«El fes­ti­val de ci­ne lle­va­ba el nom­bre de Ou­ren­se por to­do el mundo»

Ou­ren­sa­nos en su rin­cón Di­rec­tor y pro­duc­tor de te­le­vi­sión y ra­dio en Cu­ba, lle­gó a la ciu­dad en el año 1992

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense - XO­SÉ MA­NOEL RODRÍGUEZ

El azar tra­jo a An­to­nio Pe­dra­za Gi­no­ri, Yin, a Ou­ren­se. El pa­dre Sil­va apro­ve­chó sus con­tac­tos con la re­vo­lu­ción y pi­dió al ICRT (Ins­ti­tu­to Cu­bano de Ra­dio y Te­le­vi­sión) un pro­fe­sor pa­ra Ben­pos­ta. La opor­tu­ni­dad de ha­cer al­go di­fe­ren­te en otro país le pa­re­cía una bue­na idea, pe­ro no le de­ja­ron: «Es­tá­ba­mos en 1991. Te­nía en te­le­vi­sión un pro­gra­ma de chis­tes y ac­tua­cio­nes mu­si­ca­les, de va­rie­da­des, y no me au­to­ri­za­ron a sa­lir del país en aquel mo­men­to ale­gan­do que el es­pa­cio te­nía mu­cha po­pu­la­ri­dad y no lo po­día de­jar». No pu­do via­jar, pe­ro sí lo hi­zo su mu­jer y fue Loly Bu­ján la que se tras­la­dó a la ciu­dad pa­ra im­par­tir las cla­ses en el cen­tro edu­ca­ti­vo de Ima­gen y So­ni­do di­ri­gi­do por Je­sús Sil­va. Yin se re­en­con­tró con su mu­jer en 1992 y des­de 1993 vi­ve en la ca­lle Doc­tor Fle­ming, lo que el de­fi­ne como «mi ba­rrio».

Pe­dra­za Gi­no­ri desa­rro­lló una am­plia ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal en Cu­ba. En 1956 lle­gó a La Ha­ba­na, don­de se li­cen­ció en Pu­bli­ci­dad e His­to­ria del Ar­te, y tra­ba­jó como pu­bli­cis­ta, pa­ra pa­sar des­pués —cuan­do de­sa­pa­re­ció el sec­tor como tal— a rea­li­zar programas de ra­dio y te­le­vi­sión, ade­más de pro­du­cir mu­si­ca­les, rea­li­zar tea­tro y ser au­tor de can­cio­nes que fi­gu­ra­ron en el re­per­to­rio de los gru­pos más des­ta­ca­dos del país. En­tre 1965 y 1992 tra­ba­jó como di­rec­tor, es­cri­tor y pro­duc­tor de programas en la te­le­vi­sión cu­ba­na.

Vol­vien­do la vis­ta atrás re­co­no­ce que en los pri­me­ros no­ven­ta ne­ce­si­ta­ba dar un cam­bio de rum­bo a su vi­da: «Aque­llo es­ta­ba com­pli­ca­do. Ha­cía te­le­vi­sión y tea­tro, no me po­día que­jar. Te­nía un buen suel­do y co­che. Ha­bía des­apa­re­ci­do el blo­que socialista, que era el prin­ci­pal su­mi­nis­tra­dor de ma­te­rias pri­mas y co­mi­da, y aque­llo se que­dó en el ai­re. Era el pe­río­do es­pe­cial, no ha­bía co­mi­da, no po­días echar ga­so­li­na. no ha­bía ma­te­rias pri­mas y las fá­bri­cas es­ta­ban pa­ra­das. Era te­rri­ble. Cuan­do es­cu­cha­ba ha­blar de cri­sis aquí le de­cía a Loly —el pa­sa­do vier­nes se cum­plió el pri­mer aniver­sa­rio de su fa­lle­ci­mien­to— ‘¿pe­ro es­tes qué di­cen? cri­sis era lo que ha­bía allí. Era como la gue­rra ci­vil de aquí, pe­ro ni si­quie­ra ha­bía es­tra­per­lo. Es­ta­ba com­pli­ca­do, se pa­sa­ba ham­bre, y to­do el que pu­do se fue de Cu­ba».

En Ben­pos­ta se hi­zo car­go de la ra­dio y tras tres años en el pro­yec­to del pa­dre Sil­va pa­só a tra­ba­jar en CI­MO. Y de ahí se fue como coor­di­na­dor al OUFF. Del Fes­ti­val de Ci­ne de Ou­ren­se, don­de se ju­bi­ló tras la edi­ción del

Fui di­rec­tor, rea­li­za­dor, guio­nis­ta y pro­duc­tor de te­le­vi­sión. Tra­ba­jé en ra­dio, tea­tro y pu­bli­ci­dad. Ex­coor­di­na­dor del Fes­ti­val de Ci­ne.

«El par­que Bar­ba­ña y to­do su en­torno». 2013, guar­da un en­tra­ña­ble re­cuer­do: «Yo te­nía ex­pe­rien­cia en la rea­li­za­ción de do­cu­men­ta­les, pe­ro na­da que ver con coor­di­nar un fes­ti­val. Pe­ro hi­ci­mos mu­chas co­sas y se for­mó un lío ahí que no veas. Y la gen­te pre­gun­ta­ba: ¿Qué es Ou­ren­se? y ¿Ou­ren­se dón­de que­da?... y la ciu­dad se pu­bli­ci­tó en el mundo en­te­ro. No hay co­sa que pro­mo­cio­ne más una ciu­dad que una mues­tra o un cer­ta­men y el Fes­ti­val de Ci­ne lle­va­ba el nom­bre de Ou­ren­se por to­do el mundo. Fue una pe­na que eso se ca­ye­ra».

Yin re­co­no­ce que es­tá agra­de­ci­do por el tra­to re­ci­bi­do y por es­tos años vi­vi­dos en Ou­ren­se —«es­te país y es­ta ciu­dad siem­pre me tra­ta­ron muy bien»— y su es­pa­cio pre­fe­ri­do de la ciu­dad es el par­que Bar­ba­ña y to­do su en­torno, don­de so­lía pa­sear con Loly Bu­ján y a don­de acu­de a ca­mi­nar todos los días. Siem­pre ac­ti­vo y con pro­yec­tos pen­dien­tes, man­tie­ne ac­tua­li­za­do su blog y tra­ba­ja en dos li­bros: una suer­te de me­mo­rias vin­cu­la­das a los con­te­ni­dos de la bi­tá­co­ra y uno de re­la­tos. Siem­pre que pue­de via­ja por Eu­ro­pa y des­car­ta vol­ver: «Ya aque­llo no tie­ne na­da que ver con la Cu­ba de mi ni­ñez o mi ado­les­cen­cia. Es otro país».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.