Tai­lan­dia in­ten­ta re­di­mir­se de su pes­ca ile­gal pa­ra se­guir ex­por­tan­do a la UE

Crea le­yes y au­men­ta el con­trol pa­ra no te­ner la tar­je­ta ro­ja que le ve­ta­ría a los 28

La Voz de Galicia (Ourense) - - Marítima - ES­PE ABUÍN

Tai­lan­dia ha he­cho pro­gre­sos en la lu­cha con­tra la pes­ca ile­gal y quie­re que lo se­pa to­do el mundo. Así es que, apar­te de di­fun­dir in­for­mes so­bre todos los avan­ces en le­gis­la­ción y con­trol pes­que­ro en dis­tin­tas ins­tan­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas, Bang­kok ha mo­vi­li­za­do a sus em­ba­ja­das pa­ra que ha­gan lle­gar a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, des­de los de ám­bi­to ge­ne­ral has­ta los de ca­rác­ter más lo­cal e, in­clu­so, es­pe­cia­li­za­dos, una re­la­ción de ac­tua­cio­nes pa­ra fre­nar una la­cra por la que la Unión Eu­ro­pea le ha sa­ca­do tar­je­ta ama­ri­lla. Con esa amo­nes­ta­ción, la Co­mi­sión Eu­ro­pea dio un ul­ti­má­tum a Tai­lan­dia: o se po­nía fir­me con­tra la pes­ca ile­gal o le ex­hi­bi­ría una tar­je­ta ro­ja con la que los 28 de­ja­rían de com­prar­le no so­lo sus prin­ci­pa­les es­pe­cia­li­da­des, atún y gam­bas, sino tam­bién cual­quier otro pro­duc­to sa­li­do de su mar.

Es­to es, que si en los seis me­ses que Eu­ro­pa le ha da­do de pla­zo el asun­to pa­sa del ama­ri­llo al co­lo­ra­do, Tai­lan­dia per­de­ría unos clien­tes a los que aho­ra fac­tu­ra en torno a 736 mi­llo­nes de eu­ros, da­do que las ex­por­ta­cio­nes pes­que­ras del país asiá­ti­co a la UE re­pre­sen­tan el 10 % de las ven­tas al ex­te­rior to­ta­les, que se mue­ven so­bre los 7.000 mi­llo­nes.

Ima­gen da­ña­da

Pue­de que la can­ti­dad no sea exa­ge­ra­da, pe­ro a la pér­di­da de mer­ca­do ha­bría que su­mar el da­ño que ese cie­rre de puer­tas co­mu­ni­ta­rio su­pon­dría pa­ra la ima­gen del que es el ter­cer ex­por­ta­dor mun­dial de pro­duc­tos pes­que­ros. Má­xi­me cuan­do Es­ta­dos Uni­dos tam­bién ha in­clui­do al país en una lis­ta ne­gra por no ha­cer lo su­fi­cien­te pa­ra abor­dar lo que de­fi­ne como «per­sis­ten­tes» abu­sos la­bo­ra­les en el sec­tor pes­que­ro.

Esa ame­na­za sur­tió efec­to en el sen­ti­do de que el Go­bierno tai­lan­dés se pu­so de in­me­dia­to ma­nos a la obra pa­ra cum­plir los de­be­res im­pues­tos por la Co­mi­sión Eu­ro­pea: im­ple­men­tar un sis­te­ma de con­trol de sus em­bar­ca­cio­nes y me­jo­rar la vigilancia de sus aguas y las ad­ya­cen­tes, in­tro­du­cir en la le­gis­la­ción na­cio­nal me­di­das di­ri­gi­das a fre­nar la pes­ca ile­gal y en­du­re­cer los cas­ti­gos con­tra quie­nes ejer­cie­sen la ac­ti­vi­dad pes­que­ra de for­ma ilí­ci­ta.

¿Y qué ha he­cho? Lo pri­me­ro ha si­do crear el Cen­tro de Man­do de Lu­cha con­tra la Pes­ca Ile­gal (CCCIF), de­pen­dien­te de la Ar­ma­da Real Tai­lan­de­sa, y es­ta­ble­cer 28 pun­tos de con­trol en otros tan­tos puer­tos de 22 pro­vin­cias cos­te­ras (de­no­mi­na­dos Pi­Po), pa­ra me­jo­rar la ins­pec­ción de los bar­cos de más de 30 to­ne­la­das. Y se han for­ma­do sie­te gru­pos de tra­ba­jo pa­ra apli­car las re­co­men­da­cio­nes de la UE.

En lo que res­pec­ta a la le­gis-

la­ción, han apro­ba­do una ley de pes­ca con 176 artículos que en­tró en vi­gor en no­viem­bre pa­sa­do y se han re­for­ma­do de for­ma ur­gen­te otras 52 dis­po­si­cio­nes pa­ra en­du­re­cer la lu­cha con­tra la pes­ca ile­gal.

Ex­plo­ta­ción la­bo­ral e infantil

Apar­te de in­cre­men­tar la coope­ra­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, tam­bién han re­for­za­do las ins­pec­cio­nes en los bar­cos y en fá­bri­cas de pro­ce­sa­do de pes­ca­do, se han ins­ta­la­do sis­te­mas de se­gui­mien­to por sa­té­li­te a los bu­ques de más de 60 to­ne­la­das, se han prohi­bi­do tem­po­ral­men­te los trans­bor­dos en al­ta mar, se ha re­gu­la­ri­za­do a los in­mi­gran­tes ile­ga­les y se han dic­ta­do nor­mas que prohí­ben tra­ba­jar en el sec­tor a me­no­res de 18 años.

Y es que los abu­sos la­bo­ra­les y la ex­plo­ta­ción infantil fi­gu­ran en­tre los prin­ci­pa­les re­pro­ches que ha­cen tan­to or­ga­ni­za­cio­nes del sec­tor como or­ga­nis­mos hu­ma­ni­ta­rios. En es­to tam­bién se ha es­for­za­do Tai­lan­dia y en los úl­ti­mos días más de 100 per­so­nas fue­ron de­te­ni­das por ex­plo­ta­ción y se res­ca­tó a 130.

¿Es su­fi­cien­te? Se verá. Hay ob­je­ti­vos que sí ha cum­pli­do o ca­si y hay otros en los que aún co­jea. Aho­ra, a Tai­lan­dia so­lo le que­da es­pe­rar el re­sul­ta­do del exa­men que los fun­cio­na­rios de la UE rea­li­za­ron en enero y cru­zar los de­dos pa­ra que pa­se des­aper­ci­bi­da la hui­da del Tais­han, un bu­que pi­ra­ta su­pues­ta­men­te vin­cu­la­do a ar­ma­do­res ga­lle­gos, que aban­do­nó las aguas sin que los fun­cio­na­rios se en­te­ra­sen o se qui­sie­sen en­te­rar.

SEA SHEP­HERD

El «Kun­lun», ya como «Tais­han», es­tu­vo re­te­ni­do en Tai­lan­dia, de don­de hu­yó con im­pu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.