El «no es no, se­ñor Ra­joy» po­dría ser sí

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El dis­cur­so de Sán­chez es esen­cial­men­te con­tra­dic­to­rio, y por eso le per­mi­te acu­sar a Ra­joy de no te­ner ini­cia­ti­va mien­tras le mues­tra su en­fa­do por la ma­cha­co­na ini­cia­ti­va de una gran coa­li­ción. El mo­men­to más bri­llan­te de es­ta apo­ré­ti­ca re­tó­ri­ca tu­vo lu­gar el 18 de enero en Ca­be­zo de To­rres (Mur­cia), cuan­do Sán­chez in­ter­pe­ló al ga­na­dor de las elec­cio­nes —que no pro­po­ne na­da— pa­ra pe­dir­le que de­ja­se de ha­cer pro­pues­tas. La ex­pre­sión es­co­gi­da fue: «No es no, se­ñor Ra­joy», que, en­fá­ti­ca­men­te reite­ra­da, he­ló la san­gre de Gé­no­va y la Zar­zue­la, ca­len­tó la es­tra­te­gia de Po­de­mos y obli­gó a Ra­joy —el que nun­ca mue­ve fi­cha— a ju­gar la rei­na, re­nun­ciar a la in­ves­ti­du­ra y dar­le a Pe­dro un ja­que ca­si mate.

Mu­cha gen­te cre­yó que la tau­to­lo­gía de Sán­chez no era más que una fór­mu­la pa­ra sa­lir del pa­so. Pe­ro la reali­dad era que don Pe­dro, usan­do su nu­tri­da pa­no­plia de re­cur­sos, aca­ba­ba de lla­mar en su au­xi­lio a la me­ta­fí­si­ca y que, sa­bien­do que sus po­bres ar­gu­men­tos ne­ce­si­ta­ban as­cen­der a apo­díc­ti­cos, si­guió una sen­da que, ini­cia­da por Par­mé­ni­des, y pa­san­do por San An­sel­mo y He­gel, cul­mi­na­ba él mis­mo, con bri­llan­tez, an­te los obre­ros de Ca­be­zo. El an­te­ce­den­te re­mo­to de su po­ten­te tau­to­lo­gía, que Sán­chez no ci­tó por­que es lai­co, es­tá en el Gé­ne­sis, cuan­do Yah­vé se pre­sen­ta a Moisés —«Yo soy el que soy»— des­de una zar­za que ar­día sin con­su­mir­se. Pe­ro su gran inspirador fue Par­mé­ni­des de Elea, que —in­tu­yen­do el ar­gu­men­to on­to­ló­gi­co que for­mu­ló An­sel­mo de Can­ter­bury ca­tor­ce si­glos des­pués, y que He­gel con­vir­tió en ma­sa crí­ti­ca de la me­ta­fí­si­ca— re­su­mió el sa­ber de Oc­ci­den­te en dos tau­to­lo­gías: «El ser es», y «el no-ser no es».

A prin­ci­pios del si­glo XX, cuan­do Max Sche­ler se­pa­ró la teo­ría de los va­lo­res de la on­to­lo­gía —«El ser es, y el va­lor va­le»—, ya se po­dían in­tuir las gran­des apor­ta­cio­nes que iban a ha­cer un si­glo des­pués nues- tros candidatos a la in­ves­ti­du­ra. «Una ta­za es una ta­za», di­jo Ra­joy. Y «no es no», apun­ti­lló Sán­chez. Y la cul­tu­ra de Oc­ci­den­te em­pren­dió —¡por fin!— el es­pe­ran­za­dor ca­mino de la me­ta­fí­si­ca po­pu­lis­ta.

Lo ma­lo es que, mien­tras Par­mé­ni­des, He­gel y Ra­joy per­ma­ne­cie­ron fie­les a sus tau­to­lo­gías, Sán­chez trai­cio­nó la su­ya. Y, aunque Ra­joy le di­ce a dia­rio que no lo va a ha­cer pre­si­den­te, Sán­chez cree que, tra­tán­do­se de lle­gar a la Mon­cloa sin que lo cru­jan los ba­ro­nes, el no de Ra­joy pue­de ser sí, aunque ello su­pon­ga el de­rrum­be de la tau­to­lo­gía y la me­ta­fí­si­ca. El gran co­ro­la­rio de Ca­be­zo de To­rres, que hi­zo es­tre­me­cer a Es­pa­ña, ya­ce en Fe­rraz con­ver­ti­do en ce­ni­zas. Y por eso, por pu­ra cohe­ren­cia fi­lo­só­fi­ca, me opon­go a la ma­ce­do­nia de po­de­res que pre­pa­ra Sán­chez. Por­que la es­truc­tu­ra ló­gi­ca del «no es no» per­te­ne­ce a la esen­cia sa­cra­li­za­da de nues­tra cul­tu­ra. Y por­que una tau­to­lo­gía es in­des­truc­ti­ble —como di­ría Jo­sep Lluis Carod-Ro­vi­ra— «aquí y en la Chi­na».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.