Car­me­na abre una in­ves­ti­ga­ción, pe­ro cree que no hay de­li­to en la re­pre­sen­ta­ción de los ti­ti­ri­te­ros

Ad­mi­te que la pro­gra­ma­ción fue un error muy gra­ve y pi­de per­dón

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - MA­TEO BA­LÍN

Los ti­ti­ri­te­ros Raúl Gar­cía y Alfonso Lá­za­ro, acu­sa­dos de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo, pa­sa­ron su se­gun­do día en pri­sión in­con­di­cio­nal por ries­go de fu­ga y reite­ra­ción de­lic­ti­va. Mien­tras se re­cu­rre su en­car­ce­la­mien­to, el cam­po de ba­ta­lla se tras­la­dó al te­rreno de la po­lí­ti­ca tras la ex­hi­bi­ción el pa­sa­do vier­nes de su obra de tí­te­res en los car­na­va­les de Ma­drid. Du­ras acu­sa­cio­nes al Ayun­ta­mien­to, pe­ti­cio­nes de di­mi­sión de la con­ce­ja­la de Cul­tu­ra o so­li­ci­tu­des ex­plí­ci­tas al lí­der socialista pa­ra que de­je caer el pac­to de go­bierno con Aho­ra Ma­drid, apo­ya­do por Po­de­mos, ali­ña­ron una po­lé­mi­ca que se ha co­la­do en me­dio de las ne­go­cia­cio­nes po­se­lec­to­ra­les.

Ma­nue­la Car­me­na se pu­so ayer el mono de fae­na pa­ra vol­ver a achi­car el agua pro­ce­den­te de las vías abier­tas por el de­par­ta­men­to de Cul­tu­ra, di­ri­gi­do por Ce­lia Ma­yer. Com­pa­re­ció pa­ra pe­dir «per­dón» por el «da­ño» oca­sio­na­do por la obra de tí­te­res a los pa­dres de la trein­te­na de ni­ños que asis­tie­ron y a todos los ciu­da­da­nos que se ha­yan sen­ti­do ofen­di­dos. Anun­ció una in­ves­ti­ga­ción «pro­fun­da» pa­ra ana­li­zar qué res­pon­sa­bi­li­da­des hay que de­pu­rar y de­ci­dir so­bre el fu­tu­ro de la edil Ma­yer, a la que de mo­men­to man­tie­ne su apo­yo. Ad­mi­tió que se tra­ta de un error «muy gra­ve».

En cual­quier ca­so, con­si­de­ró un «ri­gor ex­ce­si­vo» del juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Is­mael Mo­reno la or­den de pri­sión de los ar­tis­tas, de 34 y 29 años e in­te­gran­tes de la com­pa­ñía Tí­te­res des­de Aba­jo. Afir­mó que se tra­ta de una obra en­mar­ca­da en el con­tex­to del car­na­val, «con to­do lo que tie­ne de sa­tí­ri­co, bur- lón y de rup­tu­ra de los már­ge­nes nor­ma­les», lo que ha­ce que, a su jui­cio, no sea pu­ni­ble. Y so­bre la pe­que­ña pan­car­ta con la leyenda Go­ra Al­ka-ETA ex­hi­bi­da por los mu­ñe­cos del tea­tro gui­ñol, di­jo que al tra­tar­se de una re­pre­sen­ta­ción «no pue­de en­ten­der­se que sea una ex­pre­sión di­rec­ta de ese lla­ma­mien­to iden­ti­fi­ca­do con lo que ha si­do la ac­ti­tud de un de­ter­mi­na­do mo­vi­mien­to po­lí­ti­co como es ETA o aho­ra el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta», como in­ter­pre­ta­ron el juez y la Fis­ca­lía.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Pe­dro Sán­chez, re­cla­mó «al­gún ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad» a la con­ce­jal por el error de pro­gra­mar esa fun­ción, pe­ro evi­tó ha­blar del en­car­ce­la­mien­to. Des­de el PP, el di­ri­gen­te Pa­blo Casado exi­gió a Sán­chez re­ti­rar el apo­yo a la al­cal­de­sa y cri­ti­có con du­re­za la re­fe­ren­cia de Car­me­na a ETA como «mo­vi­mien­to po­lí­ti­co». Ciu- da­da­nos re­cla­mó la sa­li­da de la edil por­que el «per­dón se con­ju­ga di­mi­tien­do», se­gún la por­ta­voz mu­ni­ci­pal Begoña Villacís.

En pa­ra­le­lo, los abo­ga­dos de los en­car­ce­la­dos co­men­za­ron su ba­ta­lla en la Au­dien­cia Na­cio­nal pa­ra sa­car­los de pri­sión. Pre­sen­ta­ron un re­cur­so de re­for­ma en el que com­pa­ra­ron su tra­ba­jo con el del se­ma­nal fran­cés sa­tí­ri­co Char­lie Heb­do y la de­fen­sa de la li­ber­tad de ex­pre­sión tras la bar­ba­rie yiha­dis­ta.

EFE

Car­me­na cree ex­ce­si­va la pri­sión sin fian­za pa­ra los ti­ti­ri­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.