Ra­joy in­ten­ta aguan­tar su li­de­raz­go an­te el de­ba­te de in­ves­ti­du­ra

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - N. V.

Si ha­ce 50 días le hu­bie­sen di­cho a Ma­riano Ra­joy que a 6 de fe­bre­ro en su agen­da fi­gu­ra­rían en­cuen­tros con Ciu­da­da­nos y el PSOE, pro­ba­ble­men­te los ha­bría en­mar­ca­do en su as­pi­ra­ción de li­de­rar una ne­go­cia­ción a tres ban­das. Sin em­bar­go, las ci­tas que, aún sin con­cre­tar, pa­re­ce que man­ten­drá en los pró­xi­mos días el je­fe del Eje­cu­ti­vo con Al­bert Ri­ve­ra y Pe­dro Sán­chez, que­dan le­jos del ofre­ci­mien­to ini­cial que el pre­si­den­te reali­zó en la resaca de las elec­cio­nes del 20 de di­ciem­bre. Ra­joy es aho­ra el in­vi­ta­do del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas.

La fal­ta de apo­yos en el Con­gre­so, la re­nun­cia del lí­der del PP a so­me­ter­se a la in­ves­ti­du­ra y, fi­nal­men­te, la de­ci­sión del rey de en­car­gar a Sán­chez la for­ma­ción de Go­bierno han caí­do en­tre los po­pu­la­res como la evi­den­cia de que su turno pa­ra intentar con­ser­var la Mon­cloa ha pa­sa­do, y de que se en­fren­tan al «fi­nal de Ra­joy».

Po­co im­por­ta que el pre­si­den­te tra­te de man­te­ner prie­tas las fi­las del par­ti­do y sostener su li­de­raz­go mien­tras su ad­ver­sa­rio pre­pa­ra su se­sión de in­ves­ti­du­ra, por­que arre­cian im­pa­ra­bles las vo­ces que sa­ben que la ho­ra del pre­si­den­te ter­mi­nó, aunque es cier­to que en sus ma­nos es­tá re­sol­ver el mo­men­to en el que de­ci­di­rá des­pe­dir­se.

Has­ta aho­ra no ha ha­bi­do mo­vi­mien­tos en pú­bli­co de as­pi­ran­tes a la su­ce­sión. Ra­joy no ha di- cho nun­ca na­da en es­te sen­ti­do y si­gue su hoja de ru­ta, en la que al­gu­nas fuen­tes de­tec­tan el «es­ti­lo Pe­dro Arrio­la», el so­ció­lo­go que ase­so­ra al pre­si­den­te, tras la tác­ti­ca de no te­ner un plan B al re­cha­zo del PSOE a cons­truir una coa­li­ción o al me­nos a ce­rrar un pac­to de le­gis­la­tu­ra. Es­tos di­ri­gen­tes cen­su­ran des­de el ano­ni­ma­to la ima­gen de «im­pa­si­bi­li­dad» que ha pro­yec­ta­do Ra­joy y ar­gu­men­tan que ha fal­ta­do «ini­cia­ti­va, li­de­raz­go» y una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca des­ti­na­da a in­cre­men­tar la pre­sión so­bre los so­cia­lis­tas ce­rran­do un pac­to con Ciu­da­da­nos, PNV o Coa­li­ción Ca­na­ria.

Al­gu­nos creen que el úni­co as que el par­ti­do pue­de guar­dar­se en la man­ga es su pro­pia re­no­va­ción, pos­ter­ga­da en el tiem­po, y en­tien­den que el PP tie­ne una nue­va opor­tu­ni­dad en ca­so de que Sán­chez fra­ca­se en sus ne­go­cia­cio­nes y se con­vo­quen elec­cio­nes.

La de­ci­sión de dar un pa­so atrás es­tá, en cual­quier ca­so, en ma­nos de Ra­joy, que cuen­ta con la aquies­cen­cia del par­ti­do a su per­ma­nen­cia. En ca­so de que se vuel­van a abrir las ur­nas y el pre­si­den­te man­ten­ga su can­di­da­tu­ra, un car­go me­dio del PP va­ti­ci­na lo que ocu­rri­rá en una or­ga­ni­za­ción ten­den­te a fluc­tuar de un es­ta­do de áni­mo a otro: «Con la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes, pa­sa­re­mos de la de­pre­sión a la eu­fo­ria, y cae­re­mos des­pués otra vez en la de­pre­sión».

La di­rec­ción del PP, sin em­bar­go, se man­tie­ne en la mis­ma lí­nea de con­fian­za, que re­si­de en la per­cep­ción de que, se­gún la cú­pu­la, la for­ma­ción po­dría re­mon­tar has­ta diez es­ca­ños en una cam­pa­ña elec­to­ral muy po­la­ri­za­da en­tre Po­de­mos y el PP.

AL­BER­TO ES­TÉ­VEZ EFE

Ma­riano Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.