Ur­dan­ga­rin y To­rres en­tie­rran el ha­cha de gue­rra y se alían pa­ra intentar ex­cul­par­se

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

ran­te sus de­cla­ra­cio­nes como impu­tados es­te mes. El cu­ña­do del rey, que se en­fren­ta a una pe­ti­ción fis­cal de 19,5 años; y To­rres, so­bre el que pen­de una so­li­ci­tud de 16,5 años, han lle­ga­do al con­ven­ci­mien­to de que la úni­ca po­si­bi­li­dad de de­fen­sa, al me­nos en la par­te re­fe­ri­da a la ria­da de irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das en la fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro, pa­sa por pre­sen­tar­se como «víc­ti­mas de ter­ce­ros». Cul­par­se uno a otro de ha­ber ur­di­do los pla­nes pa­ra ha­cer­se con más de 5 mi­llo­nes de eu­ros de di­ne­ro pú­bli­co de las ad­mi­nis­tra­cio­nes ba­lear y va­len­cia­na no con­du­ci­ría a na­da.

En sín­te­sis, Ur­dan­ga­rin y To­rres van a sostener que so­lo se ocu­pa­ban de las «gran­des lí­neas aca­dé­mi­cas» del ins­ti­tu­to, pe­ro que el día a día eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro de la en­ti­dad lo «de­le­ga­ban por com­ple­to» en sus ase­so­res que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, fue­ron los que idea­ron el en­tra­ma­do em­pre­sa­rial de­lic­ti­vo.

Ahí es don­de los dos prin­ci­pa­les impu­tados del ca­so han vuel­to su mi­ra­da, par­ti­cu­lar­men­te a los cu­ña­dos de To­rres, Marco An­to­nio, Miguel y Luis Te­jei­ro, los dos pri­me­ros impu­tados y el ter­ce­ro fue­ra de la cau­sa.

El ex­so­cio de Ur­dan­ga­rin in­clu­so ha ga­na­do pa­ra su cau­sa a su mu­jer, que se ha ali­nea­do en el ban­do con­tra­rio a sus her­ma­nos.

Es­ta gue­rra de trin­che­ras en­tre impu­tados, se­gún se­ña­lan abo­ga­dos del pro­ce­so, tie­ne mu­cho que ver con el he­cho de que los tres her­ma­nos Te­jei­ro ha­yan de­ci­di­do sal­var­se por su cuen­ta, con­vir­tién­do­se Marco An­to­nio y Miguel en arre­pen­ti­dos, dis­pues­tos a lle­var­se por de­lan­te a sus je­fes en Nóos pa­ra evi­tar la cár­cel.

Como una so­cie­dad mer­can­til

Marco An­to­nio Te­jei­ro, el ex­con­ta­ble del ins­ti­tu­to, ya lle­gó en ju­lio de 2014 a un acuer­do con An­ti­co­rrup­ción pa­ra que se le re­du­je­ra la pe­ti­ción de cár­cel a so­lo dos años a cam­bio de con­fe­sar que «pe­se a que el Ins­ti­tu­to Nóos ac­tua­ra ba­jo la for­ma jurídica de aso­cia­ción sin áni­mo de lu­cro, ma­te­rial­men­te fun­cio­na­ba como una mer­can­til, en tan­to que su mar­gen co­mer­cial no re­ver­tía en el ob­je­to de la aso­cia­ción sino en las mer­can­ti­les pri­va­ti­vas de To­rres y Ur­dan­ga­rin».

La con­fe­sión ca­va la tum­ba ju­di­cial de los dos ex­so­cios, que pre­ci­sa­men­te sos­la­ya­ron los con­cur­sos pú­bli­cos por­que su­pues­ta­men­te di­ri­gían una fun­da­ción.

An­te la con­tun­den­cia de Marco An­to­nio, que con­fir­ma­rá Miguel, ase­sor fis­cal de la tra­ma y que man­tie­ne una ex­ce­len­te re­la­ción con sus her­ma­nos, To­rres y Ur­dan­ga­rin han vis­to que su úni­ca ta­bla de sal­va­ción pa­sa por re­mar jun­tos pa­ra en­fren­tar­se al clan Te­jei­ro, in­ten­tan­do des­acre­di­tar­les.

BALLESTEROS EFE

Ur­dan­ga­rin y To­rres se sen­ta­ron jun­tos en el ban­qui­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.