Jeb Bush se la jue­ga

El her­mano de Geor­ge W. Bush ve tam­ba­lear­se las op­cio­nes de ser can­di­da­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - MER­CE­DES GA­LLE­GO

«Mi pa­dre nun­ca se rin­de, no de­ja ga­nar ni a sus hi­jos». El que ha­bla­ba era Geor­ge P. Bush, el pri­mo­gé­ni­to de Jeb Bush y co­mi­sio­na­do ge­ne­ral de tie­rras en Te­xas, al que mu­chos ven como el fu­tu­ro de una sa­ga fa­mi­liar si su pa­dre fra­ca­sa en el in­ten­to de re­cu­pe­rar la Ca­sa Blan­ca pa­ra la di­nas­tía fa­mi­liar. Jeb Bush co­men­zó como fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar la no­mi­na­ción del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, pe­ro el sex­to pues­to que ob­tu­vo el lu­nes en los cau­cus de Io­wa ha­ce que New Ham­ps­hi­re, su gran apues­ta, sea pa­ra él un to­do o na­da. En el Es­ta­do del «vi­ve li­bre o mue­re», es­te Bush se lo jue­ga to­do.

Por eso, mien­tras sus ri­va­les se pre­pa­ra­ban pa­ra el úl­ti­mo de­ba­te an­tes de la vo­ta­ción de hoy, Bush se de­jó la piel en un co­le­gio de Bed­ford. «La úl­ti­ma pre­gun­ta», ad­ver­tían sus ase­so­res al pú­bli­co, des­pués de ho­ra y me­dia. «No, que sean unas cuan­tas más», les des­au­to­ri­zó él.

No es de ex­tra­ñar que Do­nald Trump, el mul­ti­mi­llo­na­rio neo­yor­quino, sea la bes­tia ne­gra del me­nor de los Bush, a quien con­si­de­ra «dé­bil». Los se­gui­do­res de Bush son par­ti­da­rios de la sen­sa­tez, la mo­de­ra­ción y la vuel­ta de una cla­se po­lí­ti­ca con cu­ya ges­tión se sien­ten sa­tis­fe­chos. Com­par­ten con él su ani­mad­ver­sión por el irre­ve­ren­te mi­llo­na­rio de los ta­bloi­des. «No soy nin­gún psi­có­lo­go, pe­ro creo que es­te ti­po ne­ce­si­ta ir a te­ra­pia», ha di­cho.

Trump se tam­ba­lea des­pués de ha­ber que­da­do se­gun­do en Io­wa, don­de apos­tó fuer­te a ga­nar. En Nue­vo Ham­ps­hi­re no ha gus­ta­do que el vier­nes tu­vie­ra que can­ce­lar sus mí­ti­nes a cuen­ta de la nevada, por­que eso sig­ni­fi­ca que el día an­tes pre­fi­rió ir­se a dor­mir a ca­sa en su avión pri­va­do. Por el con­tra­rio, Bar­ba­ra Bush, a sus 90 años, de­jó su Te­xas na­tal pa­ra pe- dir el vo­to por su fa­vo­ri­to, «el ni­ño bo­ni­to» de la ma­triar­ca fa­mi­liar.

Al hi­jo más in­te­li­gen­te le acom­pa­ña­ba en el ac­to el se­na­dor Lindsey Graham, y el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de su pa­dre, Tom Rid­ge. Es ho­ra de des­ple­gar to­da la ar­ti­lle­ría, por­que si no que­da al me­nos ter­ce­ro en Nue­vo Ham­ps­hi­re, sus as­pi­ra­cio­nes a la Ca­sa Blan­ca se ve­rán trun­ca­das. Mu­chos creen que es­te es el más in­te­li­gen­te y sen­sa­to de los hi­jos del ex­pre­si­den­te que sir­vió con Rea­gan, el mi­to po­lí­ti­co que el día de es­te mi­tin hu­bie­ra cum­pli­do 105 años. Jeb Bush si­gue su mo­de­lo de op­ti­mis­mo con­ser­va­dor y li­de­raz­go in­ter­na­cio­nal «con el que le­van­tó es­te país, en lu­gar de me­nos­pre­ciar a los de­más pa­ra po­ner­se bien», di­ce en otra re­fe­ren­cia a Trump. Lo su­yo no es «ha­blar de lo que se pue­de ha­cer, sino de lo que ha he­cho: ocho años de go­ber­na­dor equi­li­bran­do los pre­su­pues­tos y crean­do 1,3 mi­llo­nes de em­pleos mien­tras re­du­cía el ta­ma­ño del gran go­bierno. ¿No que­réis ver eso en Was­hing­ton?».

Pue­de que sí, pe­ro es mal año pa­ra la sen­sa­tez, y, de mo­men­to, Marco Rubio po­dría con­ver­tir­se en el no­mi­na­do del Par­ti­do Re­pu­bli­cano pa­ra en­fren­tar­se a Hi­llary Clin­ton o Ber­nie San­ders en no­viem­bre, de­jan­do a Bush, su men­tor, en la cu­ne­ta. Do­nald Trump si­gue dan­do que ha­blar en es­ta cam­pa­ña pa­ra ele­gir al pre­si­den­cia­ble del ban­do re­pu­bli­cano. Fue abu­chea­do re­pe­ti­da­men­te du­ran­te el de­ba­te ce­le­bra­do es­te fin de semana, jus­to des­pués de intentar ha­cer ca­llar a Jeb Bush y acu­sar a los asis­ten­tes de ha­ber ob­te­ni­do sus asien­tos gra­cias a do­na­cio­nes po­lí­ti­cas.

Otro mo­men­to ten­so de su in­ter­ven­ción fue cuan­do el can­di­da­to se re­fi­rió a la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo, un as­pec­to en el que el po­lé­mi­co re­pu­bli­cano mos­tró su opi­nión fa­vo­ra­ble a res­ta­ble­cer la tor­tu­ra por aho­ga­mien­to si­mu­la­do pa­ra sos­pe­cho­sos de te­rro­ris­mo y de­fen­dió apli­car, in­clu­so, tác­ti­cas «mu­cho peo­res». «Res­ta­ble­ce­ría el wa­ter­boar­ding (aho­ga­mien­to si­mu­la­do) y un in­fierno mu­cho peor que eso», ase­gu­ró el mul­ti­mi­llo­na­rio em­pre­sa­rio. Pa­ra ter­mi­nar, Trump sos­tu­vo que la razón por la cual no lo quie­ren los donantes es por­que no re­ci­be su di­ne­ro ni lo quie­re.

MATT­HEW CAVANAUGH | AFP

Jeb Bush, hi­jo y her­mano de presidentes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.