La am­bi­ción de ser crea­ti­vo

Ou­ren­sa­nos en la diás­po­ra Tra­ba­ja en una pe­lu­que­ría de lu­jo y pei­na a ac­tri­ces, mo­de­los en fes­ti­va­les y des­fi­les

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense Deportes - MAI­TE RODRÍGUEZ

Sal­ta de ca­pi­tal en ca­pi­tal eu­ro­pea e in­clu­so cru­za el Atlán­ti­co has­ta Nue­va York pa­ra pei­nar de for­ma ex­clu­si­va a clien­tas de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo, par­ti­ci­par en re­por­ta­jes de las me­jo­res re­vi­sas o en des­fi­les de las ca­sas más im­por­tan­tes de mo­da, pe­ro a Ja­vier Va­re­la Alon­so (San Lo­ren­zo de Pi­ñor, Bar­ba­dás, 1982) to­da­vía le que­da un re­to y un sue­ño por cum­plir en su am­plia tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal: mon­tar su pro­pia pe­lu­que­ría de al­to ni­vel.

Sa­lió de Ou­ren­se muy jo­ven­ci­to y em­pe­zó a dar pa­sos de ciu­dad en ciu­dad pa­ra cre­cer la­bo­ral­men­te en el mundo de la pe­lu­que­ría, la es­té­ti­ca y la mo­da. Pri­me­ro A Co­ru­ña, nue­vo pa­so por Ou­ren­se, des­pués Ma­drid y des­de ahí, Par­ma, Tu­rín, Bel­gra­do, Ro­ma, com­bi­nan­do for­ma­ción y tra­ba­jo en pe­lu­que­rías de lu­jo, en las que po­día po­ner en prác­ti­ca téc­ni­cas más avan­za­das.

Con 25 años le nom­bra­ron di­rec­tor de la pe­lu­que­ría Ros­sano Fe­rret­ti en Ro­ma y te­nía en sus ma­nos la clien­te­la in­ter­na­cio­nal del ho­tel Hass­ler. «No dor­mía por la res­pon­sa­bi­li­dad. Ya ha­bla­ba ita­liano aunque ha­bía co­sas que me cos­ta­ban, so­bre to­do la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va, en lo que era un desas­tre. Yo y el di­ne­ro no so­mos com­pa­ti­bles. El pro­yec­to de Ro­ma fue fan­tás­ti­co. Lle­va­ba la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va y ar­tís­ti­ca, con dos asis­ten­tes. Fun­cio­nó muy bien. Des­pués de dos años y me­dio, esa pe­lu­que­ría fue mi tar­je­ta de vi­si­ta pa­ra una nue­va era en es­ta em­pre­sa. Era una nue­va épo­ca con L’Oréal y nue­vo me­ca­nis­mo de ne­go­cios. Que­rían abrir en otros paí­ses y me ofre­ció ve­nir a Pa­rís», re­la­ta Ja­vier.

En la ca­pi­tal del Se­na lle­va seis años ya, don­de pa­sa tres se­ma­nas al mes y una si­gue yen­do a la pe­lu­que­ría de Ro­ma. Pa­rís es la

ciu­dad de la mo­da y allí co­men­zó a co­la­bo­rar en es­pec­tácu­los de mo­da de la Fas­hion Week y pa­ra las me­jo­res re­vis­tas. Pei­nó a Cynt­hia Ros­si pa­ra Elle Es­pa­ña, a Sal­ma Hayek e hi­zo ser­vi­cios en los des­fi­les de Louis Vuit- ton, Miu Miu, Guc­ci, Ro­ber­to Ca­va­lli o Yves Saint Laurent, ade­más de te­ner en sus ma­nos las ca­be­zas de ac­tri­ces que iban a los fes­ti­va­les de Venecia, Ber­lín o Deau­vi­lle, como la de la ita­lia­na Al­ba Rohr­wa­cher de la que di­ce que «es al­ter­na­ti­va y fan­tás­ti­ca». Tam­bién ha com­pro­ba­do que no es oro to­do lo que re­lu­ce en al­gu­nas per­so­na­li­da­des mi­llo­na­rias: «Voy a Vie­na o la is­la de Skor­pios (Gre­cia) pa­ra pei­nar a clien­tas pri­va­das que te po­nen avión, chó­fer, ho­tel y te ha­cen co­mer ca­viar como desa­yuno. A esos ni­ve­les la gen­te no es muy di­ver­ti­da. Es el di­ne­ro, el lu­jo, pe­ro no ob­tie­nes la par­te hu­ma­na, aunque al­gu­nas con­mi­go sí la mues­tran», re­fle­xio­na.

Tan­tas ciu­da­des y tan­tos clien­tes in­ter­na­cio­na­les que fue ne­ce­sa­rio apren­der ita­liano y fran­cés y per­fec­cio­nar el in­glés. «El idio­ma ha si­do di­fí­cil en Fran­cia. El fran­cés es más com­ple­jo, al me­nos pa­ra mí. Al prin­ci­pio ha­bla­ba en in­glés con las clien­tas pe­ro era un po­co com­pli­ca­do y un com­pa­ñe­ro me tra­du­cía», ex­pli-

ca. Con el día a día, fue me­jo­ran­do, aunque le cos­tó adap­tar­se a la ciu­dad ya que, di­ce, en Pa­rís es di­fí­cil en­con­trar ami­gos, a di­fe­ren­cia de Ro­ma, don­de el ca­rác­ter la­tino los ha­ce más abier­tos. Ese tiem­po lo de­di­có a cen­trar­se en el tra­ba­jo y en la crea­ti­vi­dad de su pro­fe­sión.

Aho­ra ya se en­cuen­tra bien tan­to pro­fe­sio­nal como per­so­nal­men­te y cree que Pa­rís le ofre­ce un buen equi­li­brio, en com­pa­ra­ción con Lon­dres, don­de —ex­pli­ca— el tra­ba­jo lo ab­sor­be to­do pa­ra po­der man­te­ner el al­to ni­vel de vi­da de la ciu­dad o con Ro­ma, don­de el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal es más com­pro­me­ti­do. Pron­to quie­re dar un pa­so más, tra­ba­jar más pa­ra sí mis­mo, de for­ma más crea­ti­va y de­di­can­do más tiem­po a sus clien­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.