Sín­to­mas de país que dan mie­do

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

En Ma­drid, don­de es­cri­bo, una his­to­ria de ti­ti­ri­te­ros se ha co­la­do en­tre las pa­sio­nes de la for­ma­ción de go­bierno. Los lectores qui­zá la co­no­cen por­que ha ocu­pa­do mu­chas ho­ras de te­le­vi­sión. Se tra­ta de un gru­po de tí­te­res con­tra­ta­do por el Ayun­ta­mien­to y que re­sul­tó un es­cán­da­lo sen­sa­cio­nal. Los tí­te­res ha­cían apa­re­cer en es­ce­na un car­tel que de­cía «go­ra Al­ka-ETA», ahor­ca­ban a un juez y no sé cuán­tas tro­pe­lías más. El juez los me­tió en la cár­cel sin fian­za y ya te­ne­mos un magnífico lío po­lí­ti­co y pe­nal. Po­lí­ti­co, por­que desató una tor­men­ta so­bre los ges­tos y ac­cio­nes de los ayun­ta­mien­tos re­gi­dos por Po­de­mos. Pe­nal, por­que di­vi­dió a los pro­pios ju­ris­tas en dos: los que con­si­de­ran que estamos an­te cla­ros de­li­tos de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo y fo­men­to del odio y los que creen que era un re­cur­so na­rra­ti­vo, con lo cual es­ta­ría­mos an­te un asal­to a la li­ber­tad de ex­pre­sión.

Opi­nión: si hu­bo de­li­to, lo dirá la Jus­ti­cia y de na­da sir­ve el cri­te­rio de un co­men­ta­ris­ta. Pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca es evi­den­te. ¿Có­mo se con­tra­ta a un gru­po así pa­ra un es­pec­tácu­lo infantil, sa­bien­do ade­más que no es in­di­ca­do pa­ra ni­ños, como re­co­no­ció ayer la al­cal­de­sa Car­me­na? Se con­tra­ta por pu­ra sim­pa­tía ideo­ló­gi­ca o de gru­po. Si la cor­po­ra­ción, em­pe­zan­do por la con­ce­ja­la de Cul­tu­ra, no es­tu­vie­se en el círcu­lo po­lí­ti­co en que es­tá, no con­tra­ta­ría a esos ar­tis­tas, ni esos ar­tis­tas ten­drían ac­ce­so a ella. Estamos acos­tum­bra­dos a esos fa­vo­res en todos los tiem­pos y en todos los go­bier­nos.

Pe­ro aho­ra aca­ba­mos de en­trar en una fa­se más pe­li­gro­sa: la de la ne­ce­si­dad de jus­ti­fi­car lo que hi­cie­ron los ti­ti­ri­te­ros y la re­cí­pro­ca de con­de­nar­los como ejem­plo de ex­pre­sión pu­ru­len­ta de la so­cie­dad que quie­re crear Po­de­mos des­de las ins­ti­tu­cio­nes. No exa­ge­ro. Ayer he­mos vis­to có­mo los jue­ces se di­vi­dían en­tre quie­nes jus­ti­fi­ca­ban la pri­sión de los ar­tis­tas y quie­nes de­nun­cia­ban la fa­ci­li­dad con que se me­te a la gen­te en la cár­cel. He­mos leí­do con­de­nas a los nue­vos go­bier­nos lo­ca­les y he­mos es­cu­cha­do a la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na que jus­ti­fi­ca­ba el es­pec­tácu­lo por­que una sá­ti­ra so­lo es una sá­ti­ra, nun­ca un de­li­to. Y he­mos des­cu­bier­to la nue­va for­ma de jus­ti­fi­car cual­quier tro­pe­lía, siem­pre que sea co­me­ti­da por al­guien de Po­de­mos. La di­jo Pa­blo Igle­sias: se or­de­na la pri­sión pre­ven­ti­va de unos ar­tis­tas y se de­ja en li­ber­tad a los gran­des de la corrupción.

¿Qué les pa­re­ce? A mí, que tie­ne to­da la razón con un so­lo ma­tiz: me em­pie­za a dar mie­do un país que pue­de lle­gar a jus­ti­fi­car el fo­men­to del odio por mo­ti­vos po­lí­ti­cos y, al mis­mo tiem­po, acu­sa a los nue­vos par­ti­dos de des­truir los va­lo­res tra­di­cio­na­les de la so­cie­dad. Estamos re­tro­ce­dien­do en con­vi­ven­cia a pa­sos agi­gan­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.