«Re­cu­pe­ra­mos la sen­sa­ción de que el equi­po su­ma ju­gan­do bien», di­ce Be­riz­zo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

El Cel­ta fir­mó el pun­to de las mil lec­tu­ras. Con­tra la de­pre­sión, por­que per­mi­te su­mar en una semana in­fa­me, pe­ro un tan­to in­su­fi­cien­te por­que el Se­vi­lla ju­gó con diez du­ran­te más de una ho­ra por ex­pul­sión de Fa­zio. Las mis­mas lec­tu­ras tam­bién son vá­li­das pa­ra el jue­go, ti­mo­ra­to y mie­do­so du­ran­te el pri­mer tiem­po y vol­cá­ni­co en el se­gun­do, ti­ran­do de cas­ta y de ve­lo­ci­dad has­ta me­ter a un equi­po de fus­te como el his­pa­len­se en su gua­ri­da. Ese se­gun­do ac­to pa­re­ce el ca­mino a se­guir pa­ra que el Cel­ta pue­da man­te­ner­se en la lu­cha por Eu­ro­pa. Los cam­bios es es­ta oca­sión re­sul­ta­ron fun­da­men­ta­les pa­ra que el con­jun­to vi­gués cam­bia­se de mar­cha.

El pri­mer tiem­po fue preo­cu­pan­te. Cua­tro días des­pués se re­pi­tió el cór­ner ase­sino con el Se­vi­lla. Un po­co an­tes, en el 42, y de otra ma­ne­ra, por­que fue Ca­rriço quien apro­ve­chó un mal des­pe­je de Beau­vue pa­ra mar­car sin opo­si­ción. Una bo­fe­ta­da que el Cel­ta se la­bró so­li­to cuan­do por ar­te de ma­gia co­men­zó a re­cu­lar, a per­der ba­lo­nes y a com­pli­car- se la sa­li­da an­te un ri­val que es­ta­ba con diez por la ex­pul­sión de Fa­zio y que ha­bía in­ver­ti­do ca­si to­do el tiem­po en co­lo­car­se por de­lan­te de Ser­gio Ri­co, en gran me­di­da por­que el Cel­ta tu­vo el ba­lón pe­ro ape­nas hi­zo da­ño: tan so­lo dos dis­pa­ros des­de la fron­tal de Wass con in­ten­ción y otro de Bon­gon­da des­de la de­re­cha que sa­lió al­to por po­co.

To­do, en un par­ti­do en don­de Emery ti­ró de su in­men­so fon­do de ar­ma­rio pa­ra cam­biar ocho ju­ga­do­res mien­tras Be­riz­zo ape­nas po­día rea­li­zar los cam­bios obli­ga­dos. Sin la ma­gia de No­li­to y Ore­lla­na, bus­có ve­lo­ci­dad en las ban­das, pe­ro el equi­po es­tu­vo muy le­jos de la ex­plo­si­vi­dad ne­ce­sa­ria y en el ma­ne­jo del ba­lón ha per­di­do esa chis­pa que di­bu­ja­ba el pa­se un se­gun­do an­tes de que el ri­val lo pu­die­se adi­vi­nar.

Y eso fue lo que su­ce­dió en el se­gun­do tiem­po, es­pe­cial­men­te cuan­do Be­riz­zo hi­zo los cam­bios. El Cel­ta se afi­ló en las ban­das, tu­vo el ba­lón y su­po dar­le pau­sa y ve­lo­ci­dad se­gún fue­ra más con­ve­nien­te. Y re­cu­pe­ró la in­ten­si­dad, ese ar­ma que le ha lle­va­do más le­jos de lo que in­di­ca­ba el guion del ini­cio de tem­po­ra­da.

El día de Bon­gon­da

Bon­gon­da fue el je­fe de ope­ra­ción. Por fin, y pe­se a sus 20 años, dio un pa­so ade­lan­te pa­ra por­fiar por la ban­da iz­quier­da. Por ahí en­con­tró la pri­me­ra vía de agua el Cel­ta. Pla­nas es­tu­vo cer­ca del gol tras una de­ja­da de As­pas, Théo lle­gó a la lí­nea de fon­do sin que Beau­vue apro­ve­cha­se en in­me­jo­ra­ble si­tua­ción (en el co­ra­zón del área) el es­fé­ri­co, que gol­peó a las nu­bes.

El cen­tro del cam­po tam­bién se fue apun­tan­do a la em­pre­sa de ase­diar a Ser­gio Ri­co y Ra­do­ja es­tu­vo a pun­to de ha­cer­lo con un dis­pa­ro de me­dia dis­tan­cia que des­vió el me­ta his­pa­len­se. Pe­ro el fes­ti­val del ase­dio hi­zo da­ño ver­da­de­ro cuan­do Wass se en­car­gó de la ban­da de­re­cha. Como la­te­ral en teo­ría, pe­ro como un ex­tre­mo que lle­ga­ba por sor­pre­sa en reali­dad. Su pri­mer cen­tro me­di­do fue apro­ve­cha­do por el gua­da­lu­pe­ño Beau­vue pa­ra mar­car su pri­mer gol ves­ti­do de ce­les­te, y el se­gun­do pu­do se­guir el mis­mo ca­mino si en­tre la ma­ra­ña de se­vi­llis­tas acan­to­na­dos apa­re­cie­se un de­lan­te­ro ce­les­te.

Con el 1-1, y pe­se a dar en­tra­da Emery a Ga­mei­ro y Ba­ne­ga, del Se­vi­lla no hu­bo ni ras­tro en ata­que. Tam­po­co des­com­po­si­ción atrás, pe­ro su co­rrec­ción pu­do sal­tar por los ai­res si el Tu­cu Hernández acier­ta con un ca­be­za­zo que se fue fue­ra por muy po­co o si Ia­go As­pas o Gui­det­ti acer­ta­sen en sen­dos re­ma­tes fran­cos. Fal­tó la pun­ti­lla. «Un pun­to va­lio­so con­tra un ri­val di­rec­to», ese fue el men­sa­je del To­to Be­riz­zo en su análisis del par­ti­do, el se­gun­do de la tri­lo­gía con el Se­vi­lla. El en­tre­na­dor del Cel­ta ha­bló por pri­me­ra vez, sin am­ba­ges, de la lu­cha por Eu­ro­pa. Ve a su equi­po ca­pa­ci­ta­do pa­ra lu­char por una de las pla­zas en la rec­ta fi­nal del cam­peo­na­to.

Be­riz­zo tam­bién se que­dó con la se­gun­da mi­tad, en don­de se in­tuía la vuel­ta del ADN Cel­ta en to­da su ex­ten­sión: «Re­cu­pe­ra­mos las sen­sa­cio­nes de equi­po que ga­na ju­gan­do bien, y con flui­dez y so­li­dez en el jue­go. Estamos vi­vos en com­pe­ti­cio­nes que nos im­pul­san a pe­lear por Eu­ro­pa con nues­tro fút­bol. De­fen­si­va­men­te no su­fri­mos pro­ble­mas y ju­ga­mos el par­ti­do que de­bía­mos ju­gar con el equi­po en bus­ca del gol. Es fun­da­men­tal pa­ra to­do lo que nos vie­ne».

En cuan­to a nom­bres pro­pios, Be­riz­zo qui­so des­ta­car el buen par­ti­do que hi­zo Mar­ce­lo Díaz en los mi­nu­tos que es­tu­vo so­bre el cam­po, y so­bre to­do, hi­zo men­ción al par­ti­do de Bon­gon­da. Del chi­leno di­jo que ayu­da­rá con su jue­go a cons­truir un me­jor Cel­ta y del belga, que ha­bía te­ni­do ca­pa­ci­dad de des­bor­de y que pu­so en aprie­tos a la za­ga his­pa­len­se. Théo es uno de los tres que cum­pli­rá ci­clo de ama­ri­llas en el Camp Nou. Tam­bién Ser­gi Gó­mez y As­pas.

Emery, sa­tis­fe­cho

«Lo más im­por­tan­te es que se­gui­mos sien­do quin­tos, des­pués de lo mu­cho que nos cos­tó lle­gar has­ta ahí, y sa­li­mos de aquí re­for­za­dos. Que­ría­mos una vic­to­ria pa­ra dar un gol­pe y afian­zar­nos en esa po­si­ción pe­ro no ha po­di­do ser. Tal y como fue el par­ti­do, nos vamos con­ten­tos por­que in­clu­so he­mos po­di­do per­der», co­men­tó Unai Emery des­pués de la con­tien­da.

ÓSCAR VÁZQUEZ

Théo Bon­gon­da fue el due­ño de la ban­da iz­quier­da y el más in­ci­si­vo de los vi­gue­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.