nión, «una nue­va for­ma de aco­so» que se mez­cla «con el abu­so» y se ade­re­za «con si­tua­cio­nes gra­ves de ley del si­len­cio y todos con­tra uno».

IN­CI­DEN­CIA Más ca­sos de 3.º a 5.º de pri­ma­ria.

Iña­ki Pi­ñuel es psi­có­lo­go, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá, tie­ne va­rias pu­bli­ca­cio­nes so­bre aco­so es­co­lar y fue di­rec­tor del in­for­me Cis­ne­ros, un es­tu­dio so­bre es­te problema rea­li­za­do en­tre 25.000 ni­ños de 14 au­to­no­mías. «Ya cuan­do me­di­mos es­te asun­to —ex­pli­ca— nos di- mos cuen­ta de que el por­cen­ta­je de aco­so se re­du­ce con la ma­du­rez, y que don­de es­tá el ma­yor nú­me­ro de ni­ños afec­ta­dos es en 3.º, 4.º y 5.º de pri­ma­ria».

LOS DA­TOS ¿Cuán­tos me­no­res aco­san y son aco­sa­dos?

Las ci­fras de­pen­den de que con­si­de­re­mos el aco­so le­ve o el se­ve­ro. Si in­clui­mos los dos —no siem­pre es fá­cil iden­ti­fi­car la fa­se ini­cial—, va­rios es­tu­dios, como por ejem­plo el Cis­ne­ros, ha­blan de un 24 %. Es de­cir, uno de cua­tro es­co­la­res su­fri­ría al­gún ti­po de aco­so. Si nos ce­ñi­mos al se­ve­ro, «la hor­qui­lla ra­zo­na­ble, se­gún todos los tra­ba­jos, se si­túa en­tre el 5 y el 10 %, que ya es un dato muy ele­va­do», pre­ci­sa Jo­sé An­to­nio Luen­go. El in­for­me de re­fe­ren­cia en Ga­li­cia, coor­di­na­do por el Va­le­dor do Po­bo, la Xun­ta, Am­te­ga y la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go en­tre 44.000 es­tu­dian­tes de 12 a 17 años, en­ca­ja en esa hor­qui­lla: El 8,9 % de los en­cues­ta­dos ad­mi­ten ha­ber­se sen­ti­do ame­na­za­dos, aco­sa­dos o hu­mi­lla­dos a tra­vés de In­ter­net en el pla­zo de un año. Y ade­más, un 6,8 % re­co­no­ce ha­ber ame­na­za­do, aco­sa­do o hu­mi­lla­do a otros.

EL PLAN ES­TRA­TÉ­GI­CO Es­cep­ti­cis­mo en­tre los pro­fe­sio­na­les.

El Go­bierno en fun­cio­nes aca­ba de pre­sen­tar el bo­rra­dor de un Plan Es­tra­té­gi­co de Con­vi­ven­cia Es­co­lar que in­clu­ye una guía pa­ra pa­dres, for­ma­ción de do­cen­tes y has­ta un nú­me­ro de te­lé­fono de aten­ción al aco­sa­do. Los pro­fe­sio­na­les lo han re­ci­bi­do con es­cep­ti­cis­mo. «Ca­da vez que un ni­ño se sui­ci­da por es­te te­ma sa­le el Go­bierno con un plan con­tra el aco­so es­co­lar, pe­ro sin me­di­das con­cre­tas —se que­ja Pi­ñuel—. Ha si­do así des­de el 2004, pe­ro fal­ta siem­pre una vo­lun­tad real de me­dir pre­ven­ti­va­men­te el aco­so en ca­da au­la». Ara­ce­li Oña­te coin­ci­de con es­to y di­ce que «so­lo se­re­mos efi­ca­ces pre­gun­ta­do a ca­da ni­ño me­dian­te en­cues­tas». Y ma­ti­za Pi­ñuel que mien­tras no se ha­ga, la si­tua­ción se­rá «irre­ver­si­ble».

Pa­ra Luen­go, que va­lo­ra «cual­quier ini­cia­ti­va que dé vi­si­bi­li­dad al fe­nó­meno, como el plan mi­nis­te­rial», re­cuer­da que, en Fin­lan­dia, todos los años son obli­ga­to­rias «diez se­sio­nes de tra­ba­jo so­bre el aco­so es­co­lar en ca­da cla­se». En ese país nór­di­co tra­ba­jan «so­bre las com­pe­ten­cias emo­cio­na­les y, por tan­to, con la pre­ven­ción», y cree que «por ahí de­be­rían in­ci­dir los pla­nes». Su­gie­re ade­más otra lí­nea a se­guir: «El problema no es que ha­ya agre­sor y agre­di­do, sino que los ob­ser­va­do­res de­mos un pa­so al fren­te y de­fen­da­mos a la víc­ti­ma». Por eso, la so­lu­ción «no es un te­lé­fono», sino con­ver­tir el co­le­gio «en un cen­tro de con­vi­ven­cia y coope­ra­ción».

Jor­ge Flo­res, di­rec­tor de la ini­cia­ti­va Pan­ta­lla­sA­mi­gas, acep­ta tam­bién el plan es­ta­tal, pe­ro ad­vier­te de que «por las com­pe­ten­cias del Es­ta­do no se­rá igual pa­ra to­das las co­mu­ni­da­des». Su­gie­re ade­más que «ca­da cen­tro de­be te­ner su pro­pio plan pa­ra la pro­mo­ción de la con­vi­ven­cia».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.