El pa­pel re­sis­te en los juz­ga­dos a pe­sar de los avan­ces te­le­má­ti­cos

Los reite­ra­dos fa­llos del sis­te­ma son mo­ti­vo de crí­ti­ca por par­te de los pro­fe­sio­na­les

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense - P. SEOANE

Los avan­ces en la im­plan­ta­ción de sis­te­mas in­for­má­ti­cos en la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, par­ti­cu­lar­men­te en lo que afec­ta a las co­mu­ni­ca­cio­nes por vía te­le­má­ti­ca, son evi­den­tes. Pe­ro tam­bién los son los fa­llos. «Lle­ga a ser de­ses­pe­ran­te, es­tar de­lan­te de la pan­ta­lla es­pe­ran­do, y es­pe­ran­do, a te­ner lí­nea pa­ra po­der re­gis­trar un do­cu­men­to», di­ce Ri­car­do Ga­rri­do, el de­cano del Co­le­gio de Pro­cu­ra­do­res de Ou­ren­se, que se mues­tra muy crí­ti­co. Lex­Net, el sis­te­ma ope­ra­ti­vo, ca­re­ce de ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra ha­cer fren­te a la reali­dad, se­gún ra­zo­na es­te pro­fe­sio­nal, que ve có­mo, día a día, se re­pro­du­cen los atas­cos. Y hay que vol­ver al sis­te­ma clá­si­co del pa­pel y el se­llo en el de­ca­na­to, con el fin de ga­ran­ti­zar de­re­chos y pla­zos.

No de­ja de re­sal­tar Ga­rri­do Rodríguez que la co­la­bo­ra­ción y el buen en­ten­di­mien­to con los fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia con­tri­bu­ye a evi­tar con­flic­tos. En su opi­nión, una in­ter­pre­ta­ción es­tric­ta de las exi­gen­cias so­bre la vía te­le­má­ti­ca se­ría fuen­te de con­flic­tos.

Tam­bién los fun­cio­na­rios su­fren las caí­das de Lex­Net. La Xun­ta no de­ja de reivin­di­car los avan­ces, que son reales, pe­ro la ba­se si­gue sien­do frá­gil, se­gún di­ce Ma­nuel Gon­zá­lez, el res­pon­sa­ble del sec­tor de jus­ti­cia en UGT Ga­li­cia, es­pe­cial­men­te crí­ti­co. La ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra la im­plan­ta­ción to­tal de la pre­sen­ta­ción de es­cri­tos y de­man­das por vía te­le­má­ti­ca, di­ce. En fuen­tes del go­bierno ga­lle­go ma­ti­zan que se es­tá uti­li­zan­do una apli­ca­ción del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, so­bre la que po­co se pue­de ha­cer des­de aquí.

A las crí­ti­cas pú­bli­cas se ha uni­do el Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia (STAJ), que til­da de «pé­si­ma» la in­tro­duc­ción del Lex­Net. A tí­tu­lo de ejem­plo de im­pre­vi­sión re­sal­tan que las de­man­das, lle­gan aho­ra al juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia sin po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar tra­ba­jan­do so­bre ellas en for­ma­to elec­tró­ni­co, con lo cual se ha­ce ne­ce­sa­rio im­pri­mir lo que an­tes traían abo­ga­dos y pro­cu­ra­do­res. Y ello su­po­ne mul­ti­pli­car de for­ma muy no­ta­ble el gas­to en pa­pel con car­go a la ad­mi­nis­tra­ción.

Por otra par­te, la li­mi­ta­ción en el pe­so de ma­te­rial que se in­cor­po­ren a Lex­Net, li­mi­ta­do a diez me­gas, obli­ga a «echar mano de dis­tin­tos re­cur­sos» pa­ra po­der avan­zar y coor­di­nar la en­tre­ga efec­ti­va de documentación y ane­xos, di­ce Ri­car­do Ga­rri­do.

La im­plan­ta­ción, con fa­llos y des­ajus­tes como la fal­ta de in­ter­ac­ción en­tre los dos sis­te­mas uti­li­za­dos (Mi­ner­va y Lex­Net), es im­pa­ra­ble. Todos lo tie­nen cla­ro, aunque hu­bie­ran es­pe­ra­do me­jo­res re­sul­ta­dos des­de que en el año 2012 em­pe­za­ron a uti­li­zar el sis­te­ma seis juz­ga­dos de la ca­pi­tal como avan­za­di­lla de lo que lue­go se fue com­ple­tan­do.

De he­cho, des­de fi­na­les de di­ciem­bre so­lo en la vía pe­nal es po­si­ble uti­li­zar el pa­pel y el re­gis­tro te­le­má­ti­co, pues lo que era no­ma en ci­vil des­de el año 2013 se ha ex­ten­di­do a pri­me­ros de enero a la ju­ris­dic­ción de lo so­cial y lo con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­vo. Sien­do un ám­bi­to en el que mu­chos abo­ga­dos ac­túan sin pro­cu­ra­dor, han te­ni­do que adap­tar­se aque­llos a una reali­dad que has­ta aho­ra po­dían re­ga­tear. Al mar­gen de que el co­rreo elec­tró­ni­co ya fue­ra el vehícu­lo de co­mu­ni­ca­ción bá­si­ca con sus pro­cu­ra­do­res pa­ra re­ci­bir es­cri­tos.

Por­que los pro­ble­mas, en reali­dad, so­lo se sus­ci­tan en el trán­si­to de los pro­fe­sio­na­les a la ad­mi­nis­tra­ción, pues, en sen­ti­do in­ver­so, las in­ci­den­cias no pasan de le­ves in­co­mo­di­da­des.

SANTI M. AMIL

Las ins­ta­la­cio­nes del Co­le­gio de Pro­cu­ra­do­res en los juz­ga­dos, siem­pre a pleno ren­di­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.