Ca­si un 11 % de los alum­nos ga­lle­gos de la ESO se ci­tan con des­co­no­ci­dos con los que con­tac­tan en la Red, mien­tras ca­da año se re­gis­tran trein­ta de­li­tos de abu­sos se­xua­les a me­no­res de 13

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - ALFONSO AN­DRA­DE

«El ni­ño re­ci­be un men­sa­je en el mó­vil con un en­la­ce que le in­vi­ta a pin­char en él pa­ra con­tri­buir a una bue­na cau­sa. Cuan­do lo ha­ce, con su me­jor in­ten­ción, un tro­yano se ins­ta­la en su te­lé­fono y al­guien des­de otro or­de­na­dor, a dis­tan­cia, tie­ne ac­ce­so a to­do su con­te­ni­do: a sus fo­tos, a sus con­ver­sa­cio­nes con otros chi­cos... Él lo des­co­no­ce, pe­ro es­tá sien­do con­tro­la­do». El que ex­pli­ca el me­ca­nis­mo de es­te en­ga­ño, uno de los mu­chos de los que son víc­ti­mas los me­no­res, es un for­ma­dor de la Guar­dia Ci­vil vin­cu­la­do al Plan Di­rec­tor pa­ra la Con­vi­ven­cia y Me­jo­ra de la Se­gu­ri­dad Es­co­lar en Ga­li­cia.

Se­gún los da­tos de la Fis­ca­lía Su­pe­rior, en el 2014 fue­ron in­coa­dos 29 de­li­tos de abu­so se­xual a me­no­res de 13 años. En el 2013 ha­bían si­do 35 en la co­mu­ni­dad. Su­me­mos 6 de agre­sión se­xual a me­no­res de 13 años, 4 de aco­so por te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, 22 de uti­li­za­ción de me­no­res con fi­nes por­no­grá­fi­cos...

El for­ma­dor de la Guar­dia Ci­vil co­no­ce a fon­do el problema y sa­be que en mu­chas de es­tas de- nun­cias hay una re­la­ción di­rec­ta con un mal uso de In­ter­net y las re­des so­cia­les, y con un pro­fun­do des­co­no­ci­mien­to de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les por par­te de las víc­ti­mas, en es­te ca­so, críos. «Por des­gra­cia —ex­pli­ca—, lle­gar has­ta ellos es tan sen­ci­llo como crear un per­fil fal­so en cual­quie­ra de las re­des so­cia­les que uti­li­zan pa­ra ha­cer­se pa­sar, por ejem­plo, por una chi­ca gua­pa».

Ci­tas a cie­gas

Pa­ra en­ten­der có­mo es tan efi­caz el en­ga­ño, vol­ve­mos a los da­tos. Se­gún el ma­cro­es­tu­dio so­bre me­no­res y tec­no­lo­gía rea­li­za­do en el 2014 por el Va­le­dor do Po­bo, la Xun­ta, Am­te­ga y la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, con da­tos de 44.000 es­tu­dian­tes de 12 a 17 años, los ga­lle­gos re­ci­ben su pri­mer mó­vil a los 11. Es­to ex­pli­ca otra ci­fra que po­ne los pe­los de pun­ta: el 31,5 % de los me­no­res ha­blan con des­co­no­ci­dos en In­ter­net y el 10,7 % se arries­gan al aco­so al ci­tar­se fí­si­ca­men­te con per­so­nas que co­no­cie­ron en la Red.

A pe­sar de es­te uso irres­pon­sa­ble, el 92 % de los cha­va­les de 11 y 12 años tie­nen mó­vil. Y se­gún re­co­ge la pá­gi­na web Protegeles.com, el 76 % de los de 11 a 14 usan What­sApp re­gu­lar­men­te en su te­lé­fono o en el de sus pa­dres.

Lle­ga­dos a es­te pun­to, pa­re­ce cla­ro que «los pa­dres que tie­nen ven­ta­ja en el in­ten­to de evi­tar si­tua­cio­nes con­flic­ti­vas son aque­llos que lo­gran dia­lo­gar con sus hi­jos so­bre los ries­gos de In­ter­net y la tec­no­lo­gía, y que con­si­guen co­no­cer a fon­do a los críos —afir­ma el for­ma­dor de la Guar­dia Ci­vil—, por­que so­lo me­dian­te in­di­cios su­ti­les es po­si­ble a ve­ces de­tec­tar sín­to­mas de que su­ce­de al­go ra­ro» cuan­do co­mien­za un chan­ta­je.

Es­te se ori­gi­na siem­pre de una for­ma pa­re­ci­da: el pe­de­ras­ta, ocul­to ba­jo una iden­ti­dad fal­sa, con­si­gue com­pro­me­ter a la víc­ti­ma, tal vez al ha­cer­se con una fo­to­gra­fía subida de tono. A par­tir de ahí le irá pi­dien­do co­sas ca­da vez más du­ras, ba­jo la ame­na­za de di­fun­dir la ima­gen en­tre sus amis­ta­des.

«Pa­ra pre­ve­nir, el me­jor con­trol pa­ren­tal que exis­te es la co­mu­ni­ca­ción con nues­tros hi­jos», sen­ten­cia es­ta fuen­te de la Guar­dia Ci­vil. «Hay que em­pe- zar cuan­do tie­nen 8 años —pro­si­gue—, ex­pli­car­les que hay gen­te ma­la que uti­li­za In­ter­net y el mó­vil pa­ra ha­cer da­ño, y ani­mar­les a que, in­clu­so si se equi­vo­can y co­me­ten un error, lo cuen­ten lo an­tes po­si­ble pa­ra evi­tar que va­ya a más».

Por un ma­ne­jo res­pon­sa­ble

Pe­ro a ve­ces el problema es pre­ci­sa­men­te de co­mu­ni­ca­ción. Jo­sé An­to­nio Luen­go, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Camilo Jo­sé Ce­la, de Ma­drid, di­ce que a los psi­có­lo­gos les in­quie­ta «el ce­lu­la­ris­mo en que se han con­ver­ti­do las ca­sas, don­de ca­da uno va a lo su­yo», y ex­pli­ca que por eso los psi­có­lo­gos, que an­tes no re­co­men­da­ban ver la te­le, aho­ra lo es­tán ha­cien­do, «en com­pa­ñía de un adul­to, por­que al me­nos así se ga­ran­ti­za cier­ta con­vi­ven­cia».

La Guar­dia Ci­vil lo tie­ne muy cla­ro: «An­tes, de­cía a los pa­dres que no pu­sie­sen dis­po­si­ti­vos con co­ne­xión de da­tos en ma­nos de sus hi­jos, que lo evi­ta­sen a to­da cos­ta mien­tras son pe­que­ños —di­ce el for­ma­dor—, pe­ro como veo que es im­po­si­ble, ya me con­for­mo con pe­dir­les que se sien­ten con ellos y les en­se­ñen a ma­ne­jar­los con res­pon­sa­bi­li­dad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.