Prio­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y de las em­pre­sas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

En mu­chas oca­sio­nes he es­cu­cha­do a los más pres­ti­gio­sos ana­lis­tas que la po­lí­ti­ca más pró­xi­ma al ciu­da­dano es la que se ges­tio­na en los ayun­ta­mien­tos. Di­cho es­to, tal vez la gran ma­yo­ría de la ciu­da­da­nía coin­ci­da en que la prio­ri­dad ab­so­lu­ta de nues­tros al­cal­des de­be­ría ser la crea­ción de em­pleo.

Per­mí­tan­me que pon­ga tres cla­ros ejem­plos de au­tén­ti­ca de­sidia en la ges­tión mu­ni­ci­pal y que a mi mo­des­to en­ten­der de­be­rían ha­ber si­do prio­ri­ta­rios. La plan­ta de Ci­troën en Vi­go ne­ce­si­ta cre­cer pa­ra dar ca­bi­da a nue­vos pro­yec­tos; su am­plia­ción es­tá pa­ra­li­za­da por la anu­la­ción del plan ge­ne­ral de Vi­go. La cer­ve­ce­ra Es­tre­lla Ga­li­cia lle­va más de un año y me­dio es­pe­ran­do una so­lu­ción del Ayun­ta­mien­to pa­ra am­pliar su fá­bri­ca con una in­ver­sión su­pe­rior a los 140 mi­llo­nes de eu­ros. El gi­gan­te ja­po­nés Mit­su­bis­hi ha in­ten­ta­do im­plan­tar en Sal­va­te­rra su plan­ta de fa­bri­ca­ción de ba­te­rías pa­ra co­ches eléc­tri­cos pe­ro los li­ti­gios con el sue­lo in­dus­trial fre­na­ron to­do el pro­yec­to.

Una vez más, las prio­ri­da­des de nues­tros al­cal­des no coin­ci­den con las de la ma­yo­ría de sus ve­ci­nos o, di­cho de otro mo­do, sus prio­ri­da­des no son las nues­tras. JUAN FRANCISCO GAR­CÍA CA­SAL. otor­gan a me­nu­do una cier­ta la­xi­tud en lo re­la­ti­vo al es­ta­cio­na­mien­to, por en­ten­der que la asis­ten­cia al hospital se de­be a una cau­sa de fuer­za ma­yor, inevi­ta­ble. No es­ta­ría mal que, en el ca­so de Fe­rrol, se apli­ca­se tam­bién esa to­le­ran­cia. nó­mi­ca y man­tie­ne una deu­da de más de 11 mi­llo­nes de eu­ros. Es­to es lo que de­mos­tra­ría que los par­ti­dos for­man par­te con­sus­tan­cial del Es­ta­do, y no cir­cuns­tan­cial. ¿Dón­de va aque­llo que se prac­ti­ca en los pue­blos y ciu­da­des de Es­pa­ña don­de, des­pués de tra­ba­jar, en sus ho­ras li­bres, la gen­te va a co­la­bo­rar con el par­ti­do? Aquí no. Los par­ti­dos, con la po­lí­ti­ca de san­gría per­ma­nen­te de las ar­cas del Es­ta­do, es­tán sub­ven­cio­na­dos por todos. Que­ra­mos o no. Sin con­tar con lo que sa­can de las ar­cas pa­ra las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.