Cua­tro en­ca­pu­cha­dos asal­tan de ma­dru­ga­da un bar en Zas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - J. V. L.

Una ban­da de cua­tro en­ca­pu­cha­dos, la mis­ma se­gún fuen­tes po­li­cia­les que ha pro­ta­go­ni­za­do otros ro­bos re­cien­tes —el úl­ti­mo el vier­nes en Santa Com­ba—, asal­tó ayer de ma­dru­ga­da la piz­ze­ría Tí­vo­li de Zas, que es­ta­ba a pun­to de ce­rrar con los úl­ti­mos clien­tes y las tra­ba­ja­do­ras den­tro. Ar­ma­dos con ba­rras de hie­rro, gol­pea­ron el mo­bi­lia­rio de ma­ne­ra vio­len­ta pa­ra in­ti­mi­dar a los pre­sen­tes y en mi­nu­tos se lle­va­ron el di­ne­ro de la ca­ja y la tra­ga­pe­rras. El vehícu­lo en el que lle­ga­ron y hu­ye­ron, un Au­di 80 de co­lor os­cu­ro, ro­ba­do pre­via­men­te, ya apa­re­ció en Carballo. Los he­chos se pro­du­je­ron so­bre las 03.50 ho­ras en el es­ta­ble­ci­mien­to de la tra­ve­sía de San­tia­go, uno de los más po­pu­la­res de la zo­na y en el que tra­ba­ja Al­ber­to Fuen­tes, el cam­peón ga­lle­go de ti­rar ca­ñas de cer­ve­za, que for­ma par­te de la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria.

Tal como re­la­ta una de las ca­ma­re­ras que es­ta­ba pre­sen­te, fue­ron mo­men­tos de mu­cho des­con­cier­to y ver­da­de­ro pá­ni­co. «Uno de ellos se de­di­ca­ba so­lo a dar gol­pes y a ti­rar con las me­sas y las si­llas, con to­do, pa­ra asus­tar­nos. Di­je­ron: ‘‘to­do el mundo pa­ra el ba­ño’’ —es­tá­ba­mos tres clien­tes y las em­plea­das por­que ya íba­mos a ce­rrar— y yo les di­je que no por- que al prin­ci­pio pen­sé que se tra­ta­ba de una bro­ma de Car­na­val», ex­pli­ca la trabajadora, que re­co­no­ce que ya no dur­mió por­que «fue un sus­to gran­de».

El as­pec­to de los de­lin­cuen­tes: de ta­lla me­nu­da cu­bier­tos con su­da­de­ras y ca­pu­chas, y su ma­ne­ra de ac­tuar —re­ven­ta­ron la tra­ga­pe­rras y el ca­jón de la re­gis­tra­do­ra a gol­pes—, apun­ta di­rec­ta­men­te a un gru­po de jó­ve­nes de los am­bien­tes mar­gi­na­les de Carballo. Se­gún ex­pli­ca­ron los tes­ti­gos, el asal­to du­ró ape­nas mi­nu­to y me­dio y pu­die­ron lle­var­se so­bre 500 eu­ros, ade­más de de­jar una fac­tu­ra bas­tan­te más gran­de en da­ños, como las de la puer­ta de en­tra­da y el mo­bi­lia­rio. In­clu­so es­tán con­ven­ci­dos de que vi­gi­la­ron el lo­cal has­ta que se fue el úl­ti­mo gru­po nu­me­ro­so de clien­tes an­tes de ac­tuar. Las an­dan­zas de es­ta cua­dri­lla son co­no­ci­das en la Cos­ta da Mor­te, y tam­bién su mo­do de ac­tuar en lo­ca­les a pun­to de ce­rrar con al­gu­na per­so­na den­tro. Lo lla­ma­ti­vo de es­te ca­so es­tá en la inusi­ta­da vio­len­cia que em­plea­ron, sin lle­gar, eso sí, a agre­dir a los pre­sen­tes, a los que les cos­ta­rá ol­vi­dar el sus­to.

ANA GAR­CÍA

Los asal­tan­tes gol­pea­ron el mo­bi­lia­rio con ba­rras de hie­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.