La cri­sis in­ter­na en la CUP ame­na­za con ha­cer caer el Go­bierno de Puig­de­mont

El sec­tor más iz­quier­dis­ta quie­re de­jar en pa­pel mo­ja­do el acuer­do con Junts pel Sí

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - CRISTIAN REINO

Las aguas bajan muy re­vuel­tas en el se­ce­sio­nis­mo. Un mes des­pués de la re­nun­cia de Ar­tur Mas, que fa­ci­li­tó el acuer­do en­tre Junts pel Sí y la CUP pa­ra la for­ma­ción del pri­mer go­bierno ca­ta­lán de signo in­de­pen­den­tis­ta, los ries­gos de cri­sis pro­fun­da en el seno de la iz­quier­da ra­di­cal son ca­da vez ma­yo­res y po­nen en pe­li­gro al Eje­cu­ti­vo de Car­les Puig­de­mont. Pri­me­ro fue Co­rrent Roig, pe­que­ña or­ga­ni­za­ción re­vo­lu­cio­na­ria que in­te­gra­ba la CUP, quien el sá­ba­do pa­sa­do pro­ta­go­ni­zó la pri­me­ra es­ci­sión en el par­ti­do que el pa­sa­do 27S ob­tu­vo 10 es­ca­ños. El pac­to sus­cri­to con CDC y ERC pa­ra la in­ves­ti­du­ra de Puig­de­mont ha abier­to una vía de agua en la for­ma­ción y En­da­vant, uno de los sec­to­res más in­flu­yen­tes que coha­bi­tan en la CUP y que tie­ne en la dipu­tada An­na Ga­briel su por­ta­voz más vi­si­ble, lan­zó ayer un ór­da­go a la di­rec­ción y le ins­tó a ha­cer una «re­vi­sión crí­ti­ca» y con­si­de­rar «pa­pel mo­ja­do» to­das las cláu­su­las del acuer­do en­tre Junts pel Sí y la CUP que a su jui­cio es­tán des­ti­na­das a «hu­mi­llar» a los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas.

El pac­to es­ta­ble­ce, en aras de «ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad par­la­men­ta­ria y for­ta­le­cer la ac­ción de go­bierno du­ran­te la le­gis­la­tu­ra», que dos de los 10 dipu­tados de la CUP se in­cor­po­ren a la di­ná­mi­ca del gru­po par­la­men­ta­rio de Junts pel Sí de ma­ne­ra es­ta­ble, que los asam­blea­rios no pue­dan vo­tar en «nin­gún ca­so» en el mis­mo sen­ti­do que los gru­pos par­la­men­ta­rios con­tra­rios al pro­ce­so, que la CUP re­co­noz­ca «erro­res» en la «be­li­ge­ran­cia ex­pre­sa­da ha­cia Junts pel Sí» y que ha­ya te­ni­do que «re­no­var» su gru­po par­la­men­ta­rio. «El acuer­do tie­ne as­pec­tos im­preg­na­dos de una ló­gi- ca de ca­pi­tu­la­ción y de su­mi­sión po­lí­ti­ca inacep­ta­bles pa­ra la iz­quier­da in­de­pen­den­tis­ta y an­ti­ca­pi­ta­lis­ta», se­gún el co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do ayer por En­da­vant, que es la co­rrien­te más a la iz­quier­da y ra­di­cal de la CUP, que pug­na por el con­trol de la for­ma­ción con Po­ble Lliu­re, el sec­tor más se­ce­sio­nis­ta y que se ha mos­tra­do más fa­vo­ra­ble al en­ten­di­mien­to con CDC y ERC.

Ame­na­zas

En­da­vant re­co­no­ció que hay « pro­ble­mas in­ter­nos » en el par­ti­do, aunque no en­tró a de­ta­llar­los, pe­ro la CUP ha que­da­do muy to­ca­da, por so­me­ter­se a la de­re­cha so­be­ra­nis­ta y tam­bién por có­mo trans­cu­rrió el pro­ce­so de ne­go­cia­ción con Junts pel Sí, en el que la iz­quier­da ra­di­cal ce­le­bró vo­ta­cio­nes en sus asam­bleas de du­do­sa trans­pa­ren­cia, has­ta el pun­to que en una de ellas se re­gis­tró un iné­di­to em­pa­te a vo­tos.

El co­mu­ni­ca­do de En­da­vant de­ja al des­cu­bier­to que el aval al acuer­do con Junts pel Sí no con­ta­ba con el apo­yo uná­ni­me del par­ti­do, lo que dificulta la paz in­ter­na en los pró­xi­mos me­ses y pre­sa­gia re­la­cio­nes tor­men­to­sas en­tre las dos for­ma­cio­nes se­ce­sio­nis­tas, que se pro­po­nen de­jar a Ca­ta­lu­ña a las puer­tas de la in­de­pen­den­cia en 18 me­ses.

El sec­tor li­de­ra­do por An­na Ga­briel, en cual­quier ca­so, ni si­quie­ra ha con­ce­di­do los cien días de cor­te­sía al nue­vo Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co y ayer le ame­na­zó con «ha­cer­le caer» si con­si­de­ra que no da pa­sos reales ha­cia la se­ce­sión y se de­di­ca a ca­mi­nar dan­do círcu­los pa­ra pro­lon­gar lo que des­de la CUP se ha bau­ti­za­do como el «pro­ce­sis­mo», que es es­tar em­bar­ca­dos de ma­ne­ra per­pe­tua en el pro­ce­so, sin vo­lun­tad de lle­gar a nin­gu­na me­ta.

El se­rio aviso de En­da­vant tie­ne una lec­tu­ra en cla­ve in­ter­na, de cri­sis en la CUP, pe­ro tam­bién tie­ne que in­ter­pre­tar­se en el con­tex­to de ne­go­cia­ción por los pre­su­pues­tos en que se en­cuen­tran Junts pel Sí y los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas. El vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co, Oriol Junqueras, ya ha de­ja­do caer en las úl­ti­mas se­ma­nas que de­be­rá apro­bar unas cuen­tas «in­jus­tas», lo que po­dría im­pli­car nue­vos re­cor­tes, o al me­nos un «plan de efi­cien­cia del gas­to», se­gún anun­ció, ex­tre­mo que no pue­de acep­tar la CUP, que pi­de que el pre­su­pues­to in­clu­ya el im­pa­go de una par­te de la deu­da y que se im­pa­cien­ta por­que no aca­ba de ver el plan de cho­que so­cial pro­me­ti­do.

Ar­tur Mas, que ha adop­ta­do el pa­pel de arie­te con­tra la CUP, pre­sio­nó a los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas y les re­cor­dó que si no ava­lan las cuen­tas de la Ge­ne­ra­li­tat es­ta­rán in­cum­plien­do el acuer­do pa­ra la in­ves­ti­du­ra. Más ten­sión, por­que la CUP siem­pre ha di­cho que no acep­ta ad­ver­ten­cias. La fun­da­do­ra y lí­der de Unión, Pro­gre­so y De­mo­cra­cia (UP­yD) du­ran­te ca­si to­da su tra­yec­to­ria, Rosa Díez, anun­ció ayer su ba­ja de la for­ma­ción en cohe­ren­cia con su con­vic­ción de que el par­ti­do de­be­ría di­sol­ver­se pa­ra, «cuan­do lle­guen nue­vos tiem­pos, reivin­di­car y alum­brar un nue­vo pro­yec­to». Tam­bién anun­ció que de­ja las fi­las del par­ti­do ma­gen­ta el can­di­da­to el pa­sa­do 20 de di­ciem­bre, An­drés Her­zog, y el nú­me­ro dos del gru­po par­la­men­ta­rio en la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra, Car­los Mar­tí­nez Go­rria­rán.

Los tres ex­pli­ca­ron su sa­li­da del par­ti­do en sen­dos co­men­ta­rios pu­bli­ca­dos en sus cuen­tas per­so­na­les de Fa­ce­book, en los que ex­pli­can que to­man es­ta de­ci­sión des­pués de no ha­ber con­se­gui­do for­zar la ce­le­bra­ción de un Con­gre­so de di­so­lu­ción, pa­ra el que el re­gla­men­to de la for­ma­ción exi­ge la fir­ma de dos ter­cios de sus mi­li­tan­tes. «En mi opi­nión de­be­mos asu­mir y res­pe­tar el ve­re­dic­to de los ciu­da­da­nos y ac­tuar de for­ma con­se­cuen­te pa­ra pre­ser­var nues­tro pro­yec­to y to­do lo bueno que con­tie­ne la tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca de UP­yD evi­tan­do una más que inexo­ra­ble y dolorosa de­ri­va», ar­gu­men­ta Rosa Díez en su tex­to.

La que fue­ra dipu­tada de UP­yD en el Con­gre­so du­ran­te dos le­gis­la­tu­ras ase­gu­ra que to­ma es­ta «dolorosa de­ci­sión» por «ca­ri­ño y por res­pe­to» ha­cia to­da la «fa­mi­lia ma­gen­ta» pa­ra la que, se­gún ase­gu­ra, guar­da una «in­men­sa gra­ti­tud». «Lo que nos que­da aho­ra es evi­tar que in­ten­ten re­es­cri­bir nues­tra his­to­ria, la obli­ga­ción de con­ser­var nues­tro le­ga­do», ar­gu­men­tó por su par­te An­drés Her­zog.

A. ES­TÉ­VEZ EFE

An­na Ga­briel sa­lu­da a Car­los Puig­de­mont des­pués de ser in­ves­ti­do, en pre­sen­cia de Mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.