Vi­vir en la som­bra y con un mega

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición -

Ra­món Mar­cos vi­ve en Vi­la­chá, una pa­rro­quia del mu­ni­ci­pio lu­cen­se de So­ber en ple­na Ri­bei­ra Sa­cra con su mu­jer y sus dos hi­jos ado­les­cen­tes. Los cua­tro tie­nen mó­vil y cuan­do es­tán en ca­sa hay un problema por­que los cua­tro mó­vi­les ti­ran­do de la mis­ma se­ñal de wi­fi, que so­lo apor­ta un mega son, cla­ra­men­te, un es­fuer­zo des­me­di­do pa­ra tan po­co In­ter­net: «Los cha­va­les nos pi­den un In­ter­net de ca­li­dad —di­ce la mu­jer de Ra­món—, pe­ro de lo que no se acuer­dan es de que he­mos es­ta­do bas­tan­te peor».

Al me­nos, mien­tras es­tán por ca­sa fe­de­llan­do con el mó­vil no les in­te­rrum­pen las lla­ma­das, por­que so­lo hay una ha­bi­ta­ción en to­da la ca­sa con co­ber­tu­ra. Cuan­do tie­nen que lla­mar a al­guien, de­ben ir allí. O sa­lir de ca­sa unos me­tros en di­rec­ción al sur. «En­ton­ces es cuan­do el mó­vil em­pie­za a pi­tar —ex­pli­ca Ra­món— por­que en­tran to­das las lla­ma­das per­di­das». Pa­ra de­mos­trar­lo mues­tra su bu­zón don­de se agru­pan las lla­ma­das: «A ve­ces la de­vuel­ves y re­sul­ta que es pa­ra ven­der­te al­go. El col­mo».

Len­to avan­ce tec­no­ló­gi­co

No es un ca­so úni­co en el Concello de So­ber. Di­ce su al­cal­de, Luis Fer­nán­dez Gui­tián, que de vez en cuan­do re­ci­ben que­jas por es­te ti­po de pro­ble­mas que, afor­tu­na­da­men­te, ca­da vez son me­nos. El ayun­ta­mien­to (2.400 ve­ci- nos) ha per­di­do más de la mi­tad de su po­bla­ción en los úl­ti­mos vein­te años aunque, en con­tra de lo que ocu­rre en la ma­yo­ría de los mu­ni­ci­pios del in­te­rior, ha si­do ca­paz de desa­rro­llar al­ter­na­ti­vas eco­nó­mi­cas, sin­gu­lar­men­te al­re­de­dor de la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la y del tu­ris­mo que ha ge­ne­ra­do el re­des­cu­bri­mien­to de la Ri­bei­ra Sa­cra. ¿Le ha acom­pa­ña­do la red de te­lé­fono e In­ter­net? A ve­ces sí y a ve­ces no tan­to.

En la bo­de­ga Re­gi­na Via­rum, en Doa­de, una de las más vi­si- ta­das de la zo­na, ya que hay va­rias ini­cia­ti­vas tu­rís­ti­cas a su al­re­de­dor, el te­lé­fono mó­vil lo tie­nen ubi­ca­do en un pun­to es­tra­té­gi­co de la ins­ta­la­ción don­de sí hay co­ber­tu­ra. Y fun­cio­na como una es­pe­cie de cen­tra­li­ta que re­dis­tri­bu­ye las lla­ma­das. Pe­ro na­die lo mue­ve de ahí. Por el res­to de la bo­de­ga, el mó­vil no fun­cio­na. Tam­po­co se re­ci­be co­ber­tu­ra en la bo­de­ga Cru­cei­ro de Ra­món Mar­cos. Si en su do­mi­ci­lio hay un pun­to úni­co de co­ber­tu­ra, en la bo­de­ga no hay nin­guno. En las dos in­dus­trias con­si­de­ran que es­te problema no es­tá per­ju­di­can­do el desa­rro­llo de sus ne­go­cios. Se lo to­man como un in­con­ve­nien­te, pe­ro como han vi­vi­do si­tua­cio­nes mu­cho peo­res se con­for­man y es­pe­ran que el pro­gre­so va­ya lle­gan­do. Len­ta­men­te, pe­ro que les al­can­ce. «¿4G? ¿Qué es eso?», bro­mea Ra­món Mar­cos, mien­tras po­da las vi­ñas a un ti­ro de pie­dra del cur­so del Sil.

To­más Ló­pez es otro bo­de­gue­ro y tam­bién al­fa­re­ro: «Eu nun­ca qui­xen tec­no­lo­xía ata que fun a tra­ba­llar á ri­bei­ra», di­ce. Una vez, cuen­ta, res­ba­ló y es­tu­vo a pun­to de pre­ci­pi­tar­se has­ta el río. Afor­tu­na­da­men­te, se re­cu­pe­ró en­se­gui­da, pe­ro sa­le a re­lu­cir el ca­so de otro ve­cino que se rom­pió una pier­na y, por no te­ner co­ber­tu­ra, es­tu­vo a pun­to de as­fi­xiar­se al sol sin po­der pe­dir au­xi­lio. En ca­sa tie­ne con­tra­ta­da una ta­ri­fa pa­ra te­ner In­ter­net, lla­ma­das y te­le­vi­sión: «Como ha­xa que en­viar al­gún do­cu­men­to cun pou­co de pe­so xa te­mos que des­co­nec­tar al­go da wi­fi». El mega del con­tra­to da pa­ra lo que da. Hay mu­chos lu­ga­res en Ga­li­cia don­de el ac­ce­so in­me­dia­to a las pá­gi­nas de In­ter­net to­da­vía es cien­cia fic­ción y don­de la co­ber­tu­ra de mó­vil tam­po­co ayu­da.

Con to­do, cir­cu­lar hoy por las la­de­ras de la Ri­bei­ra Sa­cra ya no es lo que era. Hoy es fá­cil, an­te la fas­ci­na­ción del pai­sa­je, sa­car una fo­to con el te­lé­fono y en­viar­la por What­sApp o su­bir­la a cual­quier red so­cial. Se­gún la zo­na y se­gún el día, la fo­to tar­da­rá un po­co más, pe­ro cual­quier atas­co se so­lu­cio­na mo­vien­do el te­lé­fono unos me­tros.

No to­da la ri­bei­ra es­tá tan bien co­nec­ta­da. Hay zo­nas oro­grá­fi­ca­men­te di­fí­ci­les, pe­ro has­ta la na­ve­ga­ción con los ca­ta­ma­ra­nes que sur­can el Sil es com­pa­ti­ble con la co­ber­tu­ra... si se tie­ne la pa­cien­cia su­fi­cien­te.

ROI FER­NÁN­DEZ

To­más Ló­pez prue­ba la co­ber­tu­ra en los ca­ño­nes del Sil.

LA SEX­TA

Las ca­ras co­no­ci­das de «El In­ter­me­dio»: Wyo­ming, Thais, Gon­zo, Da­ni y San­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.