Lei­ces­ter City, el mi­la­gro del ra­po­so

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

Vol­va­mos a agos­to, con la Li­ga to­da­vía sin es­tre­nar y cin­cuen­ta eu­ros en el bol­si­llo ¿Se los ju­ga­ría al Ge­ta­fe? ¿Al pri­mer tí­tu­lo li­gue­ro en la his­to­ria azu­lo­na? ¿A un éxi­to sin pre­ce­den­tes del equi­po que ocu­pó el pues­to 14 la pa­sa­da tem­po­ra­da? En In­gla­te­rra, el país con más op­ti­mis­mo por ha­bi­tan­te (en nin­gún otro se apues­ta tan­to) al­guien lo hi­zo. No pu­so sus cin­cuen­ta eu­ros en Es­cri­bá, sino cua­ren­ta li­bras en Ra­nie­ri, lo que vie­ne sien­do el cam­bio más apro­xi­ma­do. El ita­liano con­tra­ta­do pa­ra di­ri­gir al Lei­ces­ter es­tá a una do­ce­na de par­ti­dos de ha­cer muy fe­liz a un in­glés des­co­no­ci­do. Ese al que en agos­to le pa­re­ció ra­zo­na­ble in­ver­tir en los zo­rros, cuan­do su triun­fo en la Pre­mier se pa­ga­ba 5.000 a 1. Cuan­do (ca­si) na­die creía en un equi­po sin pe­di­grí que aca­ba­ba de sal­var la ca­te­go­ría de chi­ri­pa, gra­cias a una im­pre­sio­nan­te ra­cha de sie­te vic­to­rias en los úl­ti­mos nue­ve en­cuen­tros del cur­so. En el mi­la­gro del ra­po­so. En el due­lo de­fi­ni­ti­vo de la pa­sa­da cam­pa­ña, los se­gui­do­res del Lei­ces­ter ce­le­bra­ron la agó­ni­ca per­ma­nen­cia echán­do­se unas cer­ve­zas a cos­ta del due­ño. Era la se­gun­da ron­da que pa­ga­ba Vi­chai Sri­vadd­ha­na­prab­ha des­de que com­pró el club en el 2010. La an­te­rior sir­vió pa­ra fes­te­jar el as­cen­so. Aque­llo ocu­rrió en ma­yo del 2014, des­pués de ocho cur­sos en Se­gun­da y otro más (20082009) en la ter­ce­ra ca­te­go­ría.

Los re­ve­ses lle­va­ron a la en­ti­dad, fun­da­da en 1882, a acu­mu­lar una enor­me deu­da (unos 125 mi­llo­nes de eu­ros) de la que se hi­zo car­go el em­pre­sa­rio tai­lan­dés. El ma­ná lle­gó jun­to a una pro­me­sa: la de asen­tar a los zo­rros en­tre los cin­co gran­des de la Pre­mier. Ha cum­pli­do Vi­chai, un mul­ti­mi­llo­na­rio que ha­ce un cuar­to de si­glo so­lo po­seía una tien­da duty free y hoy di­ri­ge al Lei­ces­ter a tra­vés de su hi­jo Ai­ya­watt. El pro­pie­ta­rio in­vi­tó por ter­ce­ra vez a bi­rras pa­ra despedir el 2015. En­ton­ces el equi­po se me­día al Man­ches­ter City, como es­te sá­ba­do, y en am­bas oca­sio­nes los de Ra­nie­ri sal­ta­ron al cés­ped con un on­ce va­lo­ra­do en po­co más de vein­te mi­llo­nes de eu­ros. En ve­rano, los zo­rros hi­cie­ron su ma­yor in­ver­sión (nue­ve mi­llo­nes) en el de­lan­te­ro ja­po­nés del Mainz Shin­ji Oka­za­ki, con­ver­ti­do el ter­cer fi­cha­je más ca­ro de la his­to­ria del club tras el croa­ta Kra­má­ric (ce­di­do aho­ra al Hof­fen­heim) y el ar­gen­tino Leo Ulloa (su­plen­te ha­bi­tual). El gas­to to­tal en re­fuer­zos es­ti­va­les fue de 19 ki­los, una mi­nu­cia pa­ra la li­ga que más di­ne­ro mue­ve del mundo.

La aus­te­ri­dad ha se­gui­do sien­do nor­ma en in­vierno y el lí­der de la Pre­mier so­lo ha he­cho dos in­cor­po­ra­cio­nes —el ex­tre­mo De­ma­rai Gray y el cen­tral Da­niel Amar­tey, por on­ce mi­llo­nes en to­tal— pa­ra man­te­ner­se en la pe­lea por el tí­tu­lo. La prio­ri­dad ha si­do re­no­var a una de las estrellas del equi­po, su go­lea­dor Ja­mie Vardy, que se­gui­rá vis­tien­do de azul has­ta el 2019. «El Lei­ces­ter es un fan­tás­ti­co ejem­plo de que el fút­bol no se tra­ta so­lo de gas­tar di­ne­ro», ma­ni­fes­tó el sá­ba­do Ar­se­ne Wen­ger, téc­ni­co del Ar­se­nal, tras la vic­to­ria de la ce­ni­cien­ta in­gle­sa en ca­sa del City. El téc­ni­co fran­cés pro­cla­mó tam­bién que «to­do el país, a ex­cep­ción de los hin­chas del Ar­se­nal, el Tot­ten­ham y el City (los otros as­pi­ran­tes al tí­tu­lo) desea la vic­to­ria del Lei­ces­ter». Una sim­pa­tía por el más dé­bil que acom­pa­ña a esa ciu­dad de 300.000 ha­bi­tan­tes (de­ci­mo­sex­ta en po­bla­ción del país) a la que su equi­po ha co­lo­ca­do en el ma­pa. «Lei­ces­ter es el fu­tu­ro, ten­drían que nom­brar­la ca­pi­tal de In­gla­te­rra», re­cla­ma­ba la semana pa­sa­da el po­pu­lar pre­sen­ta­dor bri­tá­ni­co Ch­ris Evans. La hin­cha­da pue­de pre­su­mir de no en­ten­der de mo­das: ya aba­rro­ta­ba las 32.000 lo­ca­li­da­des del King Po­wer Sta­dium (le de­be el nom­bre a la em­pre­sa del due­ño y pa­tro­ci­na­dor) an­tes de que el equi­po se con­vir­tie­ra en el oji­to de­re­cho del reino. Más allá de los cin­co pun­tos de ven­ta­ja so­bre los spurs y los gun­ners, los mo­ti­vos pa­ra man­te­ner la fe en el Lei­ces­ter pasan por el al­to ni­vel del plan­tel azu­lón, su re­gu­la­ri­dad (so­lo ha su­fri­do dos de­rro­tas es­te cur­so) y la au­sen­cia de dis­trac­cio­nes en for­ma de com­pe­ti­ción eu­ro­pea o ci­tas co­pe­ras. Las ca­sas de apues­tas ya han con­ver­ti­do en fa­vo­ri­to al club de Ra­nie­ri (se pa­ga 13 a 8). «No creo en los apos­tan­tes», afir­ma­ba ha­ce dos días el ita­liano en­tre ri­sas. Has­ta que co­noz­ca al ti­po de las cua­ren­ta li­bras en el bol­si­llo.

ED­DIE KEOGH REUTERS

La hin­cha­da del Lei­ces­ter des­plie­ga una pan­car­ta an­tes de un en­cuen­tro en ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.