Tras las com­po­si­cio­nes ocul­tas del crí­ti­co co­ru­ñés Ju­lio An­dra­de

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura -

lí­ri­cos a la mú­si­ca que re­fle­ja los as­pec­tos más su­ti­les de la poe­sía. Y mues­tra un in­te­li­gen­te tra­ta­mien­to de la es­cri­tu­ra vo­cal y una gran so­fis­ti­ca­ción del lenguaje pia­nís­ti­co».

En­se­gui­da él y Ale­jan­dro Za­ba­la, el pianista con quien el can­tan­te colabora a me­nu­do, vie­ron que «se tra­ta­ba de una es­cri­tu­ra mu­si­cal ela­bo­ra­da, na­da que ver con lo sim­ple, lo dul­zón». Es un cor­pus bre­ve, in­te­gra­do por un trío de cuer­da, una re­vi­sión ar­mó­ni­ca del himno ga­lle­go pa­ra or­ques­ta de cá­ma­ra, co­ro y voz so­lis­ta, y 13 can­cio­nes —so­bre al­gu­nos tex­tos pro­pios y otros de au­to­res como Xo­sé Díaz Xá­co­me, Pon­dal, Cu­rros o Ci­priano To­rre En­ci­so—. ¿Y có­mo es es­ta mú­si­ca? «Tra­di­cio­nal, sí, to­nal, sí; pe­ro, ojo —ad­vier­te Pi­xán—, no ha­bla­mos de unas can­cion­ci­llas. A Ale­jan­dro y a mí nos que­dó cla­ro que ha­bía que gra­bar aque­lla obra, sa­car­la del lim­bo del pa­pel; los ho­me­na­jes al au­tor de­ben ser en vi­da».

Con su com­pa­ñía, An­dan­te Pro­duc­cio­nes Cul­tu­ra­les, el te­nor pre­pa­ra el dis­co —que quie­re acom­pa­ñar de con­cier­tos— que con­ten­drá la obra in­te­gral de An­dra­de Mal­de por­que «el pú­bli­co me­re­ce co­no­cer es­tas mú­si­cas hur­ta­das a la vis­ta du­ran­te años». Pa­ra lle­var el ma­te­rial al es­tu­dio so­lo fal­ta ase­gu­rar la fi­nan­cia­ción del pro­yec­to; y con ese fin ya ha ini­cia­do con­ver­sa­cio­nes con las Ad­mi­nis­tra­cio­nes y al­gu­nas fun­da­cio­nes ga­lle­gas.

Ju­lio An­dra­de se con­fie­sa ilu­sio­na­do como un crío an­te la po­si­bi­li­dad de ver su obra gra­ba­da: «Yo, que a mi edad —di­ce no sin cier­ta iro­nía—, ape­nas he es­tre­na­do tres o cua­tro pie­zas». Sin em­bar­go, lo to­ma «con mu­cha fi­lo­so­fía» y la na­tu­ra­li­dad pro­pia de quien lle­va to­da una exis­ten- cia con el gus­to por la com­po­si­ción —des­de los 17 años, an­tes in­clu­so que la crí­ti­ca—, y de for­ma au­to­di­dac­ta, «como un hobby, por­que las ne­ce­si­da­des de la vi­da te mar­ca­ron otras prio­ri­da­des».

Lo su­yo «es to­tal­men­te vo­ca­cio­nal» y na­ce de la gran afi­ción a la mú­si­ca que ha­bía en su fa­mi­lia. Eso y los es­tu­dios re­gu­la­res en aquel Con­ser­va­to­rio de A Co­ru­ña en los años 50, en Rie­go de Agua. Ah, y no ol­vi­da a Ma­ru­ja Gaos, gran pro­fe­so­ra que le en­se­ñó los ru­di­men­tos, y las cla­ses en la Es­cue­la de Canto de Bi­bia­na Pé­rez, so­prano en el Tea­tro Real.

El mundo de ha­ce 60 años era muy dis­tin­to, re­me­mo­ra, y «re­sul­ta­ba ca­si im­po­si­ble es­tre­nar una obra y muy di­fí­cil ha­cer­se ca­mino». ¿Y aho­ra? Más va­le tar­de...

MAR­COS MÍGUEZ

Ju­lio An­dra­de Mal­de, en su ca­sa de Olei­ros, A Co­ru­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.