Las ges­tas de Cal no se ol­vi­da­rán, ¿pe­ro su­po el pi­ra­güis­mo apro­ve­char­las?

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - Fer­nan­do Hi­dal­go

Al prin­ci­pio no pen­sa­ba que lle­ga­ría a ser un pi­ra­güis­ta a tiem­po com­ple­to, tam­po­co que ga­na­ría cam­peo­na­tos de Es­pa­ña y mu­cho me­nos un Mun­dial. Si le lle­gan a de­cir que al­can­za­ría la glo­ria olím­pi­ca y años des­pués que se con­ver­ti­ría en una leyenda del de­por­te es­pa­ñol, Da­vid Cal son­rei­ría con in­cre­du­li­dad y, pro­ba­ble­men­te, no di­ría ni mu. El tiem­po fue pa­san­do y las con­quis­tas fue­ron ca­yen­do. Una tras otra has­ta que el tí­mi­do cha­val na­ci­do en Can­gas se con­vir­tió en el de­por­tis­ta es­pa­ñol con más me­da­llas olím­pi­cas. Pe­ro el tiem­po no per­do­na y a Da­vid le ha lle­ga­do la ho­ra de ser un ex. El pa­sa­do miér­co­les, anun­ció que afron­ta­rá una nue­va vi­da pro­fe­sio­nal. Se va a Mur­cia, a la UCAM, don­de ha en­con­tra­do ca­ri­ño y un tra­ba­jo. Y así, como quien no quie­re la co­sa, Da­vid se va de Ga­li­cia a em­pe­zar una nue­va vi­da. Atrás que­da un via­je ma­ra­vi­llo­so. Con su ca­noa, con su pa­la, con su en­tre­na­dor. Él, ca­lla­do, tí­mi­do, in­tro­ver­ti­do. Mor­lán, cas­ca­rra­bias, vol­cá­ni­co, ob­se­si­vo. Los dos die­ron una lec­ción al mundo en­te­ro. Fue­ron que­ri­dos y ad­mi­ra­dos. No les fal­ta­ron zan­ca­di­llas, ni malos ra­tos inex­pli­ca­bles. Pe­ro lo bueno siem­pre fue me­jor que lo ma­lo. Como no po­dría ser de otra for­ma en al­guien que se con­vir­tió en el má­xi­mo me­da­llis­ta olím­pi­co de su país. Sin du­da, Da­vid y Su­so han de­ja­do un le­ga­do im­pre­sio­nan­te. Cin­co me­da­llas olím­pi­cas en tres par­ti­ci­pa­cio­nes. Pe­ro so­bre to­do, un mé­to­do de tra­ba­jo y una éti­ca del de­por­te que no de­be­ría per­der­se en las me­mo­rias. To­do su tra­ba­jo du­ran­te es­tos años ha si­do un ejem­plo de có­mo se pre­pa­ra un de­por­tis­ta de éli­te. Sa­cri­fi­cio fí­si­co má­xi­mo bien pau­ta­do, es­tu­dio mi­li­mé­tri­co de la téc­ni­ca, desa­rro­llo cien­tí­fi­co de la ca­noa, cons­tan­cia, fe y am­bi­cio­nes sin lí­mi­tes, des­pre­cio a la cul­tu­ra del dopaje, y res­pe­to ha­cia los ri­va­les y ha­cia el pi­ra­güis­mo. Cal no fue so­lo un mu­cha­cho­te fuer­te que pa­lea­ba como un ex­tra­te­rres­tre, sino que ha aglu­ti­na­do todos los va­lo­res que se con­si­de­ran po­si­ti­vos en el de­por­te. Y la pre­gun­ta es: ¿De ver­dad se ha apro­ve­cha­do el pri­vi­le­gio de ha­ber dis­pues­to de un de­por­tis­ta ex­tra­or­di­na­rio? ¿Se ha be­ne­fi­cia­do el pi­ra­güis­mo ga­lle­go y es­pa­ñol en ge­ne­ral? Los ar­chi­vos de Su­so Mor­lán so­bre los en­tre­na­mien­tos de Da­vid Cal son un te­so­ro del co­no­ci­mien­to del de­por­te de la ca­noa. Su mé­to­do, su sa­bi­du­ría, to­da su ex- pe­rien­cia de­be­ría ser­vir pa­ra me­jo­rar la for­ma­ción de las ve­ni­de­ras ge­ne­ra­cio­nes de en­tre­na­do­res. Y no es­tá cla­ro que es­to va­ya a ser así. Lo mis­mo en cuan­to a Da­vid. ¿Es me­jor el pi­ra­güis­mo que nos de­ja Da­vid que el que exis­tía an­tes de su ges­ta de Ate­nas? Tam­po­co es­tá na­da cla­ro que Es­pa­ña ha­ya sa­bi­do apro­ve­char­se de se­me­jan­te re­ga­lo. Y es­to, más que una lás­ti­ma es un co­lo­sal error. El pro­pio Cal, en la en­tre­vis­ta con­ce­di­da a es­te pe­rió­di­co, mues­tra su preo­cu­pa­ción por la ba­se. Du­ran­te años, el pi­ra­güis­mo vi­vió de los re­sul­ta­dos de Da­vid Cal, Te­re­sa Por­te­la, Pe­ru­cho, Cra­viot­to... Pe­ro se co­rre un se­rio ries­go de caer en un agujero ne­gro cuan­do todos es­tos ya ve­te­ra­nos de­por­tis­tas va­yan co­gien­do el ca­mino de la re­ti­ra­da, como Da­vid Cal. Si se con­su­ma es­te desas­tre de­por­ti­vo, los úni­cos que no ten­drán res­pon­sa­bi­li­dad en ello se­rán el pro­pio Cal y Mor­lán. Lo que na­die ol­vi­da­rá, eso sí, es aque­lla re­ga­ta en Ate­nas, en la pis­ta de Schi­nias, don­de un jo­ven­ci­to de Can­gas sa­lió como un cohe­te, des­tro­nó al rey de la ca­noa y se con­vir­tió en el pri­mer oro ga­lle­go de la his­to­ria de Ga­li­cia. Lue­go vi­nie­ron otras cua­tro me­da­llas más, com­ple­tan­do una aven­tu­ra inol­vi­da­ble.

ILUS­TRA­CIÓN ABRAL­DES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.