Blan­qui­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Galicia - Ta­ba­rés

e to­das las his­to­rias de es­tos días, la de Blan­ca Bó­ve­da, la mu­sa de la ge­ne­ra­ción per­di­da, la be­lla vi­la­no­ve­sa de pre­mo­ni­to­rio nom­bre, ha si­do la más re­ve­la­do­ra. La pe­ri­pe­cia de es­ta da­ma blan­ca, des­co­no­ci­da pa­ra ca­si todos fue­ra del uni­ver­so de Arou­sa, ha trans­mi­ti­do des­de el pe­rió­di­co la tem­pe­ra­tu­ra de la gen­te real fren­te a la si­nuo­sa y ago­ta­do­ra re­pre­sen­ta­ción en la que vi­ve ins­ta­la­da des­de ha­ce un tiem­po la po­lí­ti­ca. Cuan­to más con­tun­den­te re­sue­na el tes­ti­mo­nio de es­ta mu­jer que po­día ser tan­tas otras, más evi­den­te se nos pre­sen­ta la fu­ti­li­dad de quie­nes ca­carean su preo­cu­pa­ción por los ciu­da­da­nos cuan­do lo que en reali­dad ana­li­zan es el mo­vi­mien­to tác­ti­co más acer­ta­do pa­ra que su par­ti­do sa­que ré­di­to de la dia­bó­li­ca en­co­mien­da que de­ja­ron las ur­nas.

Blan­qui­ta mo­ría es­ta semana. Su bio­gra­fía nos de­ja el po­so amar­go que mu­chas ve­ces des­ti­la la vi­da. Hay gru­pos de se­res hu­ma­nos a los que la exis­ten­cia se les re­tuer­ce. Mu­chos de esos vi­vie­ron en aque­llos con­mo­ve­do­res ochen­ta y pa­ga­ron una fac­tu­ra ex­ce­si­va. Pue­de, ade­más, que los muer­tos fue­ran los más lis­tos, o los más au­da­ces, o los más sen­si­bles o los más con­mo­ve­do­res. Pue­de que en reali­dad esa im­pre­sión sea so­lo nos­tal­gia de la ju­ven­tud, la fuer­za más arro­lla­do­ra de la na­tu­ra­le­za, le­tal si no la go­bier­nas con pul­so. Todos los que en­ton­ces ya es­tá­ba­mos aquí he­mos co­no­ci­do a mu­chas Blan­cas, a he­roí­nas her­mo­sas que aca­ba­ron en el sue­lo de un cuar­to de ba­ño o con la de­men­cia pri­me­ra de aque­lla ex­tra­ña en­fer­me­dad que un día em­pe­zó a lle­var­se a los que ya ha­bían aban­do­na­do el wild si­de.

Hay his­to­rias que son ca­te­go­rías. Hay re­la­tos bre­ves que ex­pli­can en mil ca­rac­te­res a to­da una ge­ne­ra­ción. Hay na­rra­cio­nes que te ins­ta­lan en la amargura y te de­vuel­ven to­das las ju­ga­rre­tas que tan­tas ve­ces acom­pa­ñan a la exis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.