In­tere­ses cru­za­dos en el ring

Jo­sé Luis Meilán Gil

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Aunque la no­ve­dad de la si­tua­ción po­lí­ti­ca ge­ne­re in­cer­ti­dum­bre, des­con­cier­to o in­clu­so preo­cu­pa­ción, la su­ce­sión de los he­chos se han pro­du­ci­do con nor­ma­li­dad cons­ti­tu­cio­nal. Con­ven­dría no to­mar como fo­to fi­ja lo que es se­cuen­cia de un fil­me. Aho­ra, en el ring que se ha mon­ta­do apa­re­ce el as­pi­ran­te Sán­chez en­va­len­to­na­do en el cen­tro y Ra­joy no­quea­do en su rin­cón. Las de­cla­ra­cio­nes de los pú­gi­les y sus par­ti­da­rios no de­ben obs­ta­cu­li­zar la vi­sión. No hay que ape­lar a un blo­queo pa­ra retrasar la in­ves­ti­du­ra, ni pa­ra for­ma­li­zar pac­tos que se die­ron como po­si­bles al acep­tar el ofre­ci­mien­to obli­ga­do del rey, quien po­dría ha­bér­se­lo for­mu­la­do des­pués de la re­nun­cia de Ra­joy. En su lu­gar, se reali­zó un le­gí­ti­mo nue­vo turno de en­tre­vis­tas, du­ran­te las cua­les tu­vo lu­gar la reunión del Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE. Qui­zá era di­fí­cil que es­te fue­ra con­clu­yen­te; pe­ro el he­cho es que no de­jó cla­ro que no se pac­ta­ra con Po­de­mos. Es­ta es su res­pon­sa­bi­li­dad.

El diá­lo­go de­be­ría es­tar guia­do por el in­te­rés ge­ne­ral. No es di­fí­cil des­cu­brir que es­tán do­mi­nan­do in­tere­ses par­ti­da­rios, in­clu­so per­so­na­les. La ac­ti­tud de Sán­chez an­te lo que se con­si­de­ra di­fí­cil o im­po­si­ble pue­de ex­pli­car­se des­de esa pers­pec­ti­va. Es la opor­tu­ni­dad de su vi­da, que se une a su su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca te­nien­do en cuen­ta la im­por­tan­te opo­si­ción den­tro del PSOE que aho­ra li­de­ra. No de­be­ría ex­tra­ñar que es­té dis­pues­to a ofre­cer a Po­de­mos lo que fue­re ne­ce­sa­rio. Otra co­sa es que es­tos acep­ten. Su apues­ta es cla­ra, en la que no se ad­mi­te un pac­to si­mul­tá­neo con Ciu­da­da­nos. La cla­ve pro­gre­sis­ta pa­ra el acuer­do se­ría echar al PP del Go­bierno. Lo que su­ce­de es que es­tá en jue­go lo de­cla­ra­do como fun­da­men­tal pa­ra los de Igle­sias: ser la iz­quier­da au­tén­ti­ca que pro­nos­ti­ca el CIES.

A Sán­chez le que­da la al­ter­na­ti­va de un pac­to con Ciu­da­da­nos, sin Po­de­mos y sin na­cio­na­lis­tas. Los de Ri­ve­ra, en su pa­pel de se­ño­res del cen­tro, no le ha­rían as­cos. Pa­ra que fue­ra al­go más que una so­lu­ción arit- mé­ti­ca ten­drían que con­tar con el PP, da­da su po­si­ción en el Se­na­do y en el Con­gre­so. En esa lí­nea se es­ta­ría so­li­ci­tan­do la abs­ten­ción del PP en la in­ves­ti­du­ra, que se­ría bien vis­ta des­de po­si­cio­nes so­cia­les sig­ni­fi­ca­ti­vas con in­vo­ca­ción del in­te­rés ge­ne­ral. Se con­se­gui­ría que Po­de­mos no en­tra­se en el Go­bierno, el PSOE se cen­tra­ría y de pa­so se evi­ta­rían elec­cio­nes que, al pa­re­cer, no son de in­te­rés pa­ra es­te y Ciu­da­da­nos. Con in­de­pen­den­cia de si­tua­cio­nes o con­ve­nien­cias per­so­na­les y del res­pe­to de­bi­do a los elec­to­res del PP, esa so­lu­ción no es más de­mo­crá­ti­ca que unas elec­cio­nes. Se in­sis­te en que las nue­vas da­rían el mis­mo re­sul­ta­do. No soy au­gur. En to­do ca­so los ciu­da­da­nos ten­drían con­cien­cia de al­go que en 20D era so­lo po­si­bi­li­dad. En­tre tan­to el Es­ta­do ha de se­guir fun­cio­nan­do y es­tar pre­sen­te en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal. No de­be dar la im­pre­sión de un bar­co a la de­ri­va. El as­pi­ran­te no res­pon­de de su go­bierno y al que es­tá en fun­cio­nes co­rres­pon­de al­go más que es­pe­rar el fra­ca­so de aquel.

Di­cen que va de un po­lí­ti­co que, ha­bien­do con­se­gui­do los peo­res re­sul­ta­dos elec­to­ra­les de su par­ti­do, se dis­po­ne aho­ra a lo­grar el éxi­to aso­cián­do­se con otros per­ju­di­ca­dos. Se cuen­ta que el re­sul­ta­do in­clu­so pue­de ser un re­ma­ke de Gru­po sal­va­je o al­go así.

La ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da nos per­mi­te ha­cer al­gu­nos va­ti­ci­nios, por­que ya co­no­ce­mos al per­so­na­je. Pe­dro Sán­chez qui­zá no ten­ga un enor­me ta­len­to, pe­ro sí que ha acre­di­ta­do te­ner una gran am­bi­ción per­so­nal. Lo ha de­mos­tra­do an­te el cú­mu­lo de di­fi­cul­ta­des que le han ido sa­lien­do al pa­so. Por­que la ver­dad es que ni si­quie­ra en su par­ti­do go­za de un res­pal­do uná­ni­me. Pe­ro ahí si­gue, en pie, in­ca­paz de dar el bra­zo a tor­cer y dis­pues­to a li­de­rar­nos a todos. ¿Lo con­se­gui­rá? Se verá al fi­nal de la pe­lí­cu­la.

Yo ten­go de­bi­li­dad por los per­so­na­jes que le echan un pul­so a la vi­da y se lo jue­gan to­do a una carta. Al fi­nal, ga­nan o pier­den, pe­ro no se rin­den an­tes. ¿Per­te­ne­ce Sán­chez a es­ta es­tir­pe? En par­te, sí. Tie­ne un ob­je­ti­vo pro­pio y es­tá dis­pues­to a to­rear al Co­mi­té Fe­de­ral de su par­ti­do y a to­das las di­rec­cio­nes de las de­más fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra sa­lir ade­lan­te y ser pre­si­den­te del Go­bierno. ¿Cuán­tas pro­me­sas le pue­de cos­tar el pro­ce­so? Mu­chas, sin du­da, pe­ro creo que no es es­to lo que preo­cu­pa al lí­der socialista.

Lo que de ver­dad lo in­quie­ta es que ha­ya en la par­ti­da otros ti­pos tan te­na­ces y am­bi­cio­sos como él. Y es­to pue­de ocu­rrir por­que Ma­riano Ra­joy se ha en­ro­ca­do y ahí lo es­pe­ra fu­man­do el pu­ro del so­sie­go. Pa­blo Igle­sias pla­ni­fi­ca su­ti­les es­tra­te­gias de asal­to, pri­me­ro al PSOE y des­pués a los cie­los. Al­bert Ri­ve­ra es­tá des­cu­brien­do rá­pi­da­men­te las ven­ta­jas de es­pe­rar y ver, sin pre­ci­pi­tar­se. Por­que aho­ra el úni­co que va a te­ner mu­cha pri­sa es Pe­dro Sán­chez, que ha sal­ta­do a un rue­do en el que hay ti­gres y leo­nes.

Al mar­gen de que es­to sea po­lí­ti­ca en se­rio (que lo es, aunque no lo pa­rez­ca), la reali­dad es que Pe­dro Sán­chez lo tie­ne di­fí­cil y qui­zá su desata­da am­bi­ción aca­be por ju­gar­le una ma­la pa­sa­da. A él y/o a no­so­tros. Es­to es lo úni­co que de­be preo­cu­par­nos.

SOLEIRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.