Ra­joy acep­ta re­unir­se con Sán­chez, pe­ro sin pers­pec­ti­vas de acuer­do

Los po­pu­la­res des­ve­lan que el socialista dio plan­tón al pre­si­den­te el 18 de enero

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - RA­MÓN GO­RRIA­RÁN

Ca­si 50 días des­pués de la bron­ca y bre­ve reunión que man­tu­vie­ran en la Mon­cloa, Ma­riano Ra­joy y Pe­dro Sán­chez se van a vol­ver a ver. Pe­ro a te­nor de los pre­ce­den­tes, se­rá un en­cuen­tro pro­to­co­la­rio, por­que nin­guno tie­ne la me­nor in­ten­ción de aten­der los plan­tea­mien­tos del otro. El pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes si­gue con­ven­ci­do de que tie­ne «de­re­cho» a go­ber­nar una le­gis­la­tu­ra más por­que el PP fue el par­ti­do más vo­ta­do, mien­tras que el lí­der socialista en­tien­de que su ma­yor ca­pa­ci­dad de pac­to le ha­bi­li­ta pa­ra ser el pró­xi­mo je­fe del Eje­cu­ti­vo. De ahí, se­gún han di­cho, no se van a mo­ver.

El ga­bi­ne­te del lí­der socialista se pu­so en con­tac­to el do­min­go con la Mon­cloa pa­ra con­cer­tar el en­cuen­tro el miér­co­les en el Con­gre­so. En la Pre­si­den­cia del Go­bierno to­ma­ron no­ta, pe­ro no hu­bo res­pues­ta. La con­tes­ta­ción lle­gó 24 ho­ras más tar­de con la con­tra­pro­pues­ta de ver­se del jue­ves al do­min­go por­que el pre­si­den­te del Go­bierno ya te­nía en su agen­da un en­cuen­tro con el gru­po par­la­men­ta­rio po­pu­lar en el Se­na­do. Ra­joy de­jó a Sán­chez que di­je­ra el día y la ho­ra en esos cua­tro días. La fe­cha más pro­ba­ble es el jue­ves en el Con­gre­so.

Sán­chez se ha en­tre­vis­ta­do con todos los lí­de­res po­lí­ti­cos en la Cá­ma­ra ba­ja por­que con­si­de­ra que así de­be ser, ya que es la se­de par­la­men­ta­ria pa­ra la in­ves­ti­du­ra. De he­cho, el pre­si­den­te del Go­bierno tie­ne ci­ta el pro­pio jue­ves por la ma­ña­na en el Con­gre­so con el pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos. Es­ta vez la ini­cia­ti­va par­tió del pro­pio Ra­joy. El lí­der del par­ti­do na­ran­ja pre­ten­de ejer­cer de puen­te y abrir con el PP una me­sa de ne­go­cia­ción pa­ra­le­la a la que tie­ne con el PSOE pa­ra ex­plo­rar las po­si­bi­li­da­des de al­can­zar un acuer- do tri­par­ti­to con las dos gran­des for­ma­cio­nes y la su­ya. Su idea es que los po­pu­la­res se im­pli­quen en el diá­lo­go con la idea de pac­tar con ellos y los so­cia­lis­tas un tex­to muy con­cre­to pa­ra em­pren­der un pro­gra­ma de re­for­mas en dos años. Un em­pe­ño que po­pu­la­res y so­cia­lis­tas con­si­de­ran tan loa­ble como con­de­na­do al fra­ca­so. Ni el PP va a fa­ci­li­tar un Go­bierno del PSOE ni vi­ce­ver­sa.

Co­rrec­ta, pe­ro no cor­dial

La reunión en­tre Ra­joy y Sán­chez se va a desa­rro­llar ade­más en un cli­ma muy en­ra­re­ci­do por el en­fa­do que hay en el PP con el lí­der socialista por sus reite­ra­das ne­ga­ti­vas a aten­der la in­vi­ta­ción del pre­si­den­te pa­ra re­unir­se en la Mon­cloa. El vi­ce­se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­ción, Pa­blo Casado, pre­ci­só que uno de los ges­tos del se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE que más irri­tó fue la sus­pen­sión «ho­ras an­tes» de una ci­ta con­cer­ta­da pa­ra el 18 de enero sin dar la me­nor ex­pli­ca­ción. Des­de la con­ver­sa­ción que man­tu­vie­ron en la Mon­cloa el 23 de di­ciem­bre, Ra­joy ha lla­ma­do al me­nos dos ve­ces a Sán­chez sin ob­te­ner res­pues­ta.

En el par­ti­do gu­ber­na­men­tal, ade­más, se con­si­de­ra to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que Pe­dro Sán­chez ha­ya co­lo­ca­do al PP en el mis­mo pa­que­te de en­tre­vis­tas que los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. El PSOE lo jus­ti­fi­ca con el ar­gu­men­to de que no van a pe­dir ni a los po­pu­la­res ni a Es­que­rra ni a Con­ver­gèn­cia su apo­yo pa­ra la in­ves­ti­du­ra, pe­ro des­de la se­de de la ca­lle Gé­no­va de Ma­drid re­cuer­dan a los so­cia­lis­tas que tie­nen un acuer­do de uni­dad de ac­ción pa­ra ha­cer fren­te al re­to in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán. Por to­do ello, la con­ver­sa­ción se­rá «co­rrec­ta» por­que son per­so­nas «edu­ca­das», pe­ro «no se­rá cor­dial», aven­tu­ra­ron fuen­tes del PP.

El PSOE tam­bién di­ce te­ner mo- ti­vos pa­ra el ma­les­tar, pe­ro son me­ras ex­cu­sas, por­que ha si­do Sán­chez el que ha ig­no­ra­do las lla­ma­das del pre­si­den­te. Los so­cia­lis­tas se ha­cen los ofen­di­dos por­que Ra­joy no ha con­sul­ta­do con su lí­der las me­di­das con­tra las de­ci­sio­nes so­be­ra­nis­tas del Go­bierno y Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña. Pe­ro con­fie­san en pri­va­do que es un asun­to me­nor.

El lí­der de los so­cia­lis­tas ob­vió to­das es­tas cir­cuns­tan­cias y ex­pli­có ayer en una en­tre­vis­ta en Ra­dio Na­cio­nal que va a con­ver­sar con el pre­si­den­te del Go­bierno por­que «es­ta es una bue­na oca­sión pa­ra sen­tar­nos y dia­lo­gar, aunque sé que va a de­cir que no a mi in­ves­ti­du­ra y no es­pe­ro otra co­sa del PP». Por esa razón tam­po­co le va a en­tre­gar el pro­gra­ma de go­bierno que ha re­par­ti­do en­tre el res­to de par­ti­dos. Un tex­to que el PP ya ha ca­li­fi­ca­do de «vuel­ta al za­pa­te­ris­mo más ra­di­cal y per­ni­cio­so pa­ra Es­pa­ña». El ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Ar­tur Mas, pu­so ayer so­bre la me­sa el ar­chi­vo de la cau­sa del 9N como par­te de las con­ver­sa­cio­nes que el PSOE y De­mo­crà­cia i Lli­ber­tat (Con­ver­gèn­cia) ini­cia­rán ma­ña­na pa­ra una even­tual in­ves­ti­du­ra de Pe­dro Sán­chez. «Por higiene de­mo­crá­ti­ca», la Fis­ca­lía de­be­ría re­ti­rar la acu­sa­ción por la con­sul­ta del 9N, des­li­zó como con­di­ción pa­ra una po­si­ble abs­ten­ción de su par­ti­do a un fu­tu­ro Go­bierno del PSOE. Se­gún Mas, «se­ría de­li­ran­te y ver­gon­zo­so que se con­de­ne a per­so­nas por po­ner las ur­nas». El di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta, que jun­to a Joa­na Or­te­ga e Ire­ne Ri­gau tie­ne una cau­sa abier­ta por desobe­dien­cia al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal por or­ga­ni­zar la con­sul­ta, con­si­de­ró en cual­quier ca­so que al PSOE le cos­ta­rá mu­cho «vi­rar» ha­cia un de­ba­te po­lí­ti­co más que ju­rí­di­co en re­la­ción al plei­to ca­ta­lán. «No veo un li­de­raz­go es­pa­ñol po­ten­te con ca­pa­ci­dad de im­ple­men­tar un acuer­do con Ca­ta­lu­ña de fon­do», di­jo.

Tan­to Con­ver­gèn­cia como Es­que­rra se mos­tra­ron ayer muy crí­ti­cos con el do­cu­men­to del pro­gra­ma de go­bierno pre­sen­ta­do por el PSOE como ba­se pa­ra las ne­go­cia­cio­nes y reite­ra­ron su vo­to en con­tra a la in­ves­ti­du­ra del lí­der socialista. «Re­du­ce Ca­ta­lu­ña a una úni­ca men­ción», es «de­cep­cio­nan­te» y de­mues­tra «po­ca sen­si­bi­li­dad», afir­mó la por­ta­voz con­ver­gen­te, Mar­ta Pas­cal. «No hay más ele­men­tos no­ve­do­sos so­bre la me­sa. No vamos a es­tar en es­ta in­ves­ti­du­ra», di­jo. Pa­ra Es­que­rra, el tex­to socialista «no avan­za ni un mi­lí­me­tro». «Con es­ta re­for­ma mí­ni­ma­men­te fe­de­ral vamos ha­cia atrás», se­ña­ló el por­ta­voz re­pu­bli­cano Ser­gi Sabrià.

TAREK

Ra­joy pre­si­dió la eje­cu­ti­va del PP, que tra­tó de ocul­tar el lu­gar y la fe­cha del en­cuen­tro con Sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.