Pe­dro Sán­chez: si sa­le con bar­ba, san An­tón

Gon­za­lo Bareño

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

¿Se pue­de ser pre­si­den­te del Go­bierno sin fi­jar po­si­ción po­lí­ti­ca so­bre na­da? Pe­dro Sán­chez cree que sí. Y en ello es­tá. Por eso ayer, cuan­do le pre­gun­ta­ron su opi­nión so­bre el en­car­ce­la­mien­to de los ti­ti­ri­te­ros, ar­tis­tas sa­tí­ri­cos y már­ti­res de la li­ber­tad de ex­pre­sión pa­ra unos y enal­te­ce­do­res del te­rro­ris­mo pa­ra otros, él op­tó una vez más por el pa­so pa­la­bra. A na­die de­be ex­tra­ñar­le, por­que esa es la mar­ca de un po­lí­ti­co que con­fun­de cen­tra­li­dad con fal­ta de prin­ci­pios y ca­pa­ci­dad de diá­lo­go con re­nun­cia a un dis­cur­so pro­pio. El as­pi­ran­te a pre­si­den­te es el rey del sí pe­ro no, el de­pen­de y el amol­dar­se a lo que to­que. Pa­ra ha­cer­se una idea, bas­ta cons­ta­tar que de­fien­de con or­gu­llo su dis­po­si­ción a go­ber­nar con Ciu­da­da­nos como úni­co so­cio pe­ro tam­bién a ha­cer­lo al­ter­na­ti­va­men­te en coa­li­ción con Po­de­mos. Es de­cir, que lo mis­mo le da en­ca­be­zar un Eje­cu­ti­vo cu­yos ob­je­ti­vos se­rían la de­fen­sa de la uni­dad de Es­pa­ña, el com­ba­te fe­roz al in­de­pen­den­tis­mo y una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ne- ta­men­te li­be­ral, que con­for­mar un Go­bierno cu­yas prio­ri­da­des se­rían abrir la puer­ta a la des­truc­ción de Es­pa­ña como na­ción me­dian­te el de­re­cho a de­ci­dir de Ca­ta­lu­ña y País Vasco y apli­car un pro­gra­ma eco­nó­mi­co más pro­pio de paí­ses bo­li­va­ria­nos que de la Unión Eu­ro­pea.

¿Qué pro­yec­to pa­ra Es­pa­ña tie­ne un hom­bre al que lo mis­mo le da car­ne que pes­ca­do, iz­quier­da o de­re­cha, ja­co­bi­nis­mo o plu­ri­na­cio­na­li­dad, con tal de aca­bar vi­vien­do en la Mon­cloa? El mo­de­lo de Go­bierno que Sán­chez les es­tá ofre­cien­do a los es­pa­ño­les se re­su­me por aho­ra en es­ta fra­se: si sa­le con bar­bas, san An­tón; y si no, la Pu­rí­si­ma Con­cep­ción. Esa ab­yec­ción po­lí­ti­ca que su­po­ne el es­tar dis­pues­to a go­ber­nar con quien más te pa­gue o sir­va, adap­tan­do la ideo­lo­gía a lo que to­que, es pro­pia de mi­no­rías con as­pi­ra­ción de bi­sa­gra, y no de fuer­zas con vo­ca­ción ma­yo­ri­ta­ria y trans­for­ma­do­ra.

Pe­ro a Sán­chez no le arre­dra na­da en pos del des­tino pre­si­den­cial pa­ra el que se con­si­de­ra ele­gi­do pe­se a dis­po­ner so­lo de 90 es­ca- ños. Como Pa­blo Igle­sias ya le ha di­cho, por una vez con to­da ló­gi­ca, que es­co­ja en­tre él o el tán­dem Ra­joy-Ri­ve­ra, por­que ne­go­ciar si­mul­tá­nea­men­te dos go­bier­nos no so­lo al­ter­na­ti­vos sino an­ta­gó­ni­cos es un con­tra­diós im­pre­sen­ta­ble que no se le ocu­rre ni al que asó la man­te­ca. La ge­nia­li­dad del es­tra­te­ga socialista es aho­ra tra­tar de go­ber­nar en alianza con Ciu­da­da­nos, con so­lo 130 es­ca­ños en­tre am­bos, gra­cias a la abs­ten­ción del PP. Es de­cir, que no so­lo pre­ten­de que quien ha que­da­do pri­me­ro en las elec­cio­nes de­je go­ber­nar gra­tui­ta­men­te al se­gun­do en coa­li­ción con el ter­ce­ro, sino tam­bién que aquel que le ha sa­ca­do 33 es­ca­ños de ven­ta­ja al PSOE y 83 a Ciu­da­da­nos ga­ran­ti­ce du­ran­te to­da la le­gis­la­tu­ra la es­ta­bi­li­dad del Go­bierno de sus ad­ver­sa­rios.

La es­tra­te­gia es tan ri­dí­cu­la y su­rrea­lis­ta, que lle­va ca­mino de no su­mar en la in­ves­ti­du­ra un so­lo vo­to a los 90 que le da­rá el PSOE. Y eso, te­nien­do en cuen­ta que un gran nú­me­ro de so­cia­lis­tas so­lo lo ava­la­rán ta­pán­do­se la na­riz y por im­pe­ra­ti­vo le­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.