Bél­gi­ca des­pier­ta la pe­sa­di­lla de otro Cher­nó­bil en Eu­ro­pa

Paí­ses ve­ci­nos pre­sio­nan a Bru­se­las pa­ra que cie­rre sus vie­jas plan­tas nu­clea­res

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz de Galicia -

Cher­nó­bil 1986 y Fu­kus­hi­ma 2011. Las dos gran­des ca­tás­tro­fes nu­clea­res del úl­ti­mo me­dio si­glo de­ja­ron gra­ba­das en las re­ti­nas del mundo en­te­ro imá­ge­nes fan­tas­ma­gó­ri­cas de su de­vas­ta­ción. Na­da sa­cu­de más el mie­do que la po­si­bi­li­dad de re­vi­vir un desas­tre de ese ca­li­bre. Y mu­cho más si el pe­li­gro ger­mi­na en el co­ra­zón mis­mo de Eu­ro­pa.

Bél­gi­ca es­tá en el pun­to de mi­ra. El es­ta­do de con­ser­va­ción de sus dos vie­jas cen­tra­les nu­clea­res ha he­cho sal­tar las alarmas de sus ve­ci­nos. Ale­ma­nia, Ho­lan­da y Lu­xem­bur­go pre­sio­nan a Bru­se­las pa­ra que eche el cie­rre. Quie­ren for­zar su apa­gón nu­clear an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de.

Ra­zo­nes no fal­tan. Des­de el año 2012, las plan­tas de Döel (cer­ca­na a Am­be­res) y Tihan­ge (pró­xi­ma a Lie­ja) acu­mu­lan una lar­ga lis­ta de in­ci­den­tes. Grie­tas, fu­gas de agua, in­cen­dios y has­ta sa­bo­ta­jes sin re­sol­ver son al­gu­nos de los «con­tra­tiem­pos» que han te­ni­do lu­gar den­tro de las ins­ta­la­cio­nes. La au­to­ri­dad belga de se­gu­ri­dad nu­clear lle­gó a de­tec­tar más de 16.000 grie­tas en ellas. El operador, Elec­tra­bel, ase­gu­ra que la in­te­gri­dad de las es­truc­tu­ras «es­tá ga­ran­ti­za­da».

No lo tie­nen tan cla­ro los ciu­da­da­nos de los mu­ni­ci­pios fron­te­ri­zos cer­ca­nos a las plan­tas nu­clea­res. Las au­to­ri­da­des de Maas­tricht (Ho­lan­da) y Aquis­grán (Ale­ma­nia) anun­cia­ron que re­cu­rri­rán a la Jus­ti­cia pa­ra for­zar a Bél­gi­ca a cam­biar su po­lí­ti- ca ener­gé­ti­ca. La pre­sión pú­bli­ca se ha con­ver­ti­do en ten­sión po­lí­ti­ca. La mi­nis­tra ale­ma­na de Me­dio Am­bien­te, Bar­ba­ra Hen­dricks, se reunió el pa­sa­do lu­nes en Bru­se­las con el ti­tu­lar belga del In­te­rior, Jan Jam­bon, pa­ra exi­gir ex­pli­ca­cio­nes y de­man­dar una eva­lua­ción nue­va de im­pac­to am­bien­tal. En la ca­lle, decenas de ac­ti­vis­tas ro­dea­ron el edi­fi­cio al gri­to de «pa­rad el pró­xi­mo Cher­nó­bil» pa­ra pro­tes­tar con­tra la de­ci­sión del Go­bierno de pro­lon­gar la vi­da de las cen­tra­les has­ta el 2025. Jam­bon se com­pro­me­tió a rea­li­zar ins­pec­cio­nes trans­fron­te­ri­zas, res­pon­der a las pre­gun­tas de los ex­per­tos ale­ma­nes y re­unir­los en mar­zo pa­ra eva­luar la si­tua­ción.

Bél­gi­ca se re­sis­te a apa­gar los mo­to­res. Las plan­tas nu­clea­res su­mi­nis­tran el 60 % de sus ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas. El cie- rre su­po­ne la pér­di­da de cen­te­na­res de em­pleos y el en­ca­re­ci­mien­to de los pre­cios pa­ra fa­mi­lias e in­dus­tria. En el ca­mino tie­ne a ca­si todos sus so­cios europeos en con­tra. Fu­kus­hi­ma su­pu­so un an­tes y un des­pués. La can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, has­ta en­ton­ces dis­pues­ta a pro­rro­gar el fun­cio­na­mien­to de las 17 cen­tra­les ale­ma­nas, or­de­nó su apa­gón en el 2022 a más tar­dar. Pe­ro, ¿pue­de la UE tor­cer la vo­lun­tad del Go­bierno belga? No. Aunque el pe­li­gro con­cier­ne a to­da Eu­ro­pa, ca­da país de­ci­de có­mo en­fo­car su es­tra­te­gia nu­clear.

Sa­bo­ta­jes «so­fis­ti­ca­dos»

La ba­ta­lla po­lí­ti­ca es­tá ser­vi­da. Al­gu­nos ex­per­tos, como el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Lie­ja Da­mien Ernst, creen que el ries­go de otro Cher­nó­bil es ba­jo. Se mues­tra más preo­cu­pa­do por los sa­bo­ta­jes «so­fis­ti­ca­dos» que han su­fri­do los reac­to­res. El mo­dus ope­ran­di no en­ca­ja con un ata­que te­rro­ris­ta. El da­ño fue muy me­di­do. Lo jus­to pa­ra pa­ra­li­zar la ac­ti­vi­dad de una cen­tral du­ran­te 24 me­ses. Los días pos­te­rio­res se de­tec­ta­ron dro­nes no iden­ti­fi­ca­dos so­bre­vo­lan­do las cen­tra­les, igual que en Fran­cia. Ernst lan­za la pre­gun­ta: «¿Quién pue­de es­tar interesado en ha­cer a la UE más de­pen­dien­te de otro ti­po de ener­gía?», y apun­ta al sos­pe­cho­so ha­bi­tual: Ru­sia.

La Fis­ca­lía belga si­gue in­ves­ti­gan­do los sa­bo­ta­jes y los vue­los. La Agen­cia Fe­de­ral de Con­trol Nu­clear re­co­mien­da mien­tras tan­to re­par­tir pas­ti­llas de yo­do en­tre la po­bla­ción. No pue­den ex­cluir un nue­vo ac­ci­den­te nu­clear.

AVAAZ

Ma­ni­fes­tan­tes an­ti­nu­clea­res re­cla­man en Bru­se­las el cie­rre de las plan­tas exis­ten­tes en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.