La no­che en que Lu­go ca­zó ár­bi­tros con red

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - MIGUEL ÁL­VA­REZ

El 14 de fe­bre­ro de 1987, el Breo­gán fir­mó su epi­so­dio más ne­gro. Re­ci­bió al Oxi­me­sa, un ri­val di­rec­to por la per­ma­nen­cia en la ACB. Los lu­cen­ses per­dían al des­can­so por 36-53. Pe­ro re­mon­ta­ron. En los úl­ti­mos se­gun­dos, con 86-87 en el elec­tró­ni­co, re­cu­pe­ra­ron un ba­lón. Nino Mo­ra­les re­ci­bió una fal­ta per­so­nal cuan­do lan­zó a ca­nas­ta. Tras una lar­ga de­li­be­ra­ción, los ár­bi­tros de­cre­ta­ron que la ac­ción es­ta­ba fue­ra de tiem­po. Ho­ras más tar­de, Al­zu­ria y Ma­teo Ra­mos fue­ron agre­di­dos por la tur­ba que se agol­pó en el Pa­be­llón Mu­ni­ci­pal.

PRÓ­LO­GO Dos equi­pos ne­ce­si­ta­dos

El Oxi­me­sa se en­con­tra­ba en to­das las qui­nie­las pa­ra des­cen­der. «Éra­mos inex­per­tos y po­bres, una ce­ni­cien­ta», re­cuer­da Luis Ál­va­rez, ba­se de los gra­na­di­nos. «Cuan­do lle­ga­mos a ca­len­tar, el pú­bli­co ya ha­bía lle­na­do la can­cha. Se no­ta­ban mu­chos ner­vios», agre­ga.

Los an­da­lu­ces se es- ca­pa­ron en la pri­me­ra par­te, pe­ro el Breo­gán reac­cio­nó. A fal­ta de unos se­gun­dos, se co­lo­có a un pun­to. Luis Ál­va­rez per­dió el ba­lón. Nino Mo­ra­les lo re­ci­bió ba­jo el ta­ble­ro y fue ob­je­to de una fal­ta per­so­nal de Spi­cer. «Todos tu­vi­mos la sen­sa­ción de que es­ta­ba den­tro del tiem­po», re­cuer­da el en­ton­ces ale­ro ce­les­te.

SUS­PEN­SE A la es­pe­ra de los ti­ros li­bres

Tras de­cre­tar la fal­ta, los ár­bi­tros de­li­be­ra­ron. El co­le­gia­do Ma­teo Ra­mos ex­pli­ca que «no oí la si­re­na, pe­ro Al­zu­ria me di­jo que la fal­ta es­ta­ba fue­ra de tiem­po. Ave­lino Ri­vas, co­mi­sa­rio de me­sa, nos pre­gun­tó si es­tá­ba­mos se­gu­ros, por­que se po­día mon­tar una bue­na. Y Al­zu­ria le di­jo que sí».

Nino Mo­ra­les, que deam­bu­ló du­ran­te mi­nu­tos por la lí­nea de los li­bres, nun­ca pu­do lan­zar. «Lo úni­co que pen­sa­ba era en ti­rar. Aque­llos mo­men­tos me qui­ta­ron días de vi­da», co­men­ta.

VES­TUA­RIOS Hui­da y trin­che­ra

De­cre­ta­do el fi­nal, los acon­te­ci­mien­tos se pre­ci­pi­ta­ron. Luis Ál­va­rez re­cuer­da que «sa­li­mos de la pis­ta co­rrien­do y un mo­men­to des­pués de que lle­gá­se­mos al ves­tua­rio, en­tra­ron Al­zu­ria y Ma­teo Ra­mos. Le di­ji­mos a Joe Coo­per que se pu­sie­se en la puer­ta. La su­je­tó pa­ra que no en­tra­se na­die». «Los ár­bi­tros se que­da­ron con no­so­tros du­ran­te más de me­dia ho­ra. In­clu­so les ofre­ci­mos nues­tros chán­da­les pa­ra que pu­die­sen sa­lir dis­fra­za­dos, pe­ro no qui­sie­ron», ex­po­ne.

ENCERRONA La des­pro­tec­ción

Ma­teo Ra­mos tie­ne cla­ro lo que su­ce­dió tras el par­ti­do: «El cul­pa­ble fue el res­pon­sa­ble de la po­li­cía. Le di­ji­mos que no te­nía­mos pri­sa. Oía­mos rui­do fue­ra, pe­ro no sa­bía­mos que pa­sa­ba». Quique Ro­zas, en­ton­ces en­car­ga­do de pren­sa d del Breo­gán, se­ñal la que el de­seo era q que «des­alo­ja­sen el p pa­be­llón. La gen­te s se fue a ca­sa y re­gre­só. To­do se vol­vióv muy pe­li­gro­so».

LA CA­ZA Atra­pa­do­sA con una por­te­ría

A me­dia­no­che, «tres o cua­tro po­li­cías» es­col­ta­ron a los ár­bi­tros. Es­tos atra­ve­sa­ron to­da la can­cha pa­ra en­trar en un jeep co­lo­ca­do en el ex­tre­mo opues­to. Pe­ro la si­tua­ción fue in­con­te­ni­ble. «En la puer­ta, nos fui­mos con­tra las re­des de una por­te­ría», afir­ma Ma­teo Ra­mos. Un afi­cio­na­do la ha­bía em­pu­ja­do pa­ra ca­zar­los. «Caí­mos, nos gol­pea­ron y el co­che arran­có cuan­do yo aún te­nía las pier­nas fue­ra», apos­ti­lla.

«En la caí­da, un pe­rio­dis­ta de una emi­so­ra de ra­dio se que­dó con mi bol­sa de deportes y me in­ten­tó chan­ta­jear. Me di­jo que me la de­vol­ve­ría si le ha­cía de­cla­ra­cio­nes. Años más tar­de, se dis­cul­pó», in­di­ca el ár­bi­tro.

EL DESEN­LA­CE Un des­cen­so inevi­ta­ble

Tras los in­ci­den­tes, el Mu­ni­ci­pal fue clau­su­ra­do du­ran­te tres en­cuen­tros. «Los ar­bi­tra­jes fue­ron muy es­tric­tos des­pués», re­me­mo­ra Nino Mo­ra­les. El Breo­gán aca­bó des­cen­dien­do. Pe­ro, du­ran­te mu­chas tem­po­ra­das, la afi­ción co­reó el gri­to de gue­rra de «¡Oxi­me­sa, Oxi­me­sa!» cuan­do se sin­tió per­ju­di­ca­da por los co­le­gia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.