Cae en dos con­tro­les en el mis­mo si­tio, be­bi­do y sin car­né

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense -

do. Pe­ro es que, como en la oca­sión an­te­rior, cir­cu­la­ba sin car­né de con­du­cir al te­ner­lo re­ti­ra­do por sen­ten­cia fir­ma.

Es­ta vez, sin en la an­te­rior se com­por­ta­do de for­ma «nor­mal», lo hi­zo de for­ma «edu­ca­da», se­gún re­co­ge la re­la­ción de he­chos pro­ba­dos de la sen­ten­cia.

En am­bos ca­sos pre­sen­ta­ba el im­pli­ca­do ros­tro pá­li­do, as­pec­to de can­san­cio, ojos bri­llan­tes, pu­pi­las al­go di­la­ta­das, ha­bla pas­to­sa, ha­li­to­sis al­cohó­li­ca y deam­bu­la­ción ti­tu­bean­te.

Las dos re­so­lu­cio­nes, co­rres­pon­dien­tes a dos jui­cios di­fe­ren­tes ce­le­bra­dos el mis­mo día, aco­gen las te­sis del mi­nis­te­rio fis­cal en cuan­to a va­lo­rar la agra­van­te de re­in­ci­den­cia. Des­car­ta, ade­más, que se va­lo­re como ate­nuan­te el abu­so cró­ni­co del al­cohol por par­te del acu­sa­do.

Pro­gre­sión de­lic­ti­va

A la ho­ra de fi­jar la condena, la jue­za op­ta por la pe­na de pri­sión «to­da vez que la de mul­ta y la de tra­ba­jos (en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad) que han si­do im­pues­tas an­te­rior­men­te, no han te­ni­do nin­gún efec­to di­sua­so­rio en el acu­sa­do». Ha­bien­do he­cho ca­so omi­so de di­chas pe­nas y co­me­ti­do nue­vos de­li­tos, la ma­gis­tra­da Ma­ría Jo­sé Díez con­si­de­ra «que la pe­na de pri­sión es ade­cua­da a la pro­gre­sión de­lic­ti­va».

Las con­de­nas son de seis me­ses de pri­sión, tres años de pri­va­ción y pér­di­da de vi­gen­cia del per­mi­so de con­du­cir por ca­da uno de los dos epi­so­dios que el acu­sa­do pro­ta­go­ni­zó, que dio lu­gar a los dos jui­cios y a las res­pec­ti­vas sen­ten­cias. Los dos sos­pe­cho­sos de una vein­te­na de ro­bos co­me­ti­dos en igle­sias de las pro­vin­cias de Ou­ren­se y Lu­go ya es­tán en pri­sión. La or­den la dic­tó ayer la ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ce­la­no­va, don­de se si­guen las co­rres­pon­dien­tes di­li­gen­cias.

La de­ten­ción po­ne fin a una in­ves­ti­ga­ción que la Guar­dia Ci­vil abrió, con el nom­bre de «ope­ra­ción fe­li­grés», en di­ciem­bre pa­sa­do a raíz de los nu­me­ro­sos ro­bos que se es­ta­ban pro­du­cien­do en igle­sias del me­dio ru­ral.

Los de­te­ni­dos son un ve­cino de Ou­ren­se y un ciu­da­dano Con­si­de­ra la jue­za que un acu­sa­do de le­sio­nes es, efec­ti­va­men­te, au­tor de la fal­ta que le im­pu­tó el mi­nis­te­rio pú­bli­co, es de­cir, que agre­dió a otra per­so­na cuan­do se en­con­tra­ron en un bar de la ca­lle Bon­ho­me de Ou­ren­se. Lo condena y acep­ta el mes de mul­ta so­li­ci­ta­do por el fis­cal, pe­ro re­ba­ja la pe­ti­ción de diez eu­ros por día a cin­co eu­ros por jornada, «al no cons­tar in­gre­sos del acu­sa­do, que en cual­quier ca­so han de ser mí­ni­mos al es­tar in­gre­sa­do en el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de A La­ma», se­gún acla­ra en la sen­ten­cia.

Los he­chos que dan lu­gar a es­ta condena ocu­rrie­ron a pri­me­ra ho­ra de la ma­dru­ga­da del 8 de mar­zo del 2013 en un bar de ru­mano, des­cu­bier­tos por una pa­tru­lla de la Guar­dia Ci­vil de Ce­la­no­va du­ran­te la ma­dru­ga­da del pa­sa­do jue­ves, día 4 de fe­bre­ro, cer­ca de la iglesia de Quintela de Lei­ra­do. La puer­ta del tem­plo ha­bía si­do for­za­da. Los guar­dias vie­ron un co­che abier­to en las in­me­dia­cio­nes y con las lla­ves en el con­tac­to. Cer­ca es­ta­ban dos in­di­vi­duos que di­je­ron es­tar bus­can­do una fuen­te. En­tre su ro­pa lle­va­ban jo­yas y di­ne­ro su­pues­ta­men­te sus­traí­dos de la iglesia. Tam­bién te­nían he­rra­mien­tas pa­ra for­zar puer­tas. Se le atri­bu­yen una vein­te­na de ro­bos en igle­sias y seis más en vi­vien­das. la ca­lle Bon­ho­me de Ou­ren­se. El acu­sa­do, de 30 años, se di­ri­gió a otro jo­ven que ha­bía si­do ca­ma­re­ro del lo­cal, le an­ti­ci­pó que le iba a par­tir la ca­ra, en­tró lue­go en el lo­cal, lo in­sul­tó y le dio un pu­ñe­ta­zo en la ca­ra y una pa­ta­da en una mano.

En la mis­ma cau­sa se atri­buía al impu­tado un de­li­to de da­ños en un co­che, pe­ro la jue­za con­si­de­ra que no es­tá su­fi­cien­te­men­te acre­di­ta­da esa ac­tua­ción, como tam­po­co que hu­bie­ra cau­sa­do al­gún des­tro­zo en el or­de­na­dor portátil que un clien­te del lo­cal te­nía en la mo­chi­la y que se vio afec­ta­do.

Apar­te de la pe­na de pri­sión, la sen­ten­cia fi­ja 180 eu­ros de in­dem­ni­za­ción y 400 eu­ros de pa­go al Ser­gas por gas­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.