Igle­sias, la po­lí­ti­ca del es­mo­quin

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz de Galicia - En­ri­que Cle­men­te

En fran­cés se lla­ma épa­ter les bour­geo­is, que equi­va­le a de­jar ató­ni­to al per­so­nal. Es lo que ha­cían ma­gis­tral­men­te Bau­de­lai­re o Rim­baud en el si­glo XIX y lue­go los da­daís­tas y los su­rrea­lis­tas. Es­tá muy pre­sen­te en al­gu­nas obras maes­tras de Luis Bu­ñuel. Si­guien­do con el fran­cés, aquí te­ne­mos nues­tro en­fant te­rri­ble par­ti­cu­lar, de an­dar por ca­sa, que se lla­ma Pa­blo Igle­sias. Como di­ce la can­ción, le gus­ta ser la no­via en la bo­da, el ni­ño en el bau­ti­zo y, es­pe­re­mos que no sea así has­ta den­tro de mu­cho tiem­po, el muer­to en el en­tie­rro. Ser pro­ta­go­nis­ta de la aper­tu­ra del Con­gre­so con un hap­pe­ning pre­pa­ra­do al mi­lí­me­tro o de­jar pas­ma­do al pro­pio mo­nar­ca, a Pe­dro Sán­chez y al país en­te­ro pro­po­nien­do una coa­li­ción de go­bierno sin co­mu­ni­cár­se­lo an­tes al que va a dar la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca (sic) de ser pre­si­den­te. Es ca­paz de ir con su sem­pi­ter­na (no siem­pre la mis­ma, no exa­ge­re­mos) ca­mi­sa de Al­cam­po a ver a Fe­li­pe VI y po­ner­se el es­mo­quin en la ga­la de los Go­ya. Su ex­pli­ca­ción es que el ci­ne es­pa­ñol se me­re­ce su sa­cri­fi­cio. ¡Qué ge­ne­ro­si­dad! Ló­gi­ca­men­te no es un ar­tis­ta ge­nial como Bau­de­lai­re, Rim­baud, Tza­ra, Dalí o Bu­ñuel, sino un po­li­tó­lo­go de­ve­ni­do en po­lí­ti­co de cu­yos dipu­tados pue­de de­pen­der el Go­bierno. Lo su­yo es la es­ce­ni­fi­ca­ción gran­di­lo­cuen­te, el ego in­con­men­su­ra­ble, la pre­po­ten­cia des­bor­dan­te, la con­des­cen­den­cia irri­tan­te y la arro­gan­cia ili­mi­ta­da. Lla­ma la aten­ción que un pres­ti­gio­so eco­no­mis­ta de iz­quier­das como Juan To­rres, que fue su ase­sor, di­ga que em­pie­za a sen­tir ver­güen­za aje­na de Igle­sias, co­men­ta­rio al que agre­ga­ba en Twit­ter es­ta de­cla­ra­ción del lí­der de Po­de­mos: «He­mos ce­di­do en lo fun­da­men­tal, en la pre­si­den­cia del Go­bierno». Sán­chez le tie­ne que agra­de­cer la son­ri­sa del des­tino. Y el des­tino se lla­ma Pa­blo Igle­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.