La me­ca del sánd­wich de pastrami

El Car­ne­gie De­li, to­da una ins­ti­tu­ción en la Gran Man­za­na, pre­pa­ra su reaper­tu­ra tras ser clau­su­ra­do por ro­bar gas y afron­tar el tor­tuo­so di­vor­cio de su pro­pie­ta­ria

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - JA­VIER AR­MES­TO

En Broad­way Danny Ro­se, esa jo­ya es­con­di­da de la fil­mo­gra­fía de Woody Allen, el pro­ta­go­nis­ta aca­ba re­ci­bien­do el ma­yor ho­nor que a uno le pue­den ha­cer en la me­ca de en­ter­tain­ment: le po­nen su nom­bre a un sánd­wich en el Car­ne­gie De­li, pro­ba­ble­men­te el res­tau­ran­te más fa­mo­so de Nue­va York. Lo­ca­li­za­do en el nú­me­ro 854 de la 7.ª Ave­ni­da, muy pró­xi­mo a la sa­la de con­cier­tos de la que to­ma el nom­bre, el Car­ne­gie Hall, es­ta ca­sa de co­mi­das y tien­da de­li­ca­te­sen lle­va ce­rra­da des­de el pa­sa­do mes de abril des­pués de una se­rie de su­ce­sos que a pun­to ha es­ta­do de aca­bar con ocho dé­ca­das de his­to­ria en la Gran Man­za­na.

El Car­ne­gie De­li abrió en 1937 como un tí­pi­co es­ta­ble­ci­mien­to ju­dío que ofre­cía a los clien­tes, ma­yo­ri­ta­ria­men­te in­mi­gran­tes, es­pe­cia­li­da­des de la co­ci­na kos­her. En­tre ellas, la de­li­cio­sa so­pa de bo­las de matz­hoh, ela­bo­ra­das con ha­ri­na, hue­vos, gra­sa, sal y pi­mien­ta y que es una co­mi­da pro­pia del Pé­saj o Pas­cua ju­día. Hoy si­gue sien­do uno de los pla­tos es­tre­lla, jun­to a otros de raí­ces pu­ra­men­te nor­te­ame­ri­ca­nas como la clá­si­ca ham­bur­gue­sa (de car­ne muy se­ca, ca­si des­hi­dra­ta­da, y acom­pa­ña­da de grue­sos pe­pi­ni­llos) o la tar­ta chee­se­ca­ke.

Pe­ro la es­tre­lla de la carta, por la que los tu­ris­tas son ca­pa­ces de guar­dar co­la du­ran­te más de una ho­ra en la ca­lle in­clu­so en pleno in­vierno, es el sánd­wich de pastrami. Es­te em­bu­ti­do ela­bo­ra­do con car­ne ro­ja de ter­ne­ra se so­me­te a un mi­nu­cio­so pro­ce­so de sal­mue­ra, se le aña­den di­ver­sas es­pe­cias y fi­nal­men­te se ahú­ma. En el Car­ne­gie co­lo­can una por­ción de 400 gra­mos en­tre dos mi­nús­cu­las re­ba­na­das de pan, dan­do como re­sul­ta­do un mons­truo que los clien­tes di­fí­cil­men­te pue­den ter­mi­nar­se, por lo que sue­len com­par­tir­lo o pe­dir una doggy bag pa­ra lle­vár­se­lo a ca­sa. El le­ma del res­tau­ran­te es: «Si pue­des aca­bar tu co­mi­da, he­mos he­cho al­go mal».

Des­de que en 1984 Woody Allen ro­da­ra allí va­rias es­ce­nas de su pe­lí­cu­la, el sánd­wich de pastrami lle­va el nom­bre del di­rec­tor neo­yor­quino. Su fo­to au­to­gra­fia­da cuel­ga en las pa­re­des del Car­ne­gie jun­to a las de mu­chas otras ce­le­bri­da­des, lo que con­tri­bu­ye a au­men­tar el gla­mur del lo­cal, de­co­ra­do de for­ma sen­ci­lla y que tam­bién des­pa­cha co­mi­da pre­pa­ra­da pa­ra lle­var.

Pe­ro un su­ce­so for­tui­to echó por tie­rra el año pa­sa­do bue­na par­te de la repu­tación del Car­ne­gie. Una ex­plo­sión de gas ocu­rri­da el 26 de mar­zo del 2015 en un edi­fi­cio del East Vi­lla­ge pro­vo­có dos muer­tos y una vein­te­na de he­ri­dos, ade­más de un in­cen­dio que des­tru­yó com­ple­ta­men­te tres in­mue­bles ad­ya­cen­tes. La cau­sa fue una to­ma ile­gal en la con­duc­ción del gas y las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les or­de­na­ron una ins­pec­ción ma­si­va de es­tas ins­ta­la­cio­nes. Y uno de los pri­me­ros en caer fue la me­ca del sánd­wich de pastrami.

Aman­te tai­lan­de­sa

Du­ran­te va­rios me­ses los in­qui­li­nos del edi­fi­cio don­de se ubi­ca el es­ta­ble­ci­mien­to han vi­vi­do sin gas, aunque en di­ciem­bre pa­sa­do se res­ta­ble­ció el agua ca­lien­te y la ca­le­fac­ción, y el pró­xi­mo lu­nes es­tá pre­vis­to que se dis­pon- ga tam­bién de su­mi­nis­tro pa­ra co­ci­nar. Es­to per­mi­ti­ría re­abrir el Car­ne­gie De­li, que, no obs­tan­te, ha te­ni­do que ha­cer fren­te en es­te tiem­po a otro problema: el com­pli­ca­do di­vor­cio de su pro­pie­ta­ria. Ma­rian Har­per y Sandy Le­vi­ne pu­sie­ron fin a 22 años de ma­tri­mo­nio en sep­tiem­bre pa­sa­do. Lle­va­ban ti­rán­do­se los tras­tos a la ca­be­za des­de el 2011, cuan­do ella des­cu­brió que su ma­ri­do se de­di­ca­ba a re­ti­rar ile­gal­men­te fon­dos del Car­ne­gie (ocu­pa­ba el pues­to de ge­ren­te) pa­ra in­gre­sar­los en la cuen­ta de su aman­te, de ori­gen tai­lan­dés y due­ña a su vez de otros res­tau­ran­tes en la Gran Man­za­na.

Lo peor de to­do fue que Sandy no so­lo le trans­fi­rió di­ne­ro a su nue­va ami­ga —un to­tal de 10 mi­llo­nes de dó­la­res—, sino tam­bién al­gu­nas de sus re­ce­tas, en­tre ellas las del pastrami y la tar­ta de que­so. Y es­to fue de­ma­sia­do pa­ra Ma­rian, que se se­pa­ró de su es­po­so, aunque le pa­ga­ba una pen­sión ali­men­ti­cia de 11.500 dó­la­res al mes. Pe­ro tras el cie­rre del Car­ne­gie a raíz del in­ci­den­te del gas, le cor­tó el gri­fo y Sandy se avino a ne­go­ciar. Como en una co­me­dia del ge­nial Allen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.