Bal­tar so­li­ci­ta el ar­chi­vo de su ca­so al creer que la jue­za re­ba­só sus com­pe­ten­cias

So­li­ci­ta el ar­chi­vo del ca­so al en­ten­der que la ins­truc­to­ra ha re­ba­sa­do com­pe­ten­cias

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada -

El pre­si­den­te de la Dipu­tación de Ou­ren­se, Jo­sé Ma­nuel Bal­tar, quie­re las gra­ba­cio­nes que han ser­vi­do pa­ra que un juz­ga­do lo ten­ga como in­ves­ti­ga­do por pre­sun­tos de­li­tos de cohe­cho y trá­fi­co de in­fluen­cias. Lo ha pe­di­do for­mal­men­te al Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Ou­ren­se al mis­mo tiem­po que so­li­ci­ta el ar­chi­vo de las ac­tua­cio­nes, al es­ti­mar que el pro­ce­der de la ma­gis­tra­da ha da­do lu­gar a una nu­li­dad de ac­tua­cio­nes, en la me­di­da en que ig­no­ra el de­li­to por el que se plan­tea la de­nun­cia y con­ti­núa la cau­sa por otros de­li­tos di­fe­ren­tes. En­tien­de que exis­te in­de­fen­sión en tan­to la jue­za «in­ves­ti­ga, acu­sa y de­ci­de», un pro­ce­der que ve irre­gu­lar por cuan­to, en su opi­nión, la ins­truc­to­ra se ale­ja del or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal y del sis­te­ma, que im­pi­de la acu­sa­ción por el juez.

La de­fen­sa de Bal­tar alu­de como ba­se del au­to ju­di­cial a «com- po­si­cio­nes y con­je­tu­ras» con ci­tas ex­traí­das de unas gra­ba­cio­nes que di­ce des­co­no­cer.

Cree la de­fen­sa que el au­to, en el que la jue­za apun­ta in­di­cios de cohe­cho y trá­fi­co de in­fluen­cias, no se co­rres­pon­de con la de­nun­cia —por aco­so se­xual— sino que se tra­ta de «con­clu­sio­nes, de­duc­cio­nes y ca­li­fi­ca­cio­nes ex­traí­das mo­tu pro­pio por el ins­truc­tor, lo que quie­bra el prin­ci­pio de im­par­cia­li­dad e in­de­pen­den­cia».

En el es­cri­to re­mi­ti­do al juz­ga­do pa­ra so­li­ci­tar la per­so­na­ción en la cau­sa, como tam­bién el ar­chi­vo, ha­ce la de­fen­sa de Jo­sé Ma­nuel Bal­tar re­fe­ren­cia a «la ex­tir­pa­ción del pro­ce­di­mien­to in­qui­si­to­rial» pa­ra intentar re­con­du­cir el ca­so ha­cia el aco­so se­xual y ce­gar el ca­mino abier­to por la ins­truc­to­ra. Apar­te de so­li­ci­tar el so­bre­sei­mien­to, creen que la jue­za de­be­ría abs­te­ner­se de se­guir con la cau­sa, al es­ti­mar que se ha pro­du­ci­do una in­frac­ción del prin­ci­pio acu­sa­to­rio y Bal­tar ha pe­di­do al juz­ga­do las gra­ba­cio­nes que han da­do pie a la in­ves­ti­ga­ción

que­bran­ta­mien­to de la im­par­cia­li­dad del juez.

Re­fren­da Bal­tar Blan­co su in­de­fen­sión en un se­gun­do he­cho: la ci­ta­ción de la de­nun­cian­te en ca­li­dad de in­ves­ti­ga­da por el de­li­to de cohe­cho, con lo que esa prác­ti­ca le per­mi­te evi­tar la obli­ga­ción de de­cir la ver­dad.

En cuan­to a la vin­cu­la­ción de la ofer­ta la­bo­ral con una so­li­ci­tud de se­xo por par­te del lí­der pro­vin­cial del PP, la de­fen­sa del po­lí­ti­co lla­ma la aten­ción so­bre el he­cho de que ta­les re­la­cio­nes apa­re­cen si­tua­das en­tre el 2010 y el 2012, de lo cual se des­pren­de que se da­ría una su­pues­ta pres­crip­ción. Alu­de, en es­te pun­to, a la «ex­tem­po­rá­nea ani­mo­si­dad y vo­lun­tad» de la de­nun­cian­te a la ho­ra de pre­sen­tar sus «elu­cu­bra­cio­nes», que ve como una ame­na­za o como coac­cio­nes.

Con la pre­sen­ta­ción del es­cri­to de Jo­sé Ma­nuel Bal­tar que­da ce­rra­do el pla­zo pa­ra for­ma­li­zar es­cri­tos de re­for­ma con­tra el au­to de 23 de enero del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Ou­ren­se, que in­cor­po­ra la ci­ta­ción del pre­si­den­te pro­vin­cial del PP y de la mu­jer que lo de­nun­ció, Te­re­sa F. C., pa­ra que acu­da como in­ves­ti­ga­do por los de­li­tos de cohe­cho y trá­fi­co de in­fluen­cias.

Fren­te a la po­si­ción de la jue­za, el fis­cal man­tie­ne que no exis­te de­li­to y ha pe­di­do el ar­chi­vo del ca­so. La de­nun­cian­te, por su par­te, in­sis­te en que el ca­so se si­ga por el de­li­to de aco­so, al si­tuar las re­la­cio­nes se­xua­les — que en una oca­sión ase­gu­ra ella ha­ber man­te­ni­do en un ho­tel de Ou­ren­se— en un con­tex­to en el que co­la­bo­ra­ba con el PP y Bal­tar Blan­co era en la prác­ti­ca el je­fe de aque­lla ofi­ci­na. Lo ha­bían anun­cia­do por las re­des so­cia­les du­ran­te to­da la semana pa­sa­da y a pe­sar del se­gui­mien­to y del con­trol po­li­cial so­bre la red du­ran­te los úl­ti­mos días, al­gu­nos pan­di­lle­ros vol­vie­ron a mon­tar tri­ful­ca el pa­sa­do fin de semana, es­ta vez en Foz, como ha­bían di­cho. Las pe­leas con­cre­ta­men­te tu­vie­ron lu­gar en la ma­dru­ga­da del vier­nes al sá­ba­do, en la ca­lle, en ple­na zo­na de la mo­vi­da fo­cen­se, en el en­torno de A Ra­pa­doi­ra.

So­bre las cua­tro de la ma­dru­ga­da del sá­ba­do tu­vie­ron que des­pla­zar­se has­ta ese pun­to al me­nos tres pa­tru­llas de la Guar­dia Ci­vil. Al pa­re­cer, un jo­ven de Foz su­frió cor­tes en los bra­zos, po­si­ble­men­te pro­vo­ca­dos con una bo­te­lla.

A pe­sar de que el gru­po de Foz ame­na­za­do a tra­vés de las re­des evi­tó sa­lir, sí se des­pla­zó un gru­po de pan­di­lle­ros des­de Bu­re­la que pro­ta­go­ni­zó va­rias pe­leas en la vi­lla fo­cen­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.