Gó­mez No­ya arran­ca al ra­len­tí

A po­co del ini­cio del Mun­dial, su pre­pa­ra­dor ad­mi­te que es­te año so­lo mi­ra a Bra­sil

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - AN­TÓN BRU­QUE­TAS

El co­ra­zón aún la­te pau­sa­do, la ca­li­dad de los en­tre­na­mien­tos to­da­vía se mi­de por dis­tan­cia, las pier­nas y los bra­zos due­len por acu­mu­la­ción, pe­ro, de mo­men­to, el cuer­po via­ja al ra­len­tí. Ape­nas que­dan tres se­ma­nas pa­ra el es­treno de las Se­ries Mun­dia­les don­de Ja­vier Gó­mez No­ya (Ba­si­lea, 1983) de­fien­de no so­lo el tí­tu­lo de la tem­po­ra­da pa­sa­da, sino un rei­na­do. Tres años de au­tén­ti­ca ti­ra­nía que le han ser­vi­do pa­ra es­ca­lar al pe­des­tal más al­to de la his­to­ria del triatlón. Ha­ce tiem­po que se ha con­ver­ti­do en un mi­to. Pe­ro a su leyenda le fal­ta un ca­pí­tu­lo: el oro olím­pi­co. Por eso, es­tos días, a 13.000 ki­ló­me­tros de Pon­te­ve­dra, en la ciu­dad sud­afri­ca­na de Ste­llen­bosch, un re­man­so de paz re­ple­to de vi­ñe­dos en­tre mon­ta­ñas, Gó­mez No­ya no apu­ra el pa­so. Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo, en agos­to.

«Es­te año to­do nos lo vamos a to­mar con mu­cha cal­ma. No tie­ne sen­ti­do que Ja­vier en­cuen­tre un pi­co de for­ma pron­to cuan­do que­dan me­ses pa­ra Río», co­men­ta el en­tre­na­dor de Gó­mez No­ya, Car­los Da­vid Prie­to, quien tam­bién ra­dio­gra­fía las bon­da­des de la concentración que es­tán ha­cien­do aho­ra en Su­dá­fri­ca: «Aho­ra mis­mo estamos a 30 gra­dos, una tem­pe­ra­tu­ra que per­mi­te entrenar las con­di­cio­nes que ten­dre­mos en Abu Da­bi den­tro de un mes [don­de se ce­le­bra esa pri­me­ra pa­ra­da del Cam­peo­na­to del Mundo] y des­pués nos to­ca­rá via­jar a Aus­tra­lia, así que es un si­tio idó­neo pa­ra acli­ma­tar­se al ca­lor. Ade­más, la ciu­dad —con­ti­núa Prie­to— es muy aco­ge­do­ra y tie­ne pis­tas de hier­ba y tie­rra por las que co­rrer sin que se re­sien­tan las ar­ti­cu­la­cio­nes y lue­go ca­rre­te­ras bien as­fal­ta­das en las que se mez­clan zo­nas lla­nas con al­gu­nos puer­tos don­de ha­cer se­sio­nes di­fe­ren­cia­das en bi­ci. Las ins­ta­la­cio­nes que tie­ne la uni­ver­si­dad aquí son es­pec­ta­cu­la­res».

Sin la car­ga del «jet lag»

Otra de las gran­des ven­ta­jas de Ste­llen­bosch, don­de ya se con­cen­tró el año pa­sa­do du­ran­te el mes de abril, jus­to an­tes de la prue­ba de Ciu­dad del Ca­bo, es que se en­cuen­tra en la mis­ma fran­ja ho­ra­ria que Ga­li­cia. «El via­je es lar­go, nos lle­vó apro­xi­ma­da­men­te 18 ho­ras, pe­ro al no te­ner jet lag, al día si­guien­te to­do el mundo es­tá pre­pa­ra­do pa­ra entrenar a buen rit­mo. No es como si nos mar­chá­se­mos a Aus­tra­lia o Nue­va Ze­lan­da, don­de te pa­sas al me­nos cin­co días acon­di­cio­nan­do el cuer­po al nue­vo ho­ra­rio. Con una concentración tan cor­ta, de al­go me­nos de un mes, es­te es un gran con­tra­tiem­po», co­men­ta el en­tre­na­dor.

Gó­mez No­ya se ha pro­pues­to cui­dar has­ta el mí­ni­mo de­ta­lle pa­ra ate­rri­zar en los Jue­gos al má­xi­mo de su po­ten­cial. Des­pués de co­men­zar el año en Fuer­te­ven­tu- ra, don­de pu­so el re­loj a ce­ro tras la con­se­cu­ción de su quin­to cam­peo­na­to del mundo, aho­ra quie­re se­guir ga­nan­do ki­ló­me­tros. Des­de el año olím­pi­co que pre­ce­dió a los Jue­gos de Lon­dres, acon­se­ja­do por su car­dió­lo­go y tam­bién triatle­ta, Ni­co­lás Ba­yón, Gó­mez No­ya co­men­zó a entrenar ba­jo el rit­mo que mar­ca el pul­só­me­tro. La idea es evi­tar un so­bre­en­tre­na­mien­to, ex­pri­mir de­ma­sia­do el or­ga­nis­mo an­tes de la ci­ta en la que ha fi­ja­do sus es­pe­ran­zas. «Por aho­ra, no lo he­mos te­ni­do que echar mano del pul­só­me­tro. Estamos ha­cien­do se­ries en tiem­pos que sa­be­mos con cer­te­za que mantienen a Ja­vier por de­ba­jo del um­bral re­co­men­da­ble pa­ra es­te par­te del año. En el blo­que de Aus­tra­lia ya en­tra­re­mos en rit­mos más ele­va­dos y en­ton­ces sí se­rá ne­ce­sa­rio vi­gi­lar las pul­sa­cio­nes», se­ña­la el pre­pa­ra­dor.

En Abu Da­bi, le­jos del po­dio

Así, con es­ta le­ta­nía de días lar­gos, pe­ro có­mo­dos, el pen­ta­cam­peón del mundo se aden­tra, po­co a po­co, en un nue­vo cur­so. Si na­da se tuer­ce, el pri­mer fin de semana de mar­zo com­pe­ti­rá en Abu Da­bi, aunque, lo ló­gi­co es que es­té le­jos de la lu­cha por el triun­fo. «Lo to­ma­re­mos como un en­tre­na­mien­to más, pe­ro va a ha­ber mu­cha gen­te que se jue­ga la cla­si­fi­ca­ción pa­ra los Jue­gos, que se cie­rra en Yo­koha­ma, y su­pon­go que tra­ta­rán de es­tar ya a tope des­de la pri­me­ra prue­ba y si en­tran en los Jue­gos lue­go ya tra­ta­rán de ha­cer al­go es­pe­cí­fi­co», in­di­ca Car­los Da­vid Prie­to, quien re­sal­ta que ha­brá otro blo­que de triatle­tas que es cons­cien­te de que es­ta tem­po­ra­da pue­de ser su me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra ga­nar un Mun­dial. «Ha­cia abril y ma­yo ya em­pe­za­re­mos en se­rio».

FO­TOS: C.D.P.

Ja­vier Gó­mez No­ya, a pun­to de ini­ciar una sa­li­da en bi­ci por las ca­rre­te­ras de Ste­llen­bosch.

La pis­ci­na en la que tra­ba­ja a dia­rio el pen­ta­cam­peón del mundo.

Las zo­nas pa­ra co­rrer en hier­ba per­mi­ten mi­ni­mi­zar las le­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.